El SES suma los primeros ocho médicos eméritos que podrán trabajar hasta los 72 años

El SES suma los primeros ocho médicos eméritos que podrán trabajar hasta los 72 años

Permite a 43 facultativos, de los 149 que lo han solicitado, continuar en el servicio activo tras cumplir los 65 años

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

El Servicio Extremeño de Salud (SES) tiene ya ocho médicos eméritos, profesionales que podrán continuar trabajando hasta los 72 años. Están en las áreas de salud de Badajoz, Mérida y Don Benito-Villanueva y pertenecen a las especialidades de Medicina Interna, de Familia, Intensiva, Neurología,Pediatría, Cardiología y Reumatología.

Fue en julio de 2017 cuando se publicó en el DOE el procedimiento para acceder a la condición de personal emérito del SES. En este casi primer año en vigor de la nueva figura, son nueve las solicitudes que ha recibido el SES y ocho los que han sido nombrados como personal emérito. «Uno de los profesionales que realizó la solicitud no aportó la documentación que acreditara que cumplía los requisitos necesarios , por lo que no se concedió», señala la Consejería de Sanidad.

Estos ocho profesionales hasta el momento, los médicos eméritos del SES, realizan labores de asesoramiento, formación e investigación en las especialidades a las que pertenecen, pero no continúan en la asistencia sanitaria a los pacientes.

Un emérito es aquella persona que después de haberse retirado del cargo que ocupaba disfruta de beneficios derivados de una profesión como reconocimiento a sus buenos servicios. De hecho, tal como recoge la resolución del SES con la que se pone en marcha la figura en Extremadura, va destinada solo para el personal estatutario fijo que sea licenciado sanitario y que tenga una trayectoria profesional especialmente meritoria en la asistencia, en la docencia o en la investigación sanitaria y que se encontrara prestando servicios, en el momento de su jubilación. Se trata, de hecho, de una figura recogida en el Plan de ordenación de recursos humanos del SES, el documento que regula la estructura del personal sanitario para el periodo 2015-2019, y que se decidió desarrollar el pasado año siguiendo así los pasos del ámbito docente, en el que ya existe desde hace años. Con el objetivo de que la formación y experiencia de los eméritos pueda continuar al servicio de los jóvenes profesionales, en particular, y de la sociedad, en general, una vez se han jubilado. La labor como emérito no está remunerada y es compatible con la jubilación en el SES.

CASIMIRO MORENO
Respaldo a los nuevos MIR en el Infanta Cristina

82 residentes que han terminado su formación MIR en la región recibieron ayer un reconocimiento en el Hospital Infanta Cristina. Un acto en el que el presidente de la Junta abogó por la necesidad de buscar entre todos soluciones para que los profesionales que acaban «no tengan contratos precarios».

La normativa referente a la jubilación que recoge el Plan de Ordenación del SES es, precisamente, la que se podría modificar antes de 2019, para evitar que los médicos tengan que dejar de trabajar a los 65 años y así poder contar con otra herramienta más para hacer frente a la carencia de especialistas que tiene la región. La regulación sobre la jubilación sanitaria que finalmente se acordó en 2016, y que está en vigor desde septiembre de ese año, establece que hay que dejar de trabajar de forma obligatoria a los 65 años y que sólo por necesidades asistenciales se puede autorizar la prolongación en el servicio activo hasta los 67. Es decir, «solo se puede autorizar a aquellos profesionales pertenecientes a categorías o especialidades en las que sea difícil la cobertura de la plaza por la escasez de personal disponible en esa categoría o especialidad, o por las especiales características de formación o experiencia que requiera el desempeño de la misma», recuerda el SES.

Por eso, desde que entró en vigor la regulación específica a la jubilación en septiembre de 2016, la Consejería de Sanidad está rechazando de forma mayoritaria las solicitudes de facultativos que piden continuar trabajando más allá de los 65 años.

Sanidad no descarta volver a plantear la necesidad de ampliar la edad de jubilación

Según los datos facilitados por el SES, desde el 1 de septiembre de 2016 hasta este mes de mayo, han sido 149 los profesionales que han solicitado la prolongación en el servicio activo y se ha autorizado sólo a 43 de ellos, «por ser en los que se daban los requisitos establecidos en el Plan de Ordenación», aclara.

Sin embargo, Sanidad señala también que, aunque el plan tiene establecida una vigencia hasta el 31 de diciembre de 2019, «ello no es óbice para que, ante la proyección de jubilaciones a medio plazo, se tenga que volver a analizar si hay que adaptar la medida porque la realidad futura sea distinta a la del momento de su adopción». Y todo hace indicar que así será. «La previsión de jubilaciones en los próximos cinco años la tenemos fundamentalmente en los facultativos y el cálculo que se baraja es que en ese período se jubilarán unos 600 médicos de familia», recuerda la Consejería de Sanidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos