Tenorio eleva a veinte los expedientes de sanción abiertos a trabajadores

Vehículos de Ambulancias Tenorio prestando servicio. :: HOY/
Vehículos de Ambulancias Tenorio prestando servicio. :: HOY

Asegura que el boicot realizado por algunos empleados está detrás de las múltiples incidencias con las que arrancó el transporte sanitario

ANA B. HERNÁNDEZ

Ambulancias Tenorio cumple hoy quince días al frente del servicio de transporte sanitario en la región. Un tiempo en el que las múltiples incidencias que marcaron el inicio se han ido corrigiendo. De hecho, los contratiempos que hoy sufren los usuarios son mínimos y no van más allá de pequeños retrasos en su mayor parte.

Más información

Sin embargo, esas incidencias, de momento, han supuesto la apertura de expedientes sancionadores a una veintena de trabajadores de Ambulancias Tenorio. Porque los importantes desajustes que han marcado el comienzo del servicio a cargo de la nueva adjudicataria motivaron que muchos pacientes se quedaran sin consulta o tratamiento, generaron incertidumbre y desasosiego entre la población, decenas de reclamaciones ante el SES y multiplicaron las críticas a la administración por poner en manos de Ambulancias Tenorio un servicio crucial que durante las tres últimas décadas ha venido prestando en la región un consorcio formado por siete empresas extremeñas.

«El servicio ha comenzado a funcionar cuando determinados empleados del centro coordinador han dejado de trabajar», afirma Javier Sánchez, director de operaciones de Ambulancias Tenorio.

Se refiere a los once que ahora están en su casa y son objeto de un expediente sancionador, que concluirá antes de que finalice este mes y que determinará su responsabilidad en el inicio caótico del nuevo servicio. De la misma forma que la investigación enmarcada en los expedientes sancionadores abiertos a nueve conductores, de la zona norte cacereña, señalarán si tuvieron culpa o no en las múltiples incidencias registradas en este área.

Las conclusiones de los expedientes señalarán a su vez el camino a seguir por los servicios jurídicos de Ambulancias Tenorio con respecto a los veinte empleados que tienen un expediente abierto, así como a otros posibles a los que les llegue la apertura. Porque Ambulancias Tenorio está analizando qué motivos provocaron las incidencias que se produjeron en otras zonas de la región, más allá del norte cacereño. De ahí que la empresa no descarte abrir nuevos expedientes sancionadores.

«El motivo fundamental de los problemas que hemos tenido ha sido el boicot que se nos ha hecho desde dentro», reitera Javier Sánchez. Quiere dejar muy claro que el hecho de que el transporte haya recuperado la normalidad, «y que ahora trabajemos para mejorar la calidad», se debe también a sus empleados, a la inmensa mayoría de ellos. No en vano, la adjudicataria tiene 930 empleados y son solo veinte los expedientados hasta la fecha. «Por lo tanto está clarísimo que son muchos más los que están trabajando duro para sacar esto adelante», declara el director de operaciones de Ambulancias Tenorio.

Además de la supuesta dejadez de funciones por parte de los once empleados del centro coordinador y nueve conductores, la adjudicataria también señala que las incidencias se multiplicaron en los primeros días por el intento de bloqueo de la centralita, que se colapsó, y las averías «provocadas» que han sufrido al menos una decena de ambulancias de los 135 vehículos con los que la empresa está llevando a cabo de media el servicio.

«El sistema está preparado para atender unas 3.000 llamadas diarias, como establece el pliego de condiciones, y ha habido días que hemos rondado las 10.000; llamadas falsas que estamos investigando», señala Javier Sánchez.

Respecto a las averías de las ambulancias, «también estamos esperando un informe, porque las ha habido provocadas, como pone de manifiesto que nos hayamos encontrado con los cables cortados de las baterías, por ejemplo».

Por eso el responsable de operaciones de Ambulancias Tenorio habla de «competencia desleal» y sobre el terreno. «Algo que, claramente, no esperábamos».

Desde el otro lado

Señala que «no prever esta situación ha sido culpa nuestra» y, por tanto, otra de las causas que han contribuido a las incidencias iniciales, junto con «una distribución de coches que no fue acertada», reconoce Sánchez. «Quizás se destinaron muchos a la zona de Navalmoral y desatendimos otras como Sierra de Gata».

En cualquier caso, como muchos de los usuarios que han sufrido esas incidencias, garantiza que los desajustes ya están resueltos y que la normalidad empieza a consolidarse en el transporte sanitario extremeño de cara a lo más importante, que son los pacientes. Aunque los conflictos laborales que el traspaso ha generado sigan adelante. Porque si la empresa ha expedientado a una veintena de empleados, el sindicato independiente de trabajadores de ambulancias de Extremadura en defensa del sector (SITAEdS) ha planteado un conflicto colectivo para reclamar que se cumpla el convenio. «No se está haciendo y, además, no se puede expedientar a conductores que no habían empezado a trabajar, a personal del centro coordinador que estaba haciendo 14 horas, hay que dar una solución a los están sin funciones y hay que terminar la subrogación, entre otras muchas cosas», señala José Carlos Rubio, secretario de organización de SITAEdS.

La negociación precisa para resolver el conflicto colectivo debería haber empezado ya. Pero la primera reunión se ha suspendido dos veces «por motivos de agenda de la empresa y los sindicatos UGT y CC OO; esperamos que acudan a la nueva cita fijada para el 22», zanja José Carlos Rubio.

Fotos

Vídeos