Hoy

Pedro Almodóvar.
Pedro Almodóvar. / Guillaume Horcajuelo (Efe)

Almodóvar pide perdón a los preferentistas gallegos

  • "Si yo fuera un hombre analfabeto, gallego, que me han hecho firmar con el dedo porque no sé escribir y me entero del asunto de las tarjetas opacas, de verdad que espero al señor Blesa o Rato para cortarles el gañote", afirmó en una entrevista

Pedro Almodóvar ha pedido disculpas a los preferentistas gallegos a los que calificó de "analfabetos" en una entrevista radiofónica concedida el martes, con motivo de la película 'Relatos salvajes', que produce junto a su hermano Agustín y que acaba de estrenarse en España, al tiempo que les ha querido mostrar su solidaridad.

En un comunicado, Almodóvar ha lamentado "profundamente" que esta entrevista con Gemma Nierga en el programa 'Hoy por Hoy' de la Cadena Ser haya "podido ofender a alguien" ya que, como ha puntualizado, "tal vez" se expresó "torpemente", por lo que ha pedido "disculpas a las personas que hayan podido sentirse ofendidas".

"Si yo fuera un hombre analfabeto, gallego, que me han hecho firmar con el dedo porque no se escribir y me entero del asunto de las tarjetas opacas, de verdad que espero al señor Blesa o Rato para cortarles el gañote", afirmó el director en la citada entrevista.

Por ello, aclara ahora "la intención real" de sus palabras, mostrando en primer lugar su "solidaridad con las personas que han sido engañadas por las entidades bancarias en las que confiaban, vendiéndoles productos financieros que han demostrado ser fraudulentos". Además, el director manifiesta su "indignación con los directivos de estas entidades que han estado disfrutando en los últimos años de créditos ilimitados y opacos para sufragar gastos tan personales como su asistencia a club nocturnos, viajes de placer, y todo tipo de lujos".

Estupor e indignación

Almodóvar reitera que, en la entrevista, "hacía referencia al estupor y la indignación" que sintió al leer en la prensa "que algunos preferentistas, en diversas partes de España, habían firmado sus contratos con una cruz o imprimiendo su huella digital, evidenciando su absoluta falta de conocimiento de lo que firmaban y su total confianza en las personas que le ofrecían estos productos".

Por ello, subraya que sus declaraciones "fueron dichas en un contexto" en el que se hablaba "de furia incontenible", al comentar que "cada semana" los ciudadanos se levantan "con un escándalo de corrupción". "No soy una persona violenta y siento admiración por la cultura, el paisaje, la gastronomía y el pueblo gallego", concluye el comunicado.