Hoy

La ONU pide a EE UU a detener la brutalidad policial tras la muerte de Brown

Protesta en Washington por la muerte de Michael Brown
Protesta en Washington por la muerte de Michael Brown / REUTERS
  • El organismo de control sobre el racismo insiste en que el de Ferguson "no se trata de un caso aislado", sino que "ilustra un problema más grande"

El organismo de control sobre el racismo de la ONU ha instado esta madrugada a Estados Unidos a frenar el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía después de la muerte a tiros de un adolescente negro desarmado por un agente blanco, lo que ha provocado disturbios en Ferguson, en el estado de Misuri. El Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD, por sus siglas en inglés) ha denunciado que las minorías, principalmente en el caso de los afroamericanos, "son víctimas de las desigualdades", después de examinar el expediente de Estados Unidos.

"La discriminación racial y étnica sigue siendo un problema grave y persistente en todas las áreas de la vida, desde la escuela, el acceso a la atención sanitaria y la vivienda", ha detallado el vicepresidente del comité CERD, Noureddine Amir, en una rueda de prensa.

El adolescente Michael Brown fue asesinado a tiros por un policía blanco el pasado 9 de agosto, lo que provocó violentas protestas que sacudieron Ferguson -un suburbio de la ciudad de St. Louis- y abrió el debate en torno a las relaciones raciales en Estados Unidos. "El uso excesivo de la fuerza por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley contra las minorías raciales y étnicas es un problema permanente de preocupación, que se manifiesta de forma particular a raíz de este último suceso", ha añadido el experto argelino Amir.

"No es un caso aislado"

El portavoz de la ONU insiste en que "no se trata de un caso aislado", sino que "ilustra un problema más grande", que incluiría los "prejuicios raciales entre los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, la falta de una aplicación adecuada de las normas y reglamentos que rigen el uso de la fuerza, y la insuficiencia de la formación de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley".

Un panel de 18 expertos independientes certificó el pasado 13 de agosto la "persistente discriminación racial contra los afroamericanos y otras minorías, incluso dentro del sistema de justicia penal" de Estados Unidos.

El embajador estadounidense Keith Harper dijo entonces al panel que su nación había hecho "grandes avances hacia la eliminación de la discriminación racial", aunque reconoció que todavía "queda mucho por hacer".