«Yo practico el 'poliamor'»

La actriz, que es «muy besucona», ha amadrinado un proyecto solidario de Meetic. :: R. C./
La actriz, que es «muy besucona», ha amadrinado un proyecto solidario de Meetic. :: R. C.

ARANTZA FURUNDARENA

Ha salido a su madre en el desparpajo, pero ella es mucho más besucona. «¡Hay que ver lo demasiado cariñosa que es esta niña!», suele decir Carmina Barrios de su hija, María León. «Sin besos no sé funcionar», reconoce la actriz. Así que la famosa web de contactos Meetic no podía haber elegido mejor madrina para su nueva campaña solidaria: por cada beso o abrazo que se suba a Instagram con el hashtag #pequeñosdetallesgrandeshistorias, Meetic realiza una donación a la Fundación Española del Corazón. «Desde que me levanto hasta que me acuesto no paro de repartir besos. Soy una pesada. Pero es que lo hago por egoísmo, para retroalimentarme de cariño», explica la hermana de Paco León.

Sevillana de 33 años, ganadora de un Goya y otras dos veces nominada, María es ante todo emotiva. «Soy muy pasional y vivo muy desde el corazón. Es mi motor de arranque». Ahora mismo lo que le provoca un vuelco al corazón es la gala de los Goya que se celebrará esta noche. No por ella, que este año no aspira a ningún 'cabezón' («lo mío en 'El autor' es una colaboración pequeña»), sino por sus compañeros de rodaje. La película tiene nueve nominaciones. «Y yo las siento como si fueran mías», afirma María.

Otro vuelco al corazón pero distinto, de rabia, le produce que su querido Eduardo Casanova no esté nominado como mejor director por 'Pieles'. «Tenemos delante a un fuera de serie y no lo valoramos -se queja-. Lo han reconocido en todo el mundo menos aquí. Creo que es demasiado moderno y que en este país nos da un poco de miedo evolucionar. La industria del cine todavía es bastante antigua».

La rebeldía la trae María de serie. No en vano es hija de la desternillante y explosiva protagonista de 'Carmina o revienta' y 'Carmina y amén', esa disparatada saga familiar filmada por Paco León. «La última ocurrencia de mi madre ha sido que estas navidades al 'amigo invisible' le llamaba el 'amigo fantasma'», desvela la actriz.

Igual que a su madre y hermano, a María le gusta saltarse las normas. No tiene una opinión convencional sobre los casos de acoso... «Esto no puede ser una moda de Hollywood. La conciencia tiene que estar de verdad y hay que pararlo desde la educación y la acción, no desde el victimismo». Tampoco es convencional en la alfombra roja... «Las mujeres podemos ser bellas de mil maneras, no solo con un traje de lentejuelas y un tacón. Creo que con un disfraz de Chewbacca (el peludo personaje de 'La guerra de las galaxias') también estaríamos estupendas y tendríamos muchas cosas que contar. A mí en esta gala me gustaría ir más de Chewbacca que de princesa -avisa-. Pero no creo que pueda asistir por cuestiones de trabajo». La actriz está rodando la serie 'Allí abajo' y el plan de rodaje depende mucho del tiempo que haga en Donosti... «Soy una andaluza enamorada del norte», proclama. «Lo único que no tenemos en común es el sol, pero la alegría es la misma».

Unida sentimentalmente al fotógrafo Juan Molina, María se define como una persona que se enamora constantemente. «A la hora de amar -confiesa- siempre he tenido el corazón muy activo. Y no creo en las relaciones para toda la vida. Yo creo en el 'poliamor'...». El 'poliamor', según María León, es «amar a todo y a todos sin necesidad de tenerlo que catalogar ni ponerle un nombre. La fidelidad no sé lo que es -remata-. O bueno, sí, es serte fiel a ti mismo».

No practica la pareja abierta (ni tampoco lo contrario), pero opina que cada pareja tiene unas reglas... «No soy católica y no creo que haya una manera de tener una relación». Tampoco descarta casarse algún día de blanco, «pero no en una iglesia, porque a mí la Iglesia no me beneficia en nada a la hora de amar». Nunca ha buscado pareja a través de una web de contactos, pero si lo hiciera dice que se presentaría a sí misma como «una persona libre, con muchísimas ganas de vivir y de amar». Y buscaría a alguien «con alegría, ganas de compartir, mucha generosidad y sobre todo, libertad».

Lo explica la actriz desde sus enormes ojos claros, ahora agrandados por un radical corte de pelo. «Estoy feliz porque con el pelo corto se me ve más a mí, mi personalidad». Dice que tiene el carácter de una leona agazapada en un cuerpecillo menudo. «Soy León de apellido y Leo de signo y rujo muchísimo, tanto por alegría como por enfado. A la hora de rugir no hay quien me pare».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos