Hoy

Intercambio de mapas en Chipre para reunificar la isla

Un hombre camina por la Nicosia controlada por la ONU.
Un hombre camina por la Nicosia controlada por la ONU. / Yiannis Kourtoglou / Reuters
  • Después de la invasión y ocupación turca de la parte septentrional de Chipre en 1974, el 36,2 % de territorio quedó en sus manos

Los líderes greco y turcochipriota, Nikos Anastasiadis y Mustafá Akinci, intercambiaron los mapas que definirán los límites administrativos y los porcentajes del territorio que cada Estado constituyente pasará a controlar en una Chipre reunificada, confirmaron fuentes diplomáticas.

"Los mapas ya están en una caja fuerte" de la ONU en Ginebra, indicaron sobre este paso "histórico" dado por ambas partes, según lo describió el enviado especial de la organización multilateral para Chipre, Espen Barth Eide. Anastasiadis afirmó en un mensaje de su cuenta de la red social Twitter que la entrega de los mapas "es un hito" en la historia del problema chipriota.

Los mapas, que Anastasiadis y Akinci entregaron a Eide en una sala especial y en presencia de dos guardias de la ONU, han sido verificados sobre el cumplimiento de las condiciones acordadas previamente por tres cartógrafos: uno de cada parte y otro de la institución internacional. El portavoz de Anastasiadis, Nikos Jristodulidis, la parte grecochipriota ha identificado ciertas provisiones y aspectos "insatisfactorios" en el mapa turcochipriota y ha dejado constancia de ello por escrito, según el diario CyprusMail. Después, los mapas han sido llevados, custodiados por los guardias, al director general de la ONU en Ginebra, Michael Moller, para ser guardados en una caja fuerte de la organización.

Los mapas fijan en el 28,2 % -según la posición grecochipriota- y el 29,2 % según la posición de Akinci, el porcentaje del territorio turcochipriota. Definirán, entre otros aspectos, los límites administrativos y los porcentajes del territorio que cada Estado constituyente pasará a controlar en un estado federal bizonal y bicomunal con una sola soberanía y personalidad internacional, incluyendo los porcentajes de las costas de cada uno.

Después de la invasión y ocupación turca de la parte septentrional de Chipre en 1974, el 36,2 % de territorio quedó en manos turcas. Entre 140.000 y 160.000 grecochipriotas huyeron de la zona y a su vez 45.000 turcochipriotas que vivían en el sur se desplazaron al norte. La parte grecochipriota pide el retorno a sus tierras de unos 100.000 ciudadanos expulsados del norte y la devolución de la ciudad de Mórfu, incluida en el mapa presentado por Anastasiadis.

En opinión de Eide se trata de un momento "histórico" porque "nunca antes se ha producido un intercambio de mapas o una presentación de mapas creados por las propias delegaciones turco y grecochipriotas", dado que con anterioridad los diferentes mapas que condujeron a la última versión del plan del exsecretario general de la ONU Kofi Annan en 2004 fueron propuestos por la organización.

Los mapas intercambiados no se publicarán dado el alto grado emocional que conlleva este paso para ambas comunidades y la "elevada sensibilidad" del tema. Ninguno de los dos líderes quiere decepcionar a sus ciudadanos en casa y de todas formas no se trata del mapa definitivo.

La ONU asume que las líneas marcadas por cada parte en sus respectivos mapas no coincidirán exactamente. "Asumimos claramente, y no es dramático, que las líneas no serán idénticas, porque hay muchas maneras de trazar una línea que correspondan a cierto porcentaje. Este es el punto de partida y cuando llegue el momento oportuno, que esperamos sea pronto, será posible reconciliarlas completamente en una línea común", dijo Eide. "Estamos tratando con un tema muy emocional para ambas partes. Una de ellas debe entregar parte del territorio y la otra recuperar acceso al mismo", subrayó el político noruego.