Hoy

Que Siria no tape a Palestina

La franja de Gaza sigue sitiada, rodeada por el ejército de Israel y con un bloqueo total de mercancías y personas. No exagero cuando digo que los gazatíes sobreviven gracias a su fuerza personal aunque su vida es un infierno. Dos años después de los bombardeos israelíes denominados 'margen protector' (que dejaron más de 2.200 muertos, de los cuales casi dos tercios eran civiles) los escombros de las casas destruidas siguen sin limpiarse, las casas sin reconstruirse, las depuradoras de agua sin funcionar, los alimentos escasean, los pescadores siguen sin poder pescar bajo amenaza de ser bombardeados y si por casualidad consiguen el trofeo de una sardina, tengan por seguro que está contaminada.

Los bebés siguen naciendo en el Hospital de Al Shifa con tumores cerebrales que el doctor Osama Aklouk, neurocirujano, se las ve y se las desea para intervenirles. Lo habitual es que durante la operación se vaya la luz varias veces, por lo que dependen de generadores. Estos aparatos ruidosos y contaminantes dominan las calles de Gaza. Los más afortunados tienen uno, para su comercio, su trabajo o casa. Los menos, los pobres entre los pobres tienen que conformarse con velas.

Esta tortura llamada bloqueo va a cumplir próximamente 10 años. Más de un millón ochocientas mil personas viven hacinadas en una franja frente a un Mediterráneo al que no se pueden acercar y a unos muros y alambradas que si alguien tiene la osadía de aproximarse, simplemente, le disparan. De la misma forma que hoy en día arrasan campos de cultivo limítrofes con la línea de separación con Israel.

Pasa el tiempo y todo sigue igual. Ni los políticos a nivel mundial ni el Gobierno de Israel parecen querer cambiar nada y el Gobierno palestino simplemente no tiene poder para enfrentarse a todos ellos. A tres horas en coche desde Gaza llegamos a Jerusalén este y Cisjordania, la otra parte del Estado Palestino, en donde estos ciudadanos viven otra clase de suplicio.

De entrada gracias a los trabajos realizados por las ONG B'tselem y Defense for Children International sabemos que a fecha de junio de este año hay 420 niños detenidos en diferentes cárceles. «Cada año, entre 500 y 700 niños palestinos, algunos de tan sólo 12 años , son detenidos y procesados en el sistema judicial militar israelí. El cargo más común es el lanzamiento de piedras», aseguran dichas organizaciones.

Sus tierras son invadidas por los colonos israelíes financiados y animados por Israel. De seguir así la tierra del pueblo palestino desaparecerá pero mientras tanto sus habitantes son detenidos, perseguidos, encarcelados o torturados por defender sus tierras.

«En Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental, las fuerzas israelíes cometieron homicidios ilegítimos de palestinos y palestinas civiles, entre ellos niños y niñas, y detuvieron a miles más que protestaban contra la ocupación militar continuada de Israel o se oponían de otras formas a ella, sometiendo a centenares a detención administrativa. La tortura y otros malos tratos seguían siendo práctica habitual y quedaban impunes», relata Amnistía Internacional en su resumen de 2015.

La llamada 'detención administrativa' llegó a la cifra de 2.500 personas a finales del año pasado, alguno de ellos menores de edad.

Amnistía Internacional ha llegado a afirmar que «algunos palestinos fueron víctimas de ejecuciones extrajudiciales entre ellos Fadi Alloun, al que las fuerzas israelíes mataron a tiros el 4 de octubre en Jerusalén; Dania Ershied, de 17 años o Saad al Atrash, muertos por disparos de las fuerzas israelíes en Hebrón el 25 y el 26 de octubre, respectivamente, y Abdallah Shalaldah, a quien miembros de las fuerzas israelíes encubiertos mataron el 12 de noviembre en el hospital Al Ahli de Hebrón».

Pero la gran protagonista del conflicto entre Israel y Palestina es la impunidad. Israel no rinde cuentas ante nadie, haga lo que haga. Aministía internacional afirma en un informe recordando los bombardeos de Gaza en 2014 que «Israel está por encima de la ley». Las mismas denuncias las han llevado a cabo Naciones Unidas o la organización pro derechos humanos B'tselem.

Y mientras denunciamos violaciones de los derechos con muy poco éxito este mes partirá a Gaza desde Barcelona un barco denominado 'Mujeres Rumbo a Gaza' para desafiar el bloqueo israelí de Gaza. Y visibilizar cómo el pueblo palestino sigue recordando el 68 aniversario de la Nakba, el inicio de la tragedia nacional: el 80% de ellos, fueron violentamente expulsados de sus casas y tierras. Hoy en día 6 millones de palestinos viven como refugiados.

El mes pasado se cumplieron dos años de la última ofensiva israelí 'margen protector' mientras los ciudadanos palestinos se preguntan, ¿cuándo será la próxima?