Hoy

La empresaria Raquel Bernal rompe su matrimonio con Muñoz Escassi

Raquel Bernal rompe su matrimonio con Muñoz Escassi

La empresaria venezolana Raquel Bernal ha decidido poner fin a su relación matrimonial con el jinete español Álvaro Muñoz Escassi, con quien se casó el pasado 28 de diciembre en una ceremonia tan sorpresiva como selecta en Punta Cana, República Dominicana. La incompatibilidad de la vida profesional y personal de ambos ha sido la causa del divorcio, que aunque no ha sido confirmado por ninguno de los afectados, este periódico pudo confirmar de fuentes dignas de todo crédito. Ni Raquel Bernal ni Álvaro Muñoz Escassi han querido hacer declaraciones apelando a una «intimidad que nos corresponde a ambos». No obstante, amigos muy cercanos han declarado que aunque la empresaria se casó muy enamorada y pensaba que podrían superar las dificultades derivadas de sus estilos de vida diametralmente diferentes, al final la realidad se ha impuesto a sus ilusiones. «Si seguimos juntos podemos hacernos daño», dicen sus allegados que comentó hace unos días, «y para nada quiero eso».

Un corto idilio

El desenlace ha sido sorprendentemente rápido, porque Bernal estaba muy ilusionada por su relación y con su matrimonio, agregan unos amigos que quisieron preservar el anonimato. Parece que Raquel y Álvaro, aunque han estado en Madrid estas últimas semanas, ya no conviven juntos: la empresaria se marcha en las próximas horas a América para atender asuntos personales y de negocio, mientras que el jinete seguirá su calendario de competiciones.

Aunque muchos allegados de la familia Bernal, muy relacionada con Madrid y Málaga, le advirtieron de la incompatibilidad de ambos, lo cierto es que la empresaria se casó convencida y durante meses vivió un intenso y feliz idilio que, sin embargo, se ha dado de bruces con la vida cotidiana: no parece que Muñoz Escassi estuviese dispuesto a dejar sus caballos y sus amigos para acompañar a su esposa en sus continuos viajes por asuntos profesionales. Además, acostumbrada a tener un perfil público bajo, eso de estar perseguida por los fotógrafos en España se le hacía insoportable.