Premios extremeños de HOY

'Juego de Islas' en El Berrocal

vídeo

María Lemus posa, ante la 'isla del queso' para uno de los muchos selfis que concedió a lo largo de la noche .

  • El Palacio de Cristal fue un archipiélago de mesas con mucha comunicación

En Plasencia, tienen un palacio de cristal precioso, de arquitectura vanguardista y eficiencia funcional. Se llama Palacio de Cristal y ocupa justo el sitio donde se instalaba, durante la feria de junio, la castiza Caseta del Sombrero. Cerca de las ocho de la noche del jueves pasado, frente al moderno palacio, se estacionaban decenas de coches llegados desde los cuatros puntos cardinales de Extremadura. De ellos, descendían los invitados a la fiesta de los Premios Extremeños de HOY 2016 y, mientras se dirigían a la puerta del recinto, reparaban en la capacidad de convocatoria de un acto que, años tras año, reúne a cientos de extremeños de la política, la cultura, la economía, el periodismo y las instituciones fundamentales de la región.

  • Ambiente en la Gala de Extremeños de HOY 2016 (I)

  • Ambiente en la Gala de Extremeños de HOY 2016 (II)

  • La Gala de los Extremeños de HOY 2016

  • El Photocall en la Gala Extremeños de HOY 2016

Estaban todos: de Vara a Monago, de Miguel Ángel Gallardo a Rosario Cordero, de Cristina Teniente y Cristina Herrera a Isabel Gil Rosiña o Begoña García. Estaba la presidenta de la Asamblea, Blanca Martín, y la líder regional de Ciudadanos, María Victoria Domínguez. No faltaban los alcaldes de Badajoz y Plasencia, pero tampoco el alcalde de Guareña, Abel González, el de Coria, José Manuel García Ballestero, o Rafael Mateos, portavoz del equipo de Gobierno cacereño. Extremadura, en suma, tomaba asiento en el Palacio de Cristal placentino al tiempo que una señora vestida de negro, elegante en la voz y en las maneras, subía al escenario y presentaba el acto: era Isabel Vázquez, conocida, entre otras cosas, por un programa de series de televisión.

  • Ambiente en la Gala de Extremeños de HOY 2016 (I)

  • Ambiente en la Gala de Extremeños de HOY 2016 (II)

  • La Gala de los Extremeños de HOY 2016

  • El Photocall en la Gala Extremeños de HOY 2016

Prometía Isabel una noche de series y, efectivamente, lo que sucedió a partir de aquel momento armaría un guión al que podemos darle ya un nombre: 'Juego de Islas'. Y el primer capítulo de la serie fue audiovisual: un vídeo en el que una quiosquera, un redactor, un anunciante, un suscriptor y una lectora explicaban qué era para ellos HOY. Nos quedamos con la definición dada por el suscriptor, en cuya casa entra este diario desde que tiene uso de razón y que definió HOY como «el pan nuestro de cada día».

Hace siete años, en el teatro Alkázar de Plasencia, Ángel Ortiz pronunció su primer discurso como director de HOY. Fue una intervención larga y brillante en la que explicaba sus propósitos y se explicaba a sí mismo. Era su presentación a la sociedad extremeña y su cuota de protagonismo en aquel acto de 2009 era necesariamente importante. Pero este jueves los protagonistas eran otros. Por eso, confesaba Ángel Ortiz, su discurso fue más breve que en otras ocasiones: «Lo importante hoy era la unidad, estaban todos los agentes fundamentales de la sociedad extremeña. El momento es serio y requiere que los protagonistas seamos todos y luchemos unidos por la región. Eso es lo que había que decir, solo eso». Y lo dijo.

Recordó que el Diario HOY, desde 1933, se escribe para todos los extremeños, independientemente de lo que opinen, voten o piensen, independientemente de su edad y clase social. No dejó de reconocer que los extremeños somos humildes, vivimos en núcleos dispersos y rurales y tenemos pocos escaños en Madrid, pero precisamente por ello, el HOY puede ser, desde su condición de medio de información líder en las dos provincias, en las cuatro ciudades y en todas las comarcas y plataformas analógicas y digitales, el vínculo de unión capaz de señalar las necesidades de la región y ayudar a luchar por conseguir «un tren electrificado digno, infraestructuras de transporte adecuadas, líneas de incentivos empresariales y económicos útiles y sostenibles, más industrias y financiación suficiente para educación, sanidad y servicios sociales». Para conseguir esto, Ángel Ortiz considera que es preciso fomentar unas virtudes que el HOY debe procurar: la honestidad, el rigor, la coherencia, el esfuerzo, la conciencia crítica y el trabajo bien hecho.

Avanzaba con solvencia la noche de series prometida por Isabel Vázquez. El preámbulo del 'Juego de Islas' se desarrollaba con buen ritmo y el protagonista del siguiente capítulo era el alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro, que comparó lo que hace HOY, difundir el nombre de Plasencia y de Extremadura, con lo que hizo Sorolla con su cuadro El Mercado, pintado durante su estancia de tres meses en Plasencia en 1917. El alcalde anfitrión relacionó con habilidad a cada premiado con una efeméride y sorprendió a los espíritus tópicos recordando el «Venceréis, pero no convenceréis» de Unamuno, en el paraninfo de la Universidad de Salamanca el 12 de octubre de 1936 (el Estado Mayor de Franco se había trasladado desde Cáceres la semana anterior), en respuesta al «Muera la inteligencia» pronunciado por Millán Astray minutos antes en el mismo escenario.

Ascendía el clímax capítulo a capítulo y subía al estrado el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, que comenzaba su discurso en plan costumbrista y con anécdota, recordando que venía de Riolobos, de una reunión con tabaqueros, donde tomando café había visto la página digital del HOY en un ordenador, pero lo culminaba conceptual y en la categoría: «Necesitamos buscar puntos de encuentro, cosas en las que ponernos de acuerdo».

Encuentro, acuerdo, dejar el protagonismo a un 'Juego de Islas' unidas en un archipiélago de factores comunes e intereses extremeños colectivos. Ese era el tema de fondo de una noche de series en Plasencia, una ciudad escogida por las productoras de televisión para localizar sus historias, pero también por escritores como Eugenio Fuentes para situar sus novelas. Fue esa una de las confesiones interesantes de la velada y llegó cuando el premiado y reconocido novelista, Extremeño de HOY 2016, se alegró de que desde aquel Palacio de Cristal se pudiera distinguir en perspectiva la Breda de sus novelas, esa ciudad imaginaria, pero tan evocadora y placentina como la Murania de Gonzalo Hidalgo Bayal, otro Extremeño de Hoy.

Pero esto forma parte ya del siguiente capítulo de la noche: la entrega de premios. Juan López Lago desvelaba cómo María Lemus ya decidía siendo muy niña qué ropa se ponía y aclaraba que a María le gustaba y le gusta que digan de ella que es rara, al tiempo que detesta el adjetivo básico. María recibía el premio con una naturalidad naif muy divertida: agradecía con frescura y se rascaba, entre nerviosa y natural, ora la cabeza, ora la espalda, con una mano recubierta de una larga manga y ataviada con una indumentaria (¿traje, vestido?) tan bonita como indescriptible. O sea, rara.

Claudio Mateos, redactor de HOY, antes de entregar el premio a Eugenio Fuentes, recordaba la cantidad de lectores que disfrutan con las novelas del escritor de Montehermoso. Refería que la crítica dice que sus novelas se muestran mucho más complejas en la segunda lectura. Y Fuentes reconocía que no podía escribir sin hablar del mundo que lo rodea. Quizás por eso agradecía que HOY «le abra sus páginas» para que Eugenio publique cada dos domingos sus magníficos artículos. El novelista terminaba su intervención haciendo votos para que Plasencia sea sede de la exposición 'Las edades del hombre'.

El periodista Ángel Sastre proclamaba su doble orgullo de sentirse periodista y sentirse extremeño, una proclama que nacía de una imagen inolvidable: su padre con la bandera de Extremadura en su Seat 600. Su colega de facultad y profesión, Rubén Bonilla, periodista de HOY, le entregó el premio y Ángel Sastre llamó la atención sobre la universalidad de lo local: «Quiero reiterar lo necesario que es que contemos las cosas que pasan, las que ocurren muy lejos de aquí y las de aquí al lado, porque a nuestro alrededor hay muchas historias que contar».

Y allí, en aquel berrocal placentino, justo donde antiguamente se instalaba la Caseta del Sombrero, comenzaba, tras la entrega de premios, una historia que contar: la segunda parte de un sugerente 'Juego de Islas'. Porque bajo la cubierta del Pabellón de Cristal, un espacio amplio estaba dedicado al catering, servido por la empresa San Jorge de Cáceres y con hallazgos ineludibles como la copita de ensalada hurdana con aceite virgen Gata-Hurdes D.O.P., la torrija de tomate, las croquetas de cochinillo, el tiramisú de torta del Casar o los vinos extremeños de bodegas Ruiz Torres de Cañamero.

Ese espacio parecía un archipiélago de islas o mesas redondas alrededor de las cuales se agrupaban los invitados por afinidades electivas, azar o amistad, pero como si las palabras de Ángel Ortiz y de Guillermo Fernández Vara hubieran surtido efecto, había mucho trasiego entres islas, mucha comunicación, mucha búsqueda de puntos de encuentro.

Destacaban, de todas maneras, cuatro islas fundamentales: la Isla del Queso, con una docena de variedades de queso entre boles de mermelada y almendras tostadas; la Isla del Jamón, donde Felipe Gil, a las diez de la noche, ya había cortado a mano cuatro ibéricos de bellota Dehesa de Extremadura; la Isla del PSOE, con consejeras y diputadas alrededor de Vara, y la Isla del PP, con exconsejeros, alcaldes y delegada del Gobierno alrededor de Monago.

Entres las islas del Queso y del Jamón, María José Torrejón, redactora de HOY y bloguera de moda, destacaba con un traje rosa diseñado y cosido por Martina, su madre. Le propuse hacer un crucero por las islas para escoger a los mejor vestidos de la noche. Entre ellos, escogimos a ASO, o sea, Antonio Sánchez Ocaña, responsable de Comunicación de Ciudadanos, con un traje negro de raya diplomática y un foulard de topos. Entre las señoras, singular y definitivo el estilo boho, o sea toque bohemio, de la consejera Isabel Gil Rosiña: cazadora perfecta de cuero negro, coleta recogida, traje negro estampado de caída sutil y botas exquisitas. Y en la indumentaria, también puntos de encuentro: el color negro en los trajes de las señoras y el traje oscuro, camisa clara, corbata discreta entre los caballeros. Por la ropa hacia el acuerdo.