‘Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis’ cabalgan de nuevo y Trump debería saberlo

El New York Times publicó con especial fortuna las entrevistas concedidas por el autor, en las que manifestaba las sensaciones de su viaje americano, y cómo creía estar emulando a sus grandes héroes: los conquistadores extremeños

MARÍA TERESA FUENTES

En el pasado año vimos cómo el presidente Trump mostró sus avenencias y también sus antipatías: periodistas, cambio climático, inmigrantes… También vimos a un Trump cicatero con lo hispano cuando, recién llegado a la Casa Blanca, se eliminó la web en español; hecho que provocó las protestas de la Real Academia Española y del Gobierno español. No obstante, advinieron factores para producir en Trump un cambio de postura con respecto a la Hispanidad. Entre ellos, el hecho de que La ‘Hispanic Society of America’ fuera premiada con el Príncipe de Asturias, y que el Museo del Prado dedicase a la misma una exposición que acabó con un extraordinario éxito de público. Esa ‘Hispanic Society of America’ que posee las figuras pictóricas de unos extremeños de Montehermoso, dentro de las ‘Visiones de España’, y que, son ahora montehermoseños universales gracias al pintor Joaquín Sorolla.

Si las anteriores acciones no bastaron para transformar el criterio de Trump, quizás sí le fascinen las hazañas americanas de un amigo de Sorolla: el escritor Vicente Blasco Ibáñez.

En 1917, en los días en que Sorolla andaba por Extremadura, bosquejando y pintando a los montehermoseños, Blasco Ibáñez, se metía en las trincheras francesas de la Gran Guerra viendo el horror en vivo, pero también reflexionaba sobre el porvenir de su última novela, ‘Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis’, aparecida en folletín un año antes, y que acabaría siendo ‘bestseller’ mundial.

La novela impactó tanto a la sociedad norteamericana, que se agitó en masa e hizo enormes colas para ver al autor. Hoy solaza lo que él mismo contaba: «Vino una chica universitaria con un libro mío para que se lo autografiara. La complací y al ver ella la dedicatoria, me dio un beso, pero no un beso cualquiera, ¡me besó en la boca!, ¡apasionadamente!».

‘Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis’ encabezó la lista de libros más vendidos del año 1919, situándose por encima del mismísimo Joseph Conrad, y de autores nunca antes desbancados de los primeros puestos como Zane Grey, Eleanor H. Porter, Mary Roberts Rinehart, autora de la ‘La escalera de caracol’, entre otros. La América de 1919 cayó rendida ante Blasco Ibáñez y hoy al Trump del «America first», convendría recordarle ese hecho asombroso.

Pero si tampoco lo anterior influyera en el parecer del presidente, existen otros motivos en la obra del autor valenciano para deslumbrarle. Por poner un ejemplo: los alemanes no son precisamente los buenos de la historia y si hace unos meses, a Trump le enojaron ciertos ‘malvados’ alemanes cuando el ‘Handelsblatt Business’ lo caricaturizó en portada como hombre de Neandertal, la obra de Blasco no le causará desavenencia.

No acaban ahí los ingredientes de la novela a los que Trump no es ajeno. Si es lector de la Biblia, y probablemente lo sea, y conoce bien el Apocalipsis, sus cuatro jinetes y su representación alegórica: la guerra, el hambre, la victoria, y la muerte, al ser todos ellos fenómenos universales y de perenne actualidad, están muy presentes en su gobierno y en su país.

Por otra parte, no son los periodistas santos de devoción de Donald Trump. Con ellos ha tenido más desencuentros que encuentros. Sin ir más lejos, con los del New York Times. Pero no podemos olvidar el siempre riguroso periodismo de este diario y tampoco las crónicas, ya seculares, en las que informaba, con la veracidad que todo periodismo requiere, de la estancia de Blasco Ibáñez en América, en aquellas convulsas fechas del final de la Primera Guerra Mundial, con los daños de la contienda aún en carne viva.

El New York Times publicó con especial fortuna las entrevistas concedidas por el autor, en las que manifestaba las sensaciones de su viaje americano, y cómo creía estar emulando a sus grandes héroes: los conquistadores extremeños; y así, alguna gratitud deben éstos al autor valenciano, que no sólo fue conquistador, en tierras argentinas, sino también empresario, periodista, diputado, editor, cineasta, y por encima de todo, escritor excelso y prolífico.

Asimismo, si meses atrás Trump se pronunció en contra de los independentismos irregulares y manifestó su apoyo al presidente Rajoy en el tema de la crisis catalana, seguramente le sorprenda descubrir que el propio Blasco Ibáñez sufrió el ataque furibundo de ciertos exaltados nacionalistas catalanes, cuando en una visita rutinaria a la ciudad de Barcelona, en el año 1915, tuvo que salir escoltado de la ciudad por la Guardia Civil para no ser linchado por quienes practicaban una desmesura nacionalista. En esto también Blasco Ibáñez resulta tremendamente actual.

Para celebrar el centenario de la publicación de ‘Los cuatro Jinetes del Apocalipsis’, la Generalitat Valenciana declaró 2017 como ‘Año Blasco Ibáñez’ y el Ministerio de Educación proclamó en este pasado año, el aniversario de los 150 años del nacimiento del autor, homenajeándolo convenientemente. Porque, en definitiva, no sólo para Trump están escritas las últimas frases de la novela, que hoy nos resuenan como oboes incesantes en la orquesta bulliciosa de la humanidad, y nos incitan a la reflexión que producen las grandes obras: «No había justicia, el mundo era un producto de la casualidad; todo mentiras, palabras de consuelo para que el hombre sobrelleve sin asustarse el desamparo en el que vive. Le pareció que resonaba a lo lejos el galope de los cuatro jinetes apocalípticos atropellando a los humanos».

Como Blasco Ibáñez no deja a nadie indiferente, y su obra extraordinaria enciende pasiones, pero también puede suscitar enmiendas, sería magnífico que Trump, por distenderse de la política en sus días de asueto, rememorara, si ya lo conoce, o lo descubriera si no fuera así, al autor valenciano y a su singular literatura; así como el jinetear renacido de ésta en el año que se fue, pero que continuará también en este año 2018 que echa a andar.

‘Los cuatro Jinetes del Apocalipsis’ de Blasco Ibáñez cabalgan de nuevo y Trump debería saberlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos