Hoy

Kim Kardashian regresa a Nueva York tras el asalto en París

vídeo

Kanye West y Kim Kardashian. / Vídeo: Europa Press

  • Se refugia en un lujoso apartamento en el barrio de Tribeca, "muy aturdida pero físicamente indemne" tras ser asaltada

La estrella de la telerrealidad estadounidense Kim Kardashian regresó el lunes a los brazos de su marido en Nueva York, tras ser asaltada a mano armada en París por ladrones que la maniataron y huyeron con 10 millones de dólares en joyas.

La multimillonaria de 35 años, madre de dos niños y esposa del célebre rapero Kanye West, se refugió a su llegada en un lujoso apartamento en el barrio de Tribeca, "muy aturdida pero físicamente indemne" tras ser asaltada esta madrugada en la capital francesa, según su portavoz.

Cinco ladrones estuvieron involucrados en el asalto, que ocurrió a las 02h30 (00h30 GMT) en una lujosa residencia hotelera del barrio de La Madeleine, según la policía francesa. Los delincuentes maniataron a Kim Kardashian con esposas de plástico, le colocaron cinta adhesiva en la boca y alrededor de los tobillos, y la dejaron en la bañera, informó el portal de noticias sobre celebridades TMZ, que precisó que el atraco duró apenas seis minutos. La estrella dijo a la policìa que creyó que iba a ser violada, precisó el portal.

Kardashian y su marido llegaron a su casa de Tribeca en medio de un convoy de una docena de automóviles repletos de guardaespaldas, según mostró en un video TMZ. La estrella mantuvo la cabeza gacha e ignoró preguntas de los periodistas sobre cómo se siente, con su largo cabello escondiendo su rostro. Vestía babuchas de color berenjena, zapatos negros de altísimo taco y un escotado top negro. West, de pantalones jogging y una sudadera con capucha gris, escoltó a su esposa hasta el edificio.

Kanye West postergó dos conciertos que debía realizar esta semana, el martes en Filadelfia y el jueves cerca de Detroit, para el 13 y el 22 de diciembre "por razones familiares", explicó el organizador de espectáculos Live Nation en un comunicado. Por el contrario, planear estar en escena el viernes en Chicago, su ciudad natal.

La matriarca de los Kardashian, Kris Jenner, también llegó al edificio vestida de negro e ignoró preguntas de los periodistas sobre su hija.

Kim Kardashian, una estrella de las redes sociales y de la televisión que el año pasado ganó 51 millones de dólares según la revista Forbes, no ha comentado aún públicamente el robo. Una fuente policial dijo que los ladrones se escaparon con un anillo que cuesta unos cuatro millones de euros (4,5 millones de dólares) y una caja con joyas por un valor de 5 millones de euros (USD 5,6 millones). También se llevaron dos teléfonos celulares.

La policía afirmó que cinco hombres estuvieron implicados en el robo y que dos de ellos entraron en el dormitorio de Kardashian en la lujosa residencia, donde la estrella se ha quedado en otras ocasiones. La portavoz de Kardashian dijo que "dos hombres armados y enmascarados vestidos como agentes de policía" irrumpieron en su cuarto. Otro miembro de la banda contuvo al guardia de seguridad durante el asalto, sin lastimarlo, sostuvo la policía. Los investigadores creen que los asaltantes huyeron en bicicletas.

El guardaespalda de la estrella, Pascal Duvier, estaba ausente en ese momento, ocupado con la seguridad de la hermana de Kardashian, Kourtney, en una discoteca de París, dijo una fuente de la investigación. No está claro si los dos hijos pequeños de Kim Kardashian estaban con su madre en el momento del robo.

Cuando se enteró que su esposa había sido asaltada, West interrumpió un show en un festival de música en Nueva York, citando una "emergencia familiar". "Disculpen, el show ha terminado", dijo el rapero antes de abandonar abruptamente el escenario.

Su esposa llegó de Francia en un jet privado tras ser interrogada por la policía sobre el robo. Estaba en la capital francesa para la Semana de la Moda de París, donde asistió a desfiles de Balenciaga y Givenchy.

La semana pasada, Vitalii Sediuk, un experiodista ucraniano conocido por agredir a los famosos en público, intentó besarle sus famosas nalgas en la capital parisina.

Su jet aterrizó en el pequeño aeropuerto de Teterboro en Nueva Jersey, de donde partió una caravana integrada por una docena de automóviles negros, observó un fotógrafo de la AFP.

En París, los profesionales del turismo dijeron que un robo de tan alto perfil es desastroso para una ciudad que ya ha visto declinar el número de turistas desde los ataques terroristas que han dejado 238 muertos desde 2015. La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, intentó minimizarlo, y aseguró que fue "un acto aislado que ocurrió en un lugar privado".