Hoy

Tsipras: «Grecia deja atrás el desastre de la austeridad»

Alexis Tsipras celebra su triunfo ante miles de seguidores en Atenas.
Alexis Tsipras celebra su triunfo ante miles de seguidores en Atenas. / Reuters
  • El líder de Syriza y vencedor de las elecciones griegas, ha destacado ante miles de seguidores en Atenas que "el pueblo le ha dado un mandato claro", afirmando que la Troika de acreedores "sea pasado"

«Grecia pasa página. Deja atrás el desastre de la austeridad, el miedo y cinco años de dolor». Alexis Tsipras, líder de Syriza y vencedor de las elecciones griegas, ha destacado ante miles de seguidores en Atenas que "el pueblo le ha dado un mandato claro", afirmando que la Troika de acreedores "sea pasado".

La coalición izquierdista quiso celebrar su triunfo ya hace unas horas con los primeros sondeos mandando en Twitter un mensaje a sus seguidores: "la esperanza ha ganado".

Imagen del tuit de @syriza_gr.

Imagen del tuit de @syriza_gr. / R.C.

La formación ha anunciado su intención de formar un "gobierno social de salvación" que se encargará de negociar con la 'troika' comunitaria.

To Potami se ofrece a Syriza

El partido centrista To Potami, una de las revelaciones de las elecciones legislativas ha ofrecido su colaboración a un futuro gobierno de la Coalición de la Izquierda Radical.

El líder de To Potami, Stavros Theodorakis, ha destacado la necesidad de evitar una nueva convocatoria electoral y por ello ha destacado que SYRIZA necesita aliados. "Un país no puede cambiar con un partido con 151 diputados", ha argumentado.

Otro posible socio parlamentario de SYRIZA, el Partido Comunista Griego (KKE), se ha mostrado más crítico y ha destacado a través de su líder, Dimitris Koutsoumbas, que los griegos han expresado su ira y su "falsa esperanza" por el cambio. En ese sentido, ha asegurado que Syriza "seguirá con las mismas políticas".

Otro partido minoritario, Griegos Independientes, han descartado ya una colaboración con Syriza. Su líder, Panos Kammenos, ha asegurado que Griegos Independientes es un "bien necesario para Grecia" y ha destacado que ahora se abre "un camino difícil, pero un camino griego".