Hoy

México buscará el diálogo con EE UU «sin confrontación ni sumisión»

El canciller mexicano, Luis Videgaray.
El canciller mexicano, Luis Videgaray. / Ginnette Riquelme (Reuters)
  • Luis Videgaray, nuevo canciller mexicano y artífice de la reunión entre Peña Nieto y Trump en agosto, ha señalado que la "vecindad" tornará en una "gigantesca, dinámica y compleja relación" llena de "incógnitas"

Luis Videgaray, nuevo canciller de México y hombre fuerte del presidente Enrique Peña Nieto, ha apostado hoy por el diálogo sin confrontaciones ni sumisión con la Casa Blanca del republicano Donald Trump, en lo que será el inicio de una "nueva era" repleta de "incógnitas".

En su primera intervención pública después de asumir el cargo la semana pasada, el artífice de la reunión entre Trump y Peña Nieto de agosto remarcó que la "vecindad" tornará en una "gigantesca, dinámica y compleja relación" llena de "incógnitas" cuando el multimillonario neoyorquino asuma la Presidencia el 20 de enero.

Ante este nuevo escenario, complicado por el más que probable endurecimiento de Trump en control migratorio y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Videgaray apostó hoy por el diálogo con "inteligencia y sentido práctico".

"Se actuará con dignidad e inteligencia, abriendo puertas de diálogo y negociaciones para defender los intereses de México y de los mexicanos" como una "nación plenamente soberana", señaló en la inauguración de la XXVIII Reunión Anual de Embajadores y Cónsules.

De esta manera, no se buscará "conflicto o incluso insultos" ni una "sumisión vergonzosa", señaló el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en un mensaje en el que, como ya hizo al propiciar la reunión con Trump y el presidente, se mostró como un hombre de consenso.

"Vamos a negociar con una gran seguridad de nosotros mismos, sin miedo y sabedores de la importancia que tiene México para los Estados Unidos en lo económico, social y político", aseveró.

De una buena negociación depende el futuro de "millones de personas" y el "destino de futuras generaciones", señaló en septiembre pasado renunció como titular de Hacienda, tras impulsar el incomprendido encuentro entre Peña Nieto y Trump que hizo desplomar la ya maltrecha popularidad del mandatario.

Tras la dimisión de Videgaray, Trump puso de manifiesto la buena sintonía entre ambos, lo que se prevé ayude en las futuras negociaciones.

"México ha perdido un brillante ministro de finanzas y un hombre maravilloso, que sé que es altamente respetado por el presidente Enrique Peña Nieto", le dedicó en Twitter.

Videgaray salió hoy en defensa de los migrantes mexicanos en Estados Unidos -los mismos que Donald Trump calificó como "violadores" y "criminales" durante la campaña electora- porque son "gente productiva" que aporta al país vecino.

A los mexicanos que "trabajan allá" y los que aquí dependen del TLCAN para su empleo "habremos de protegerlos con energía, valor y vigor", prometió el canciller.

La tarea se dibuja ardua, toda vez que la pasada semana la automotriz estadounidense Ford anunció la cancelación de una planta armadora en San Luis Potosí (centro-norte) de 1.600 millones de dólares, asegurando que espera un mejor clima para la industria con Trump.

A esta decisión, que conmocionó al país al tratarse de una de sus principales industrias, se sumaron las amenazas de subir aranceles del presidente electo a General Motors, a la japonesa Toyota o al grupo Fiat Chrysler.

Si bien gran parte de la intervención del canciller fue dedicada al principal socio comercial de México, también destacó que el país tiene oportunidades en buena parte del mundo.

Especialmente en América Latina, donde la nación tiene "el imperativo moral" de consolidar su liderazgo, ello sin descartar la modernización del acuerdo comercial con la Unión Europea o estrechar vínculos en la región Asia-Pacífico.

En este contexto, remarcó que México seguirá creyendo en su "condición multilateralista", a pesar de que el mundo "cuestione y ataque su efectividad".

Reconoció además retos en derechos humanos -una de las grandes tareas pendientes del país- y tendió la mano a los organismos internacionales que señalen las deficiencias del país en la materia.

Tal y como dijo en su breve presentación a medios la pasada semana, Videgaray reiteró este lunes ante miembros del Servicio Exterior que llega a la cancillería para "aprender".

Consciente de la "gran responsabilidad del cargo", dijo que "con humildad" dialogará con embajadores y cónsules y funcionarios de la SRE para hallar las mejores soluciones ante "un momento histórico".

Fue el colofón a un mensaje propio de un 'outsider' de las relaciones exteriores, tan advenedizo como Trump en la política.