«Los trenes afectados por incidencias en Extremadura han disminuido el 91% desde julio»

Juan Alfaro en la sede de la Presidencia de Renfe en Madrid. /VIRGINIA CARRASCO
Juan Alfaro en la sede de la Presidencia de Renfe en Madrid. / VIRGINIA CARRASCO

Juan Alfaro Grande, presidente de Renfe, entiende la protesta por un tren digno pero destaca la reducción en el número de incidencias

Juan Soriano
JUAN SORIANO

En el despacho de Juan Alfaro en la sede de Renfe en Madrid hay un mapa con las líneas ferroviarias del país en el que se aprecia a simple vista el vacío en Extremadura en materia de alta velocidad. Ocupado por cuestiones como la puesta en servicio de la línea de Medina a La Meca, en Arabia Saudí, también tiene tiempo para recibir a HOY y hablar del tren en la región.

–El tren de Extremadura a Madrid tiene una avería cada once horas, según una denuncia del PSOE extremeño. ¿Qué le parece esa afirmación?

–Esa afirmación me parece que es un pelín antigua. Ahora mismo el tren que une Madrid con Extremadura tiene averías, pero el número está reduciéndose significativamente. Esto no quiere decir, en absoluto, que estemos satisfechos con cómo funciona el tren entre Madrid y Extremadura. Pero, como es conocido, sabido y reconocido por todos, y especialmente en esta etapa con el ministro de Fomento, el presidente de Adif y yo mismo, creemos que la situación es francamente mejorable. Tanto en la parte de la infraestructura como en la operación de los trenes. Y estamos en ello. No ha habido un momento en los últimos 30 o 40 años en los que haya habido mayor inversión en tema ferroviario en Extremadura, pero es necesario que pasen unos determinados plazos para que podamos poner en valor todo lo que ahora mismo se está haciendo.

–¿Entiende el acto de protesta convocado para el 18 de noviembre en Madrid?

–Sí. Entiendo que los extremeños reivindiquen un tren mejor que el que tienen ahora mismo y unas infraestructuras mejores. Creo que es comprensible esa reivindicación. Pero creo que no se puede olvidar que está acompañada de una serie de actuaciones y de hechos reales por parte del Ministerio de Fomento y de las empresas públicas relacionadas con el transporte ferroviario que se están llevando ya a cabo. Creo que las dos cosas van de la mano.

–¿Cómo explica los 43 incidentes sufridos en la línea Madrid-Badajoz este verano? ¿Falta de mantenimiento o mala suerte?

–Hay un cúmulo de circunstancias. La fiabilidad y la disponibilidad de los trenes es mejorable. De hecho, a partir de este verano hemos puesto en marcha un plan de choque que ha mejorado mucho las cifras de las incidencias que han tenido los trenes. Además, las incidencias en una línea como la que une Madrid y Extremadura tienen un efecto multiplicador muy importante. Me refiero a que estamos hablando de vía única y de cantones muy largos, es decir, de espacios muy largos en los que los trenes no se pueden cruzar. Cuando hay un incidente provoca incidentes en otros trenes en los que no ha habido un problema real, pero que tienen que pararse o retrasarse porque hay otro vehículo ocupando la vía. Por tanto, los que vienen detrás y los que vienen de frente sufren retrasos. Eso tiene un efecto multiplicador en la apreciación del viajero.

–¿Se ha reducido el número de incidentes en los últimos meses?

–En julio hubo un pico de incidencias, sobre todo con problemas en el material, que hizo que 71 trenes tuvieran demoras de más de 30 minutos, afectando a 1.077 viajeros. En agosto pusimos en marcha un plan de choque con una serie de medidas que trasladé de primera mano en mi visita a la consejera de Medio Ambiente y Rural en septiembre. Básicamente, medidas en el material, revisiones, cambios en el sistema de comunicación interna, cambios de indicadores, en el cableado, revisión de motores, diagnosis preventiva... Y hemos pasado de 71 trenes afectados en julio a trece en septiembre y seis en octubre, y de 1.077 viajeros afectados en julio a 666 en septiembre y 222 en octubre. Es decir, los trenes afectados han disminuido un 91% y los viajeros afectados un 79%. Sigue habiendo incidencias y sigue habiendo viajeros afectados. La situación es mejorable, pero está dentro de unos parámetros razonables, que a lo largo de este verano no lo han sido. Desde luego, estamos satisfechos de las medidas.

–¿Mejorará ese mantenimiento el nuevo taller en Badajoz?

–Sin lugar a dudas. Este plan de choque al que me he referido es a corto plazo, pero hay otro a medio plazo, que es el taller de Badajoz. Ahora mismo todos los trenes que recorren la línea Madrid-Extremadura se mantienen en Cerro Negro, cerca de Madrid. Cualquier tipo de actuación supone que el tren tenga que volver a Cerro Negro, que no haya una diagnosis de lo que está sucediendo, una serie de actuaciones que se podían hacer… Hemos identificado como una de las áreas de mejora claras que haya una base de mantenimiento en Badajoz. Y ya estamos trabajando en ello. Básicamente consiste en la construcción del taller para atender a dos composiciones, con un foso de 110 metros, con todo lo necesario para hacer un mantenimiento dentro de la línea y poder incrementar los ratios de disponibilidad y fiabilidad de los trenes.

Más información

–¿Cuándo será una realidad?

–En 2019, como anunciamos a la consejera en septiembre. Prevemos que esté a finales del primer semestre de 2019.

Nuevos trenes

–Hace poco se ha anunciado que Renfe prevé invertir 1.500 millones en nuevos trenes de Cercanías y Media Distancia. ¿Llegará alguno a Extremadura?

–Probablemente haya alguno, pero el plan de material en el que estamos trabajando está vinculado a una serie de cuestiones, entre otras cosas a la declaración de obligaciones de servicio público del Consejo de Ministros. Estamos trabajando en un plan para renovar parte de la flota de los trenes que ahora están prestando estas obligaciones de servicio, y sin duda alguno de los trenes que se compren prestarán servicio en Extremadura, como en el resto de las comunidades autónomas.

–¿Cómo explica que Extremadura sea la única región sin servicio de larga distancia, que permite trenes más cómodos y fiables?

–Esa pregunta es difícil de contestar hoy. Hasta hace siete años Extremadura tenía un servicio de larga distancia. No puedo explicar cuál es el motivo por el que se quitó, pero puedo explicar que lo vamos a poner, porque creemos que Extremadura necesita este servicio. A lo largo del primer trimestre de 2018 vamos a empezar a prestar un servicio de larga distancia con un Talgo. Habrá un tren diario de Badajoz a Madrid por la mañana y de Madrid a Badajoz por la tarde, algo que va a incrementar la comodidad de los usuarios y que va a llevar aparejado todo lo que supone entrar en servicios de larga distancia de Renfe. Tiene clase preferente, audio, vídeo, cafetería… Son comodidades para un trayecto largo. Pero también otra cosa muy importante, la posibilidad de acceder a las tarifas dinámicas. Los precios son distintos a las tarifas de las obligaciones de servicio público, aunque todavía no los tenemos, pero con independencia de eso en la comercialización de larga distancia se aplican una serie de descuentos que pueden llegar incluso al 70%, dependiendo del plazo de anticipación con el que se adquiere el billete.

–¿Se trabaja en ofertas concretas?

–Todavía es pronto para anunciarlo, pero desde luego las tendremos.

–En cuanto al estado de otras líneas, ¿cómo explica que el viaje en tren de Mérida a Sevilla tarde el doble que por carretera?

–Pues de la misma manera que el viaje en tren de Mérida a Madrid es también casi el doble que por carretera. Estamos hablando de una línea en vía única, con cantones muy largos, sin electrificar, con una serie de limitaciones de velocidad… Eso hace que el trayecto sea mucho más largo de lo que parece razonable para cualquier servicio ferroviario.

–¿Qué piensa del desmantelamiento definitivo de las vías al norte de Plasencia, sin uso desde hace más de 30 años? ¿Se renuncia a la recuperación de la Ruta de la Plata Gijón-Sevilla?

–Creo que no es un tema de renuncia. En el momento actual, la conexión hacia el norte de esa línea no está encima de la mesa. Como bien dice, hace mucho tiempo que se desmanteló la vía de Plasencia hacia el norte.

–En cuanto a las conexiones con Ciudad Real, ¿pueden ser una alternativa al viaje a Madrid por Plasencia y Navalmoral de la Mata?

–Es una pregunta más de infraestructuras, en función de cómo vaya evolucionando la línea Badajoz-Puertollano. Ahora mismo, desde Renfe no estamos planteando la opción de conectar Madrid y Badajoz por Ciudad Real, y estamos apostando por hacerlo por Cáceres. Y ahí se está trabajando desde el punto de vista de las infraestructuras.

Tren de altas prestaciones

–En dos años está comprometido un tren de altas prestaciones en la región. ¿Ya trabaja Renfe en la revisión de sus servicios?

–Todavía es muy pronto para empezar a trabajar en eso. Seguro que en su momento habrá una revisión de servicios en función de cómo sean esas infraestructuras, sin lugar a dudas que la habrá, pero acabo de decir que todavía no se ha aprobado la obligación de servicio público para 2018, imagínese plantearse ahora el año 2019 o 2020.

–¿Se aprovecharán estas obras para implantar nuevas relaciones entre Badajoz y Plasencia?

–Sin lugar a dudas, ese será uno de los servicios ferroviarios una vez que la infraestructura esté terminada, los servicios en la comunidad.

–¿Cree que la conexión con Portugal pueden beneficiar a Extremadura y a los servicios de Renfe?

–El hecho de que desde Badajoz se pueda conectar con Portugal mejorará la conectividad de toda la línea, pero eso depende del gobierno portugués. Cuando eso ocurra, habrá que replantearse cuáles son las conexiones y los servicios.

Fotos

Vídeos