Hoy

Al menos 29 muertos y cientos de desaparecidos al hundirse un barco con 600 inmigrantes en Egipto

  • Las autoridades informan de que 150 personas han podido ser rescatadas tras el naufragio

Al menos 29 personas han muerto este miércoles en el naufragio de un barco cargado de inmigrantes procedente de las costas de Egipto, han informado dos responsables del Ministerio de Salud egipcio.

"El balance actual es de 29 muertos y cinco heridos", ha señalado el portavoz del Ministerio de Salud, Jaled Megahed, mientras que un anterior balance daba cuenta de diez fallecidos y tres heridos, así como del rescate de 150 personas. Otro responsable, Adel Jalifa, ha apuntado que entre los fallecidos hay egipcios, sudaneses y "de otras nacionalidades africanas que no podemos determinar". Las operaciones de rescate continúan para tratar de encontrar a otros pasajeros de esta embarcación de inmigrantes que ha naufragado cerca de Rosetta, en el norte de Egipto.

Según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), más de 300.000 migrantes han cruzado el Mediterráneo en lo que va de año para llegar a Europa, principalmente a Italia. Más de 10.000 inmigrantes han perdido la vida en el Mediterráneo en su camino hacia Europa desde 2014, de los que más de 2.800 han fallecido en 2016, señaló ACNUR a principios de junio.

Vías alternativas

La agencia europea de control de fronteras, Frontex, manifestó en junio su preocupación por el número creciente de inmigrantes que intentaban llegar a Europa realizando una travesía "muy peligrosa" desde Egipto. "Egipto está empezando a convertirse en un país de salida", dijo el jefe de Frontex, Fabric Leggeri, en una entrevista con el grupo de comunicación Funke, que agrupa a varios periódicos regionales alemanes, el pasado junio. "El número de trayectos cubiertos por barcos desde de Egipto hacia Italia ha alcanzado los 1.000 (por lo menos) este año", afirmó.

Tras el cierre de la ruta de los Balcanes, muy utilizada por los inmigrantes en dirección a los países del norte de Europa y el acuerdo entre la UE y Turquía para frenar las llegadas, los inmigrantes buscan alternativas para llegar al Viejo Continente. Libia, vecina de Egipto, con 1.770 kilómetros de costa, se ha convertido en un centro de operaciones para la inmigración clandestina a falta de un control rígido de fronteras.