Hoy

La última ejecución fallida de Oklahoma fue como «una película de terror»

Sala de ejecuciones de la Prisión Estatal de Montana, ubicada en Deer Lodge (EEUU).
Sala de ejecuciones de la Prisión Estatal de Montana, ubicada en Deer Lodge (EEUU). / Afp
  • La ejecución de Clayton Lockett se volvió noticia mundial cuando el prisionero tardó en morir 43 minutos. La inyección letal contenía un coctel de medicamentos que no habían sido probados ni usados previamente

La fallida ejecución de un asesino en Oklahoma el año pasado parecía «una película de horror», dijeron testigos en entrevistas publicadas que dejaron al descubierto la magnitud de la chapucería con que se manejó el procedimiento.

La ejecución de Clayton Lockett se volvió noticia mundial cuando el prisionero tardó en morir 43 minutos, en lugar de los habituales 10. La inyección letal contenía un coctel de medicamentos que no habían sido probados ni usados previamente en Estados Unidos.

El diario local The Tulsa World, que demandó a las autoridades estatales para exigir transparencia en lo ocurrido el 29 de abril de 2014, divulgó este lunes cerca de 5.000 páginas de transcripciones basadas en cerca de 100 entrevistas con testigos del Departamento de Salud Pública.

El testimonio pinta un sórdido relato de la muerte de Lockett. Según ellos, los funcionarios médicos hicieron múltiples -fallidos- intentos de hallar la vena en el cuerpo del prisionero mientras corrían a completar otra ejecución que tenían prevista ese mismo día.

La agónica muerte de Lockett se produjo cuando se decidió introducir el coctel letal en su cuerpo a través de la arteria femoral. Pero el producto, llamado midazolam, comenzó a filtrarse en los tejidos en lugar de circular por las venas. De acuerdo con las declaraciones de testigos publicadas en The Tulsa World, la cámara de ejecución era «un caos llenos de sangre».

Un testigo dijo que la escena era «como una película de terror», porque Lockett se retorcía en su camilla cuando se suponía que tenía que estar inconsciente. La corte de apelaciones estadounidense describió la ejecución como «un desastre de procedimiento» y la Corte Suprema escuchará en abril otro caso que también involucra a un prisionero en el corredor de la muerte de Oklahoma.

La paramédica que llevó a cabo el procedimiento dijo a los investigadores que no tenía experiencia practicando intravenosas en la femoral. El doctor tampoco parecía tener experiencia. Cuando la paramédica le dijo al médico que la aguja que estaban usando parecía demasiado corta para una inyección en la femoral, el doctor respondió: «Bueno, tendremos que arreglarnos para que funcione».