Hoy

Frenazo para la industria del automóvil

  • automoción

  • Las factorías españolas exportaron 363.000 vehículos a Reino Unido el año pasado, una tendencia que podría romperse por la aparición de aranceles y trabas burocráticas

Si hay un sector sobre el que la salida de Reino Unido de la Unión Europea podría impactar de forma determinante es el de la industria del automóvil. El problema no es baladí, porque se trata de uno de los motores económicos sobre los que España ha asentado parte de la recuperación económica. Sólo el año pasado, desde las diferentes factorías ubicadas en la Península salieron rumbo a las islas británicas 363.499 vehículos, según los datos facilitados por Anfac, la patronal de los fabricantes. El valor de esas ventas superó los 4.400 millones de euros. Por su parte, las importaciones de vehículos procedentes de Reino Unido en el conjunto de 2015 alcanzaron un valor de 2.258 millones de euros, un 26% más que en el ejercicio anterior, según el Ministerio de Economía.

Se trata de unos viajes de ida y vuelta que han beneficiado a ambas partes, y no solo a los fabricantes de grandes marcas -SEAT, Renaul, PSA, Ford o Mercedes, entre otros-, sino al conjunto de la industria de la automoción -incluidas todas las empresas de componentes- cuyo impacto supondría poner en peligro más de 6.100 millones de euros.

La decisión de los ciudadanos británicos de abandonar la Unión Europea, conocida como 'Brexit', podría afectar al conjunto de la industria española de la automoción (fabricantes de vehículos y de componentes), que exporta bienes por más de 6.100 millones de euros al año.

Los datos de Economía apuntan que entre enero y diciembre del año pasado las exportaciones de vehículos (sin incluir vehículos industriales) a este país alcanzaron un volumen de 5.200,4 millones de euros, un 27% más respecto a los datos del año precedente. Además, ponen de manifiesto que el automóvil se sitúa a la cabeza de todos los sectores en lo referente a las exportaciones de España a Reino Unido.

Por su parte, los fabricantes de componentes para vehículos instalados en España exportaron productos por importe de 1.725 millones de euros a Reino Unido a lo largo del año pasado, lo que supone el 9% del 60% de la producción de dichas empresas que se envía a otros países.

A pesar de esta nueva realidad, desde el sector todavía no han querido pronunciarse sobre los efectos del Brexit. Las 17 plantas españolas viven un momento dorado después de que el año pasado fabricaran 2,7 millones de unidades, lo que supuso un aumento del 13,7%. La previsión pasaba por alcanzar los tres millones de coches de cara a 2017.