Hoy

Lavrov descarta negociaciones sin representantes del este Ucrania

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov.
El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov. / Efe
  • El jefe de la diplomacia rusa respondió así a la propuesta formulada ayer por el primer ministro ucraniano

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, descartó hoy cualquier negociación para el arreglo de conflicto en Ucrania en la que no participen representantes de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk (RPD) y Lugansk (RPL).

"Los intentos de cuestionar la vigencia de los documentos de Minsk (...) los llevan a cabo quienes quisieran retrotraer este proceso a un formato en el que la RPD y la RPL no estén representadas", dijo Lavrov en una comparecencia ante la Duma del Estado o Cámara de Diputados de Rusia.

El jefe de la diplomacia rusa respondió así a la propuesta formulada ayer por el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, de buscar alternativas al Grupo de Minsk (Ucrania, los separatistas, Rusia y la Organización sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa) y volver al formato negociador de Ginebra (Ucrania, Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea).

"El formato de Ginebra es una etapa pasada", recalcó Lavrov. Además, agregó que Kiev procura excluir de las negociaciones a la RPD y la RPL e intenta presionar a Occidente para que consiga que "Rusia participe en calidad de parte del conflicto".

"Esta es una política provocadora y contraproducente que no tiene ninguna posibilidad de éxito", recalcó el canciller ruso.

Lavrov insistió en que lo que Kiev necesita es un "diálogo con aquellos que se sublevaron contra el golpe de Estado anticonstitucional y no quisieron vivir según las reglas que dictaron los organizadores y ejecutores de ese golpe".

Moscú insiste en que la revuelta popular que en febrero de este año derrocó al presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, fue un golpe de Estado, y que la insurrección armada en las regiones orientales ucranianas de Donetsk y Lugansk ha sido una respuesta a la ruptura del orden constitucional en el país.