Dos de cada tres pasos a nivel del tren extremeño no tienen barreras

Paso a nivel en Calamonte, en el que murió un joven de 27 años en un accidente ocurrido en enero. :: hoy/
Paso a nivel en Calamonte, en el que murió un joven de 27 años en un accidente ocurrido en enero. :: hoy

La red ferroviaria regional conserva 257 puntos de riesgo de este tipo y entre ellos hay varios que han registrado accidentes en los últimos años

Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

La red ferroviaria extremeña conserva 257 pasos a nivel, de los que 169 –o sea, dos de cada tres– no tienen barreras. Además, la mayoría están en el nivel mínimo de seguridad, según figura en la respuesta que el Gobierno central le dio a una pregunta formulada por los diputados socialistas extremeños en el Congreso (Pilar Lucio, Ignacio Sánchez Amor, César Ramos y Marisol Pérez).

Esa contestación incluye un listado con cada uno de los pasos a nivel que hay en la región, y también un breve texto aclaratorio. En él se explica que en los últimos cinco años, en la comunidad autónoma se han eliminado 23 de estos peligrosos puntos en los que el trazado del tren se cruza con una vía para vehículos. A ese ritmo, la región necesitaría 56 años para que desaparecieran todos.

De los 257, el 65 por ciento son del tipo A, esto es, disponen de señalización vertical. Hay diez en un escalón superior en cuanto a seguridad, pues disponen de «instalación automática de protección y señalización luminosa y acústica», según la definición que figura en la respuesta del Gobierno. Y hay 21 de la clase C, o sea, «con instalación automática de protección, que podrá ser semibarreras enclavadas, semibarreras automáticas o la combinación de ambas». Hay, además, dos del tipo F, que son aquellos «pasos peatonales que pueden tener señalización luminosa peatonal si están en zona urbana o en una estación, no siendo el caso de los dos existentes en Extremadura», precisa el texto oficial. Esos dos citados están en el término municipal de Cáceres, en la línea Mérida-Valencia de Alcántara. Por último, hay 57 de la clase P, o sea, particulares, «que deben estar dotados de una cadena o cancela que impida el cruce, excepto cuando el titular precise pasar».

Según este documento, en los últimos cinco años ha habido en la región siete accidentes en pasos a nivel. Uno de ellos fue el registrado el pasado 22 de enero, cuando un tren procedente de Huelva arrolló a un vehículo en el término municipal de Calamonte. El conductor del vehículo, de 27 años, murió.

Los cuatro de Calamonte

Ese paso a nivel en el que se produjo el atropello fatal es uno de los cuatro que hay en esa localidad pacense. En el texto de respuesta a la pregunta del PSOE se recoge que «Adif (Administrador de Infraestructuras de Renfe) redactó los proyectos constructivos de supresión de estos cuatro pasos a nivel con motivo de su encomienda por parte del Ministerio de Fomento dentro del plan de seguridad en pasos a nivel para el periodo 2005-2012». «Los cuatro –continúa–, conforme a los datos estadísticos y técnicos que figuran en el inventario oficial de pasos a nivel de Adif, cuentan con las medidas de seguridad que les corresponden». Por último, indica también que solo uno de los cuatro es relevante desde el punto de vista del tráfico que soporta, y que por tanto, «su eventual supresión deberá planificarse dentro de la programación de actuaciones existentes en función de la disponibilidad presupuestaria». «La posible supresión –concluye la respuesta gubernamental– debería ser objeto de un convenio entre el Ayuntamiento de Calamonte, titular del camino, y Adif, compartiendo el coste de la solución». Por último, aclara que «no hay actuaciones previstas en la actualidad para la supresión de los pasos a nivel existentes en Calamonte, ni para el cambio de las clases de protección».

En los últimos cinco años se han eliminado 23, a un ritmo que no llega a cinco por ejercicio

Al margen de ese siniestro que se cobró una vida, ha habido otros en lo que va de año. Unos ocurridos en Extremadura y otros en comunidades limítrofes pero con trenes de líneas que pasan por la región. El pasado 28 de junio, un tren que iba de Madrid a Cáceres con 85 pasajeros descarriló en Carmena (Toledo) al chocar contra un tractor. Y el 3 de marzo, un hombre falleció después de que un ferrocarril de la línea Madrid-Badajoz arrollara al camión que conducía, en un paso a nivel en Calzada de Oropesa (Toledo). En octubre del año 2015, un anciano murió tras ser atropellado el vehículo en el que viajaba por un tren a la altura de Villagarcía de la Torre (Badajoz). Y en junio del año 2014, cinco personas resultaron heridas en el accidente que sufrió el ferrocarril Badajoz-Alcázar de San Juan en las proximidades de un paso a nivel situado entre las localidades de Daimiel y Azuer (Ciudad Real).

Pero el siniestro más grave de los últimos años fue el del 6 de septiembre del año 2010 en Carmonita. El choque entre un tren procedente de Cáceres y un camión de las obras del AVE dejó dos muertos: el conductor del vehículo, de 25 años, y una joven de 19. También resultaron heridos ocho pasajeros, el maquinista y un interventor.

Fotos

Vídeos