Vara y Monago defienden la acción del Estado y Jaén critica al Gobierno de Rajoy

Para Victoria Domínguez, de Ciudadanos, los jueces están actuando «como debe ser» ante el «golpe a la democracia» de los independentistas

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

En Cataluña hay más de 120.000 extremeños y rara es la familia extremeña que no tiene pariente allí. Por este motivo, al propio interés por lo que pueda ocurrir a partir del 1 de octubre en una comunidad autónoma española, se le une el vínculo emocional de lo que significa Cataluña para Extremadura y viceversa. Bajo esta doble perspectiva los partidos políticos extremeños analizan lo que está ocurriendo en ese territorio. PSOE, PP y Ciudadanos respaldan la actuación que está ofreciendo el Estado ante la deriva independentista, actuación que estiman moderada y ajustada a ley. Mientras, Podemos Extremadura considera también ilegal el referéndum del 1-O pero focaliza su discurso en criticar al Gobierno «irresponsable y autoritario» de Rajoy.

El presidente de la Junta y líder de los socialistas extremeños, Guillermo Fernández Vara, enfatizó a HOY su «apoyo absoluto y sin fisuras a los jueces y tribunales, así como a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado». Vara agrega que las medidas que han adoptado hasta ahora, entre ellas la detención de doce altos cargos de la Generalitat, son forzadas por cómo han respondido los gobernantes catalanes a las disposiciones, entre otros órganos, del Tribunal Constitucional.

Jueces y cuerpos y fuerzas de seguridad «se han visto obligados a actuar para restituir y recuperar la legalidad en Cataluña», incide Vara, quien traslada también un mensaje en medio de este escenario de conflicto. «Los pueblos de Extremadura y de Cataluña comparten algo que nunca se podrá olvidar. Son cientos de miles de seres humanos», relata.

José Antonio Monago, presidente del PP extremeño, se siente preocupado también por «la fractura» que se puede producir entre familias extremeñas-catalanas. Monago añade que «el Estado de Derecho está funcionando y no está sobreactuando, que es importante para que no tuvieran coartada los independentistas» pero resalta que en los últimos días «se ha confirmado que de la desobediencia inicial del Gobierno catalán se ha pasado a otros delitos como malversación de caudales públicos o prevaricación y ante esos hechos han actuado los jueces».

El líder del PP regional añade que «ahora es imposible negociar» con la Generalitat. «¿Negociar qué? No se puede cuando están actuando con hechos consumados. Si lo hiciéramos estaríamos también transmitiendo un mensaje futuro hacia otros territorios de que con desobediencia y prevaricación hacia el Estado este es débil», termina.

Álvaro Jaén, secretario general de Podemos Extremadura, admite que el referéndum convocado no es legal (la formación morada quiere uno pactado) y también lo califica como una torpeza, pero matiza: «Su convocatoria en absoluto puede conllevar las medidas que está desarrollando el Gobierno del PP. Los problemas políticos, y en Cataluña hay uno, se resuelven por vías políticas, no con medidas judiciales y represivas». Agrega Jaén que «el estado de excepcionalidad se ha instalado. No podemos permitir que un gobierno corrupto como el de Rajoy acabe con derechos civiles y democráticos. Hay una urgencia democrática que es expulsar al PP del Gobierno».

Por último, Victoria Domínguez, portavoz regional de Ciudadanos, estima que «ante un golpe a la democracia el Estado de Derecho tiene que actuar. Son ellos (Puigdemont, Junqueras, la CUP) los que han suspendido el autogobierno en Cataluña, no el Gobierno al ponerse por encima de la legalidad».

La conculcación de leyes, de la Constitución y del Estatuto de Autonomía, agrega, han originado detenciones por orden del juez. «Es lo que se tiene que hacer», sentencia. Ciudadanos, finaliza Domínguez, apoya al Gobierno «sin fisuras».

Fotos

Vídeos