Hoy

La 'Revolución de los paraguas' consigue entrar en el Parlamento de Hong Kong

Nathan Law, quien lideró las manifestaciones hace dos años, celebra su victoia en las urnas.
Nathan Law, quien lideró las manifestaciones hace dos años, celebra su victoia en las urnas. / Reuters
  • La llegada de tres parlamentarios localistas e independentistas en el hemiciclo podría aumentar las tensiones con el Partido Comunista chino

Un líder de la 'Revolución de los paraguas' de 2014 y varios jóvenes activistas han logrado hacerse con un asiento en el Parlamento hongkonés, tras unas elecciones con un récord de votantes.

Tres candidatos pertenecientes a nuevos movimientos localistas y algunos con carácter independentista nacidos tras las históricas protestas prodemocracia de hace dos años consiguieron tres escaños en el hemiciclo, con el 90 por ciento de los votos escrutados.

Nathan Law, quien lideró las manifestaciones hace dos años, logró uno de estos tres asientos en el Parlamento bajo la firma del partido Demosisto, creado junto al famoso Joshua Wong, uno de los rostros más conocidos de la histórica sentada que paralizó la isla durante casi tres meses en busca de democracia. "Los hongkoneses realmente querían un cambio", ha dicho el joven Law, de 23 años, celebrando su victoria.

Con una participación récord del 58%, la más alta desde el año 2004, cerca de 2,2 millones de electores emitieron su voto en las elecciones al Consejo Legislativo, consideradas las más importantes desde que China retomó la soberanía sobre Hong Kong en 1997.

Eddie Chu Hoi-Dick, un candidato radical proindependencia que centró su campaña de bajo presupuesto en la equidad del uso de la tierra en las zonas rurales de Hong Kong, resultó ser uno de los candidatos más votados tras conseguir más de 84.000 apoyos en las urnas. "El resultado muestra que la sociedad hongkonesa cree que se necesita un cambio de modelo dentro del movimiento democrático", ha señalado el hongkonés de 38 años.

Aún pendiente de los resultados finales, los diputados conservadores y afines al régimen comunista del poder central retendrán sin sorpresas su mayoría simple en el Parlamento a través de un complejo sistema de votación del que parten con ventaja. Y es que éstos son unos comicios parciales.

Voto directo

De los 70 asientos en juego, la mitad son elegidos por voto directo popular a través de circunscripciones geográficas, mientras que otros 30 son seleccionados por un grupo que representa distintos sectores profesionales de la ciudad, que equivale al 6 por ciento del electorado, y que están controlados por afines al régimen chino.

Los cinco restantes son los conocidos como los "súper asientos" al no estar asignados a ninguna circunscripción, y también son elegidos a través de votación popular.