Hoy

Reshma Qureshi camina por la pasarela neoyorquina. :: TREVOR COLLENS/afp
Reshma Qureshi camina por la pasarela neoyorquina. :: TREVOR COLLENS/afp

Una víctima del ácido abre la Semana de Nueva York

  • La joven india Reshma Qureshi, de 19 años, fue desfigurada hace dos por su cuñado, que la confundió con su hermana mayor

Durante meses, Reshma Qureshi se negaba a pisar la calle: se quedaba encerrada en casa y sopesaba la idea del suicidio. Pero la ayuda de una ONG la ayudó a salir de aquel pozo y a adquirir una fortaleza que se puso a prueba este jueves, cuando la joven india de 19 años, con la cara desfigurada por un ataque con ácido, abrió la Semana de la Moda de Nueva York luciendo un colorista modelo de su compatriota Archana Kochhar. «La experiencia ha sido maravillosa, me siento como si mi vida hubiese cambiado», ha declarado después del desfile.

Reshma, hija de un taxista de Bombay, tenía 17 años cuando se produjo la agresión. Según relata el diario 'Hindustan Times', no era ella la destinataria, sino su hermana mayor, Gulshan, que se había separado recientemente de su marido. Pero, aquel día, Reshma se había puesto un burka de Gulshan, y el esposo sediento de venganza se equivocó de víctima. La adolescente perdió un ojo y quedó con el rostro marcado para siempre.

Fue la organización Make Love Not Scars la que logró rescatarla de su desesperanza. Reshma dejó de cubrirse la cara en público, inició su tarea de activismo contra los ataques con ácido y protagonizó una impactante campaña de vídeos, en los que explicaba algún truco de belleza para rematar con un mensaje alusivo a esta costumbre brutal. Por ejemplo, este: «Se tarda dos minutos en aplicarse el colorete, pero solo tres segundos en desfigurar una cara».