Hoy

«No tengo ningún pacto con el diablo», asegura la actriz. :: alberto ferreras
«No tengo ningún pacto con el diablo», asegura la actriz. :: alberto ferreras

«No me ha costado que las cámaras me siguieran, llevo 35 años de ensayos»

  • Actriz, bióloga y reina de los posados veraniegos, Ana Obregón vuelve a la pequeña pantalla con su propio 'reality'. «No cambiaría nada de mi biografía, hasta las meteduras de pata las dejaría ahí»

En su casa de pequeña la llamaban Antoñita la Fantástica. Pero Ana Obregón (Madrid, 1955) tiene mucho más que imaginación. La mujer que embelesó a Steven Spielberg y a Alberto de Mónaco («papá -le dijo Alberto a Rainiero mostrando una de sus fotografías-, ella es Ana Obregón, la actriz y bióloga española de la que te hablé») vuelve a la pequeña pantalla por la puerta grande. Será la protagonista de 'Algo pasa con Ana', el 'reality' del canal DKISS en el que la actriz buscará novio, comprará el pan en el supermercado y acudirá, cual celebrity, a eventos en la alfombra roja. El formato, al que casi bautizan como 'Obregonadas', que es como llaman sus amigos a sus meteduras de pata, verá la luz en octubre.

¿Por qué cree que su vida puede resultar interesante?

Cuando me ofrecieron este proyecto, me lo pensé mucho y dije que no porque no creo que mi vida resulte interesante. ¡Pero lo debe ser porque durante 35 años ha sido un 'docureality' muy a mi pesar! Es la existencia de una mujer que, sobre todo, es madre, hija, actriz... Se va a ver mi día a día contado en primera persona y qué es lo que pasa cuando se apagan los focos. Voy a enseñar a la persona, no al personaje distorsionado.

¿Qué es lo que no enseñaría jamás ante las cámaras?

¡Es que mi vida me la han distorsionado tantísimos años que ahora lo que muestro es la realidad! ¿Qué es lo que no sale en el 'reality'? Pues mi familia, que es sagrada y nunca ha querido pertenecer a este mundo. Entonces, salvo mi hijo, que vive conmigo y aparece, ellos no salen. Ni mis padres, ni mis hermanos.

¿Cómo es Ana a ras de suelo? Sin tacones, vestidazos ni alfombras rojas.

Es una madre que se va al súper a comprar una merluza, que es lo que más le gusta a mi hijo, o que intenta cocinar en su cumple, aunque los fogones no sean lo mío...

¿Queda algo que no sepamos de usted y que nos vaya a sorprender?

Lo que transmite el programa es mucho sentido del humor. ¡Hasta yo misma me he reído viéndome! Soy una persona muy positiva y que siempre está de muy buen rollo. El lema de mi vida es soñar y decir lo que yo quiero. Además, DKISS es una cadena que va muy dirigida a la mujer independiente, sin prejuicios... ¡Y he podido decir las barbaridades y ser lo natural que me ha dado la gana! No me han puesto el pi-pi (sonido para tapar las palabrotas) para nada. Y no me ha costado que haya cámaras siguiéndome, porque llevo 35 años de ensayos.

Sigue físicamente igual que hace diez años. ¿Cuál es su pacto con el diablo?

¡No tengo ningún pacto con el diablo! Lo que hago es trabajar muchísimo mi interior: a nivel espiritual, con meditación, yoga... El enriquecerte y estar contento contigo mismo es una forma de tener buena energía y es lo que hace que uno esté lleno de luz.

¿Guarda en el armario los biquinis de todos sus posados?

Sí, sí. En uno de los capítulos, que son ocho, enseño mi armario con los biquinis, los vestidos que me he puesto para dar las campanadas...

Pasión por los documentales

¿Se arrepiente de su biografía?

¡Yo no cambiaría nada! De todos los errores se aprende y para mí el fracaso ha sido la oportunidad de empezar de cero más inteligentemente. Yo todo lo transformo en positivo, así que hasta las meteduras de pata las dejaría ahí.

Ahora que están tan de moda los 'realities', ¿usted es más de las Camposhian (María Teresa y Terelu) o de las Kardashian?

¡Yo adoro a María Teresa y Terelu! Aunque lo suyo es más 'reality' que el mío, porque están más en su casa y con la familia. Y yo el de las Kardashian lo seguí desde Estados Unidos, cuando aquí en España no eran aún conocidas...

Como buena bióloga que es, ¿prefiere un buen documental de La 2 o un 'reality'?

(Carcajadas) Hombre, yo te voy a decir la verdad, ¡los documentales de La 2 me encantan! Como bióloga, sobre todo yo que me especialicé en genética y zoología, todos los programas de animales me vuelven loca.

Igual es de las pocas personas a las que no les produce sueño...

¡Nada! No me producen ningún sueño.

Mariano Rajoy se declaró fan de 'Un príncipe para Corina'. ¿Qué político le gustaría que siguiese su programa?

Ja, ja, ja. ¡No sé si me van a seguir o no, pero con lo que están demostrando los políticos, que es que no se ponen de acuerdo en nada, se ve que es lo que peor está organizado en este país. ¡Mira qué bien funcionan las teles, las productoras, el súper, el pescadero y todo lo demás! Habría que suspenderles a todos el sueldo y ya verás cómo se ponían de acuerdo enseguida.

Prefiere que no le vean los políticos, entonces, ¿no?

No, ¡que lo vean! Yo encantada de que los políticos sigan mi 'reality'. Ya verán cómo yo sí que me pongo de acuerdo.