Hoy

EE UU abre una investigación penal por la decapitación de James Foley

James Foley, en el momento de su ejecución.
James Foley, en el momento de su ejecución. / Reuters
  • El fiscal general enfatiza que su departamento trabaja activamente para que se haga justicia

  • La UE condena el asesinato "indignante" del periodista estadounidense y subraya su compromiso con la lucha contra el terrorismo

El secretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, ha anunciado que su Departamento ha iniciado una "investigación penal" sobre el asesinato del periodista y fotógrafo estadounidense James Foley, decapitado por un integrante del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

En una rueda de prensa en Washington para abordar la multa millonaria impuesta a Bank of America por respaldar 'hipotecas basura', el fiscal general ha asegurado que "el Departamento de Justicia está trabajando activamente para que se haga justicia en este caso".

"Tenemos una investigación penal abierta", ha dicho Holder, después de que el presidente Barack Obama prometiese hacer "lo necesario para que se haga justicia" por la muerte de Foley, de 40 años, quien había sido secuestrado en Siria en noviembre de 2012. "Los que hayan cometido tales actos tienen que entender algo. Este Departamento de Justicia, este Departamento de Defensa, esta nación... Tenemos buena memoria y nuestro alcance es muy amplio. No vamos a olvidar lo que pasó, y la gente tendrá que rendir cuentas, de una manera u otra", ha reiterado.

Símbolo de la libertad de expresión

El fiscal general, quien ha enfatizado que la justicia trabajará "intensamente" para que los culpables paguen por lo ocurrido, también ha ofrecido sus condolencias a la familia del periodista. "Fue desgarrador ver a sus padres ayer, que mostraron una compostura que, desde mi perspectiva, es casi incomprensible. Y mi corazón está con ellos", ha dicho en alusión a la declaración pública que los dos hicieron el miércoles tras anunciarse la veracidad del vídeo en el que se mostraba cómo su hijo era decapitado.

Sobre el trabajo de Foley como reportero en puntos muy peligrosos del planeta, Holder ha resumido que "era un periodista" y, como tal, "un símbolo" de la libertad de expresión defendida por Estados Unidos.

Estados Unidos lanzó a principios de este verano en Siria una operación para liberar a rehenes estadounidenses en manos del grupo yihadista, pero la misión no tuvo éxito porque no se acertó su localización, según hizo público la pasada noche el Departamento de Defensa.

El Gobierno estadounidense no ha precisado a cuántos rehenes estaba dirigida la operación ni si Foley estaba entre ellos, pero los diarios 'The Washington Post' y 'The New York Times', que citan fuentes oficiales, aseguran que el periodista habría sido uno de los potenciales liberados de prosperar la misión.

En el vídeo publicado este martes por los extremistas, Foley se despide de su familia y acusa a Estados Unidos de ser el responsable de su ejecución por la reciente intervención en Irak, donde el Pentágono lleva dos semanas de ataques "selectivos" sobre posiciones del EI en el norte del país.

Condena de la UE

Por su parte, la Unión Europea ha condenado "con firmeza" el asesinato "indignante" del periodista estadounidense y ha subrayado su compromiso de "apoyar los esfuerzos internacionales para combatir el terrorismo, combatir las violaciones de Derechos Humanos y restablecer la unidad, soberanía e integridad territorial de Irak y Siria".

"Condenamos con firmeza el asesinato indignante del periodista americano James Foley por el Estado islámico y expresamos nuestras sinceras condolencias a la familia de este periodista distinguido, a sus amigos y colegas", ha manifestado en rueda de prensa el portavoz de la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Sébastien Brabant.

"Este acto brutal, como muchas otras violaciones de los Derechos Humanos que son perpetradas por el Estado Islámico, niegan los valores y derechos universalmente reconocidos, incluido la libertad de prensa por la que el señor Foley ha arriesgado su vida en varias ocasiones", ha agregado, al tiempo que ha asegurado que "la UE continuará promoviendo la seguridad de los periodistas en Oriente Próximo y en el resto del mundo".

Una seria amenaza para la paz

El portavoz de Catherine Ashton ha reconocido que el terrorismo del Estado Islámico constituye "uno de las amenazas más serias para la paz y seguridad internacionales". "Y la Unión Europea está más comprometida que nunca en apoyar los esfuerzos internacionales para combatir el terrorismo, combatir las violaciones de Derechos Humanos y restablecer la unidad, soberanía e integridad territorial de Irak y Siria", ha apostillado el portavoz, que no ha querido anticipar la posibilidad de que la UE asuma un papel más duro contra el Estado Islámico tras la ejecución del periodista asesinado.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE respaldaron la decisión de los países "individuales" de entregar armas y munición a las fuerzas kurdas con el consentimiento del Gobierno de Bagdad para frenar el avance del Estado Islámico en el país el pasado viernes, en el marco de una reunión extraordinaria de emergencia y también acordaron estudiar cómo impedir que el Estado Islámico se beneficie de la venta de petróleo después de que el grupo se haya hecho con el control de varios campos petroleros, tanto en Siria como en Irak, al tiempo que han condenado a "aquellos que financian" al grupo terrorista en contra de varias resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Los jefes de la diplomacia europea discutirán la amenaza que representa el Estado Islámico en su reunión informal de Milán bajo presidencia italiana, los días 29 y 30 de agosto. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, advirtió el viernes pasado que el Estado Islámico representa "una amenaza para todo el mundo" y es "seria" para todos los países occidentales y avanzó que los Veintiocho dedicarían "buena parte" de su reunión informal en Milán a "intentar encontrar una respuesta estratégica" al fenómeno terrorista, para el que, admitió, "no estamos suficientemente preparados".