Premios extremeños de HOY

Los Extremeños de HOY ensalzan los valores y el futuro de la región

vídeo

Premiados. :: / L.C.

  • La gala de entrega de los premios destaca el reto de alcance regional que supone la capitalidad gastronómica de Cáceres en el año 2015

José Pizarro llevaba escrito lo que quería decir, amagó con no leerlo y acabó olvidándose en el atril ese folio doblado, justo después de que se le quebrara la voz al acordarse de su madre, a la que dedicó el premio que recogió anoche. Es de Talaván pero trabaja en Londres, donde su restaurante, o quizás sea más exacto decir su cocina, se ha hecho un hueco entre los gigantes de la capital inglesa. Se mostró tan grande como cuando está en los fogones de Bermondsey Street, moviéndose entre pizarras que anuncian ‘Cured chorizo’ (chorizo curado) y sacando platos que huelen a su tierra y por los que los británicos y otra mucha gente de bastante más allá se pirran. «En mi cocina está Extremadura», dijo ayer Pizarro cuando ya había levantado los siete kilos de escultura en forma de encina –obra de José Luis Hinchado– a los que, a la vista de sus palabras, procurará un buen sitio en la estantería de su casa. O quizás en la de su madre.

Podrán hacer algo parecido la princesa Nora de Liechtenstein, la nadadora Fátima Gallardo y la Semana Santa cacereña. O sea, el elenco de elegidos para la XXVI edición de los premios Extremeños de HOY, que ayer fueron entregados en el Palacio de Congresos de Cáceres, bajo el patrocinio de Iberdrola.

Siete kilos bajo el brazo

La emoción confesada del gran chef de Talaván –«significa mucho para mí», se sinceró– fue quizás, la nota más emotiva de una noche en la que el frío se quedó de puertas afuera. Con el delegado del Gobierno, los presidentes de las diputaciones de Badajoz y Cáceres y la alcaldesa de la ciudad anfitriona liderando la representación institucional, el acto respondió al guión de su prestigio y volvió a reunir a miembros de todos los estamentos de la sociedad civil extremeña.

En una gala conducida por el periodista Goyo González, el primero en tomar la palabra desde el atril fue Ángel Ortiz, director de HOY, que destacó el reto que supone la elección de Cáceres como Capital Española de la Gastronomía para el próximo año. «Deberíamos ser inteligentes y aprovechar esa oportunidad en toda Extremadura», propuso tras recordar el vínculo trascendental que hay entre la gastronomía y la historia del ser humano.

vídeo

Premiados, autoridades, junto a los directores y periodistas de HOY.

Al inicio de su intervención, disculpó la ausencia del presidente de la Junta –«también Ibarra faltó a las ediciones de 1995, 1996 y 1997», recordó Ortiz tras explicar que a esa hora aún se celebraba pleno en la Asamblea–, y tras ensalzar la labor de cada uno de los premiados, animó «a seguir enfocando la capitalidad gastronómica 2015 como hasta el momento, antes más con la cabeza que con el estómago». También agradeció públicamente la labor de quienes componen el equipo humano de HOY, «periodistas, editores, técnicos comerciales, expertos en gestión, colaboradores, columnistas, corresponsales...».

La intervención del director del diario giró en torno a dos ejes. Por un lado, la capitalidad gastronómica cacereña, que extendió al conjunto de la comunidad autónoma, y por otro, el valor del tiempo, entendido «como cauce, como principio activo y como patrimonio, no como lastre». «Cáceres es una joya –afirmó–, entre otras cosas porque el paso del tiempo se acumula en sus calles, empedrados, templos, museos, palacios y murallas». «El arte, la tradición y la fe descansan particularmente en algo que a mí me gusta definir con la expresión ‘elogio de la lentitud’», reflexionó el director del diario, que cerró su intervención precisamente ensalzando los valores de Cáceres, de la región y de los premiados anoche. «Extremadura, esta fabulosa capital, esta fiesta de la sociedad civil, la nómina de los premiados y los casi 82 años del Diario HOY –concluyó Ángel Ortiz– son elocuentes ejemplos de por qué no deberíamos olvidar la medida humana del tiempo, el reposo, la contemplación, la madurez, es decir, eso que nos convierte en personas y nos diferencia de las máquinas».

Tras él, y antes de que empezaran a desfilar por el escenario del Palacio de Congresos cada uno de los elegidos con su premio bajo el brazo, subió al atril Elena Nevado, alcaldesa de Cáceres. «Los premiados son un ejemplo de amor por su tierra, están ayudando a construir la nueva Extremadura», destacó la alcaldesa. Y en esa línea, la gala de ayer se erigió como una palmada en la espalda a los valores de la región y expuso algunos de los puntales a los que debe agarrarse la comunidad para el futuro.

Espejos para mirarse

Trazó esas líneas de presente y porvenir Elena Nevado, que destacó «la visión de futuro que está abriendo puertas» de Nora de Liechtenstein y «el ejemplo de superación de Fátima Gallardo», que acumula títulos y récords pese a su juventud. Y dedicó la alcaldesa unas líneas especiales a José Pizarro, «que desde mil quinientos kilómetros de distancia, estuvo alentando la candidatura de Cáceres a la capitalidad gastronómica española en el año 2015. «Ni el almirante Nelson habría opuesto resistencia a sus platos», bromeó Nevado, que en la línea de lo que Ángel Ortiz propuso con la capitalidad gastronómica cacereña, extendió a toda la comunidad la ilusión de tener dentro del mapa regional a la Semana Santa de Cáceres, «un orgullo para todos y cada uno de los habitantes de la ciudad y la región y la única fiesta de interés turístico internacional que hay en la comunidad autónoma».

«Un monumento de fe, belleza, emoción y cultura», dijo de ella José Manuel Martín Cisneros, presidente de la Unión de Cofradías Penitenciales. Él fue el último de los galardonados en dirigirse al público que apenas dejó sitios libres en el patio de butacas del Palacio de Congresos. Abrió el turno de discursos de agradecimiento la princesa Nora de Liechtenstein, que tenía el mundo entero a su alcance para desarrollar su visión innovadora pero eligió Extremadura. «La dehesa es un deber y un proyecto común, respetarla es respetar al hombre que debe vivir en ella», reflexionó la princesa, que antes que nada, dejó claro que quería compartir el premio «con todo el equipo de ‘Vivencia Dehesa’», o sea, el proyecto que desarrolla en su finca de Peraleda de la Mata.

Le acompañaban en el acto once personas de ese grupo que le ayuda a sacar adelante su modo de enfocar la labor en el campo. Y a ellos les dedicó el galardón, «casi tan pesado como una encina de verdad», bromeó la princesa. Lo mismo hizo Fátima Gallardo, que se acordó «de todo el equipo técnico» que le ha ayudado a alcanzar el puesto en el que está, y también de «los compañeros, a los que ya conoceréis».

‘Iberian Pork Parade’

vídeo

El artista Gamero Gil pintó el primer cerdo del ' Iberian Pork Parade' que anoche se presentó en la gala de Extremeños de HOY. / BEA CASILLAS

La noche dio para eso, para los apuntes de calado, para las confesiones en voz alta y para la sonrisa. La primera la esbozó más de uno tras cruzar la puerta de cristal y encontrarse a la derecha con un cerdo. Un gorrino pintado de colores. Esa pieza es la imagen del proyecto ‘Iberian Pork Parade’, una iniciativa de HOY que implicará a cuarenta empresas de la región y al mismo número de artistas de la comunidad. Cada una de esas firmas tendrá uno de estos elegantes puercos. Todos serán diferentes, porque en ellos plasmarán su concepción del arte cuarenta artistas de la región. Y lo harán sabiendo que esos cerdos se irán incorporando, a lo largo del próximo año, al paisaje urbano de varias ciudades de la región.

Algo de eso, del cerdo ibérico extremeño, hay en cada creación culinaria de José Pizarro, el hombre que se emocionó anoche, el nuevo Extremeño de HOY al que Goyo González le devolvió su folio doblado. «Te lo doy –le dijo el presentado–, pero si me lo firmas».

directo