Hoy

Famosos y políticos, unidos por un lazo rojo

Miguel Bosé, Cristina Cifuentes, Bonaventura Clotet, Belén Rueda y Manuela Carmena. :: efe
Miguel Bosé, Cristina Cifuentes, Bonaventura Clotet, Belén Rueda y Manuela Carmena. :: efe
  • Miguel Bosé y Belén Rueda, anfitriones de Carmena y Cifuentes en una Gala contra el Sida que logró recaudar un millón de euros

Alfombra roja, vestidos de gala y una expectación sólo comparable a la entrega de los Goya. La Gala contra el Sida consiguió reunir en el Palacio de Cibeles a la flor y nata del cine, la música, el empresariado y la política de este país con un objetivo común, conseguir fondos para la lucha contra el VIH. Superado ese reto con nota -la recaudación sobrepasó el millón de euros-, la cita sirvió para pasar revista al famoseo patrio.

Miguel Bosé ejerció de anfitrión por séptimo año consecutivo. Contó como madrina con la actriz Belén Rueda, enfundada en un vestido en terciopelo negro de aire hollywoodiense. Junto al presidente de la Fundación Lucha contra el Sida, Bonaventura Clotet, fueron los encargados de dar la bienvenida a los más de 700 invitados.

La plana de autoridades estuvo encabezada por la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, y la alcaldesa de la villa y corte, Manuela Carmena, que en realidad no se movió de su lugar de trabajo, ya que la antigua Casa de Correos es hoy la sede municipal. También se dejaron caer por allí Esperanza Aguirre o el embajador de Estados Unidos, James Costos, con su marido, el interiorista Michael Smith. El poder económico estuvo representado por Isak Andic, dueño de Mango, el presidente de Endesa, Borja Prado, o la empresaria Anna Gamazo, casada con Juan Abelló.

Pero el interés de la noche, más allá de sus fines benéficos, se centró en el atuendo de los invitados. Predominaron el rojo y el negro. ¿Homenaje a la causa o juego seguro? Clara Lago, Ariadne Artiles, Antonia San Juan, Laura Sánchez o Jesús Vázquez optaron por diferentes tonos y texturas de grana. Mónica Cruz, Vanessa Romero o una vampírica Rossy de Palma se inclinaron por el negro. Entre los más comentados, el vestido de gasa rosa palo de Bibiana Fernández o el blanco de lunares de Genoveva Casanova. Todos tenían algo en común. Un lazo rojo.