Hoy

La décima ruptura de Taylor Swift

 Taylor Swift. La cantante es una máquina de ganar premios y hacer dinero. :: Larry Busacca
Taylor Swift. La cantante es una máquina de ganar premios y hacer dinero. :: Larry Busacca
  • Su intensa relación con el actor Tom Hiddleston ha durado... tres meses.A la princesa del pop solo le sonríe el dinero

Poco queda de aquella adolescente dulce y tímida que soñaba con convertirse en una estrella del country estadounidense. A sus 26 años, Taylor Swift puede presumir de ser la mujer con más ceros en la cuenta corriente (ingresó 153 millones de euros en 2015) y ahora también de ser una rompecorazones. La princesa del pop acaba de añadir a Tom Hiddleston, su pareja durante los últimos tres meses, a su larga lista de exnovios, que ya engrosan diez nombres. Todos ellos guapos, jóvenes y estrellas de Hollywood. No se cuela ningún 'currito'.

Ni el realizar más viajes que Willy Fog con el actor, ni el haberse presentado a sus respectivos padres ha sido suficiente. La pareja ha paseado su amor este verano por Rhode Island, Nashville (EE UU), media Europa y buena parte de Australia. Pero el flechazo se ha terminado. Parece que cada uno concebía la relación de una manera distinta: mientras la cantante quería pasar desapercibida, él estaba deseando hacer el romance oficial en la alfombra roja de los premios Emmy. «Taylor se ha estado cuestionando si Tom está con ella por las razones correctas», aseguró una fuente cercana de la estrella al 'Daily Mail', haciendo referencia a que el actor podría querer darse publicidad. Aunque el protagonista de 'Thor' defendió lo suyo a capa y espada: «La relación es real. No se trata de un truco de marketing», zanjó en una ocasión. Finalmente, ella ha cortado por lo sano, «aunque de forma amistosa».

Hiddleston puede presumir de ser una de las relaciones más duraderas de la joven, mientras que el título al más breve le pertenece al actor Lucas Till, con el que estuvo un mes. Hasta el momento, su pareja más estable, tal y como la entendemos el resto de los mortales, ha sido el DJ escocés Calvin Harris: duraron quince meses. Aunque el asunto acabó como el rosario de la aurora. Ella buscaba más estabilidad, mudarse a vivir con él y formar una familia, algo que no encajaba con el estilo de vida del músico. Semanas después, Taylor Swift aparecía con este último galán. Visto y no visto.