Hoy

Sarkozy acusa a Juppé de venderse a los izquierdistas antes del debate televisivo

Nicolas Sarkozy participa en un programa de radio
Nicolas Sarkozy participa en un programa de radio / AFP
  • El expresidente de Francia arremete contra su principal rival en las primarias del partido conservador 'Los Republicanos'

El expresidente francés, Nicolás Sarkozy, ha acusado a su principal rival en las primarias del partido de Los Republicanos, Alain Juppé, de venderse a los izquierdistas antes del debate televisivo que se celebrará este jueves, donde el expresidente pretende cerrar la brecha entre ambos.

Sarkozy ha publicado su acusación hacia Alian Juppé, antiguo primer ministro, en su página de Facebook preparándose para el duelo televisivo entre los dos principales candidatos de Los Republicanos al Elíseo.

Sarkozy ha asegurado que un Gobierno presidido por Juppé llevaría a una alianza con François Bayrou, un político centrista que votó por el socialista François Hollande en vez de Sarkozy en 2012. "No podemos poner fin al Gobierno socialista dando la llave del futuro de los franceses a un hombre que nos ha dejado en manos de los socialistas al votar por François Hollande", ha añadido Sarkozy, que gobernó Francia de 2007 a 2012.

Otro político centrista, Jean Christophe Lagarde, que pertenece al partido que apoya a Juppé, Unión de Demócratas e Independientes (UDI), ha descrito a Sarkozy como un "candidato peligroso" que está distanciando a los votantes del centro. En su publicación, Sarkozy se ha descrito como un líder que promulgará reformas "inmediatas" necesarias para reducir la presión fiscal y recuperar la economía del país. "Alain Juppé piensa que debemos ir poco a poco. Yo pienso que Francia no tiene tiempo para medidas a medias", ha añadido el expresidente francés.

Durante su presidencia, Sarkozy desafío grandes huelgas y protestas para subir la edad de jubilación a 62 años, pero no pudo hacer frente a la subida del desempleo y al gran déficit público. Por otra parte, Juppé se presenta como un hombre que unificará el Estado. Su campaña busca crear un debate nacional más consensuado sobre la capacidad de Francia para integrar a los migrantes musulmanes y para calmar las tensiones basadas en la religión después de los ataques islamistas en París y Niza.

Tres semanas antes de la primera ronda de las elecciones primarias del partido de Los Republicanos, Sarkozy ha aumentado sus ataques contra Juppé, que ha sembrado una figura de un personaje ilustre al lado de la de un nervioso Sarkozy. El ganador de la segunda ronda, que se celebrará el 27 de noviembre, tendrá una gran oportunidad para convertirse en el próximo presidente de Francia, debido a la gran impopularidad del socialista Hollande.