Hoy

Barack Obama.
Barack Obama. / Larry Downing (Reuters)

Obama redobla su apuesta por África

  • Washington adquiere compromisos de financiación e inversión pública y privada por unos 33.000 millones de dólares, que incluyen acuerdos empresariales por más de 14.000 millones

Estados Unidos ha redoblado su apuesta económica por África con nuevos compromisos de financiación e inversión pública y privada por unos 33.000 millones de dólares, que incluyen acuerdos empresariales por más de 14.000 millones.

"África sigue afrontando enormes desafíos (...) pero no podemos perder de vista la nueva África que está emergiendo", ha dicho Obama durante el segundo día de la Cumbre de Líderes de África que se celebra en Washington y en la que participan más de 40 jefes de estado de la región.

El presidente ha indicado que a los 14.000 millones de dólares en acuerdos por parte de empresas estadounidenses, se suman 7.000 millones en financiación pública para impulsar las exportaciones y las inversiones y 12.000 millones en compromisos del Banco Mundial y otros organismos para respaldar la iniciativa de la Casa Blanca para la electrificación de África.

"Estamos decididos a ser un socio en el éxito de África, un buen socio, un socio igualitario y a largo plazo", ha dicho Obama, el primer presidente afrodescendiente, quien ha hablado unos 18 minutos durante el Foro Empresarial que ha centrado la segunda jornada de la cumbre de tres días.

Ha insistido, por lo demás, en lo que algunos han interpretado como una velada crítica a China, que Washington no reconoce a África "simplemente por sus recursos naturales", sino que está interesado también en su gente, "el mayor recurso" del continente.

Ha celebrado el que las exportaciones estadounidenses a la región hayan subido hasta niveles récord, aunque ha reconocido que el monto totaliza el equivalente a la relación comercial con un país, Brasil, y representa tan sólo un raquítico 1% del total. "Nos queda mucho trabajo que hacer. Tenemos que mejorar. Tenemos que mejorar mucho", ha destacado.

Brindis por "la nueva África"

Tras la jornada de trabajo, el presidente ofreció una cena de honor en la Casa Blanca a los líderes participantes en la cumbre, en la que brindó por "la nueva África, el África que se está levantando y está llena de promesas".

Obama, que al comienzo de la cena subrayó el carácter histórico del encuentro al reunir como nunca antes a tantos presidentes en la Casa Blanca, también quiso hacer referencia a sus orígenes. "Y me presento ante ustedes como presidente de Estados Unidos y un orgulloso estadounidense. También me presento ante ustedes como el hijo de un hombre de África -dijo entre aplausos-. La sangre de África corre por nuestra familia. Y así, para nosotros, los lazos entre nuestros países, nuestros continentes, son profundamente personales". "Estamos muy agradecidos por estos lazos familiares", continuó el mandatario, antes de recordar el viaje que hizo con su esposa Michelle y sus dos hijas a la ciudad natal de su padre en Kenia.

A la cena, celebrada en unas carpas instaladas en los jardines presidenciales, acudieron más de 50 líderes de los gobiernos africanos, y también otros invitados como el ex presidente estadounidense Jimmy Carter (1977-1981), el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, y su predecesor, Michael Bloomberg, quien también participó en el foro.

El azote del ébola

Con los nuevos compromisos de inversión, EE UU busca reforzar su protagonismo en un continente en el que se ha quedado rezagado frente a la Unión Europea y China, que superó al país norteamericano como principal socio comercial de África en el año 2009.

Alrededor de 100 empresas estadounidenses participaron en el Foro Empresarial de la Cumbre de Líderes de África, en el que también estuvieron presentes el secretario de Estado, John Kerry, y el vicepresidente, Joe Biden, quien más tarde mantuvo varios encuentros bilaterales con los presidentes de Sudáfrica, Túnez y Nigeria.

La cumbre auspiciada por Obama es la mayor reunión de líderes africanos en Estados Unidos de la historia y se ha visto parcialmente eclipsada por la virulenta epidemia de ébola que se ha cobrado ya la vida de más de 800 personas en África Occidental.