Hoy

Irán descarta un pacto nuclear si no se levantan las sanciones de la ONU

Mohamad Yavad Zarif.
Mohamad Yavad Zarif. / Fabrice Coffrini (Afp)
  • En virtud del preacuerdo firmado el pasado mes de noviembre, Teherán ha suspendido algunas de las actividades más polémicas de su programa atómico, mientras que el grupo 5+1 ha desbloqueado algunos de los fondos iraníes congelados en el extranjero

El ministro de Exteriores de Irán y jefe en las negociaciones nucleares, Mohamad Yavad Zarif, ha asegurado que no habrá pacto si este no incluye el levantamiento de las sanciones impuestas a su país por la ONU.

"Los cinco miembros permanentes del G5+1 (Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia y China, más Alemania) tendrán que suspender las sanciones para que pueda haber un acuerdo. Esto es: no habrá ningún acuerdo si los miembros del 5+1 no cumplen su compromiso de cancelar las sanciones del Consejo de Seguridad", ha afirmado Zarif, según la agencia local iraní Mehr. Ha añadido que "este punto ha quedado claro en las conversaciones mantenidas. Uno de los principales compromisos es que el 5+1 tendrá que acudir al Consejo de Seguridad de la ONU y actuar para que se cancelen las sanciones con los mecanismos" existentes en el organismo internacional. Sin embargo, Zarif no hace referencia a las sanciones impuestas por la Unión Europea, Estados Unidos y otros países de forma individual.

Estas declaraciones sobre el resultado de las negociaciones nucleares son poco habituales, ya que hasta ahora Zarif y los miembros de su equipo habían sido extremadamente cuidadosos para no difundir apenas datos sobre el contenido de las conversaciones.

Reunión con Ashton

El ministro ha confirmado que se encontrará con la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, antes de la próxima ronda de negociaciones, pero ha dicho que la fecha no está aún confirmada, con lo que sale al paso de las informaciones de que la reunión tendría lugar en los primeros días de septiembre.

El pasado noviembre, Irán y el 5+1 firmaron un preacuerdo en Ginebra en el que se dieron un plazo de seis meses para llegar a un pacto final que ponga fin a más de una década de desacuerdos y sanciones. En julio, tras una maratón negociadora en Viena, las partes decidieron ampliar el plazo otros cuatro meses para lograr poner fin a sus diferencias.

En cumplimiento del Memorando de Entendimiento de Ginebra, Teherán ha suspendido algunas de las actividades más polémicas de su programa nuclear, mientras que el grupo 5+1 ha desbloqueado algunos de los fondos iraníes congelados en el extranjero y ha levantado parcial y temporalmente algunas de las sanciones.

Parte de la comunidad internacional sospecha de que Irán puede estar ocultando un programa atómico militar bajo el paraguas de un plan con objetivos civiles, acusación que Teherán niega, al tiempo que reclama su derecho a usar sin límites la energía nuclear con fines pacíficos.