Tomalia refinancia su deuda y los socios ponen 3,7 millones para ampliar capital

Un trabajador en las instalaciones de Tomalia. :: hoy/
Un trabajador en las instalaciones de Tomalia. :: hoy

La cooperativa, que tiene socios de las Vegas Altas y Bajas del Guadiana, firma un acuerdo con diez entidades financieras

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Uno de los grandes procesadores de tomate de Extremadura consigue superar una complicada situación. La cooperativa Tomalia, con sede en Santa Amalia y que agrupa a unos 230 agricultores de diversas cooperativas y sociedades de las Vegas Altas y Bajas del Guadiana, logra el apoyo económico de los bancos y de los propios agricultores para refinanciar su deuda y acometer una ampliación de capital. De esta forma obtiene liquidez para continuar con su actividad y para asumir unas pérdidas de 4,5 millones de las que no había constancia y se descubrieron el año pasado.

Tomalia es, junto a Tomates del Guadiana y Pronat, una de las tres cooperativas-industrias de tomates que quedan en la región. Las otras industrias que transforman en Extremadura son ya de titularidad privada. Tomalia es una cooperativa de ulterior grado, esto es, en ella participa una cooperativa de segundo grado. Es el grupo Acorex, que tiene el 16,5% de participación.

Su mayor accionista es la cooperativa Amalia de Sajonia, de Santa Amalia, con cerca del 53%. Además están la cooperativa Aldea del Conde, de Talavera la Real; San Miguel, de Vivares; San Juan, de Alonso de Ojeda; Horniguel, de Valdehornillos y la Agrícola de Medellín (que sigue aunque ha pedido formalmente la baja). Igualmente son socios la SAT La Torre, Explotaciones Parejo Barrado, Explotaciones Agrícolas Lavado Pérez y Explotaciones Nubisa.

El pasado 27 de diciembre logró firmar un acuerdo de refinanciación con diez entidades bancarias. Ese ha sido el mecanismo diseñado para sortear una compleja situación antes de verse empujada a un posible preconcurso de acreedores. El acuerdo de refinanciación es de 25 millones, pero puede ampliarse hasta los 29,5. Permite la inyección necesaria para hacer frente a una deuda a largo plazo que se sitúa en 13 millones. El resto de la refinanciación es para el circulante (el dinero que se necesita para una campaña normal) y saldar esas pérdidas de 4,5 millones que han aflorado.

«El acuerdo de significación significa que la banca apoya el proyecto de Tomalia y significa también que los agricultores siguen confiando en Tomalia como su industria-cooperativa porque así lo han trasladado validando el acuerdo y poniendo 3,7 millones para ampliar el capital social», explica a HOY Francisco Javier Béjar, director gerente de la cooperativa. Béjar accedió a esa responsabilidad en abril pasado.

Creada en 2003, Tomalia es uno de los principales actores del sector tomatero extremeño. Su facturación la última campaña ascendió a 22 millones de euros. La capacidad de procesado es de más de 4.700 toneladas de tomate fresco al día. Su capacidad de procesado por campaña es de algo más de 200 millones de kilos. En el año 2016 sus instalaciones fueron ampliadas para las diferentes líneas de transformación de la planta.

Esas líneas se dirigen a la obtención de concentrados, salsas de pizzas, passatas (una especie de puré), zumo y dados de tomate en formato aséptico, así como a la elaboración de conservas y salsas de este producto en latas y tarros de cristal. Su línea de troceado o cubitado de tomate es una de las más grandes líneas automatizadas de Europa, con una capacidad de producción de 16.000 kilos de producto terminado por hora. «Tomalia forma parte del futuro de Extremadura porque el futuro de la región pasa por la agricultura y sectores en el que somos líderes como el del tomate», concluye Béjar.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos