Hoy

 Donald Trump. De esta guisa salió el sábado en la tele.
Donald Trump. De esta guisa salió el sábado en la tele.

Las mil caras de Alec Baldwin

  • El camaleónico actor neoyorquino lo mismo imita en la tele a De Niro o a Sadam Hussein que a un hilarante Donald Trump en su primer debate contra Hillary Clinton

Las risotadas de unos cuantos millones de estadounidenses -a buen seguro, simpatizantes de ambos partidos políticos- todavía resuenan al otro lado del Atlántico. La noche del sábado, un Alec Baldwin en estado de gracia e irreconocible, enfundado en una peluca rubia con un estrambótico flequillo, bronceado y poniendo morritos, bordaba una parodia del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, en su primer combate televisivo contra la aspirante demócrata, Hillary Clinton, celebrado el pasado lunes.

El esperado 'sketck' era el gancho que el histórico programa 'Saturday Night Live' utilizó en los últimos días para promocionar a bombo y platillo el arranque de su temporada número 42, nada menos, en la parrilla de la cadena NBC. Este 'late show' nació en la década de los setenta, bajo el mandato del presidente Gerald Ford, y revolucionó la forma de hacer televisión con sus emisiones en directo a base de 'gags' ingeniosos y satíricos.

Para Baldwin no era la primer vez que intervenía en uno de sus programas. Ha participado nada menos que dieciséis veces dando cuenta de su naturaleza camaleónica y de su talento para la comedia. No en vano, pese a protagonizar algunas películas destacables, como 'Beetlejuice' o 'La caza del Octubre Rojo', las distinciones más destacables -por ejemplo, tres Globos de Oro y dos Emmy- le han llegado por su capacidad para hacer reír. En concreto, en la serie '30 Rock', que está llenando sus baldas de premios.

Así, los seguidores de 'Saturday Night Live' ya habían visto al ex marido de Kim Bassinger caracterizado como el dictador iraquí Saddam Hussein, el legendario cantante Tony Bennet o el colosal Robert de Niro en su versión mafiosa como el joven Vito Corleone, papel que interpretó en 'El Padrino II'. Sin embargo, la actuación del sábado, metido en la piel de un Trump burdo y ridículo, resultó hilarante. Baldwin calcó su expresión facial postiza, su tono y acento, y explotó la teoría conspiratoria de la que el empresario echó mano tras el primero de los tres cara a cara que se celebrarán con su oponente para explicar su derrota. «Mi micrófono está roto. Ella lo rompió junto con Obama, que me lo cogió y se lo llevó a Kenia (el país de procedencia del actual presidente de los Estados Unidos)», dijo el actor, a golpe de pucheros, burlándose de las pueriles excusas que el republicano utilizó para tratar de justificar la victoria de la candidata demócrata.