http://static.hoy.es/www/menu/img/extremenos-de-hoy-desktop.jpg
Discurso íntegro

Javier García Pajares, el sordociego Extremeño de HOY que hizo llorar a todos

Discurso completo

El joven universitario hizo un alegato a favor de luchar por la felicidad del día a día: «Antes de ser infeliz, prefiero ser sordociego»

HOY.ES

Un silencio emocionado siguió a las últimas palabras pronunciadas en la noche de los Premios Extremeños de HOY por Javier García Pajares, el primer universitario Erasmus sordociego, tras recoger su galardón. El silencio fue roto por un cerrado aplauso de todo el público que había escuchado sus palabras con el corazón encogido, y limpiándose las lágrimas.

Durante el aplauso largo, infinito, que siguió a su discurso, nadie disimuló los ojos empañados, ni siquiera el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, que no dejó de aplaudir mientras se levantaba las gafas para retirar las lágrimas, ni sus padres, que lloraban emocionados, ni la presentadora del evento, Soraya Arnelas, que necesitó un largo intervalo para recuperarse y continuar con la gala. El resto de su intervención ya lo hizo con la emoción en la garganta.

Javier García Pajares hizo un alegato a favor de la felicidad y de la lucha a pesar de las dificultades, recordando que solo el trabajo y la ilusión diarias hicieron posible dejar atrás al adolescente que abandonó los estudios cuando perdió la vista y el oído, y se encerró en su habitación tras sufrir acoso por parte de sus compañeros del colegio.

Ahora, con sus estudios universitarios terminados, y tras haber superado numerosos problemas, García Pajares defendió la necesidad de buscar la felicidad hoy, incluso obviando todo lo que pueda interferir en ese objetivo, como el propio deseo de curarse, que quizás nunca llegue, lo que puede producir una gran frustración. «No merece la penas sacrificar la felicidad de hoy por un deseo, por una cura que quizás nunca llegará. Porque antes de ser infeliz, prefiero ser sordociego»

El discurso completo

«Buenas noches a todos y todas. Hoy recojo este galardón como persona sordociega. Hoy quiero compartirlo con mis familiares y amigos, con el instituto Beatriz Galindo y con la Universidad Autónoma de Madrid, con la Once y su fundación, con la fundación Once para la Atención de Personas Sordociegas, y con la la Federación de Asociaciones de Personas Sordociegas en España. Con nuestra dedicación e ilusión diarias, hemos hecho posibles mis éxitos.

Y hoy la vida gris de aquel adolescente que quedó atrás se llena con los colores de Extremadura. Quiero dar las gracias además al diario HOY por ayudarnos en la difícil labor de concienciar a una comunidad en la que todavía queda mucho por hacer. Pero sobre todo quiero dar las gracias a esta entidad por brindar a mis padres un motivo más para sentirse orgullosos.

Hace ya 15 años ya que la vida les dio un mal trago, y aunque no digan nada sé que todavía es difícil para ellos. Lo entiendo, porque para mí también lo es. Pero más que en una posible cura, creo en mi posible felicidad en un entorno adecuado. Y me esfuerzo por ello. Mamá, papá, espero que esteis orgullosos y felices. No merece la penas sacrificar la felicidad de hoy por un deseo, por una cura que quizás nunca llegará. Porque antes de ser infeliz, prefiero ser sordociego»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos