La sorpresa del Catastro

Recibos de cuatro años enviados a un contribuyente tras la regularización catastral realizada en el municipio de La Morera. :: hoy/
Recibos de cuatro años enviados a un contribuyente tras la regularización catastral realizada en el municipio de La Morera. :: hoy

Solo queda pendiente de realizar la regularización en 33 municipios, entre ellos Mérida, y afecta a los recibos de varios impuestos, no solo el IBI Hacienda ha puesto al día el cobro del IBI y otros impuestos de más de 136.000 inmuebles en la región

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Pagar por un cuarto de baño nuevo, por una ampliación de una nave de aperos, por una piscina o por un nuevo techo de una edificación, sea rústica o urbana. Por cualquiera de esos aspectos que no hayan sido declarados, la Gerencia de Catastro inició en 2013 un procedimiento de regularización a punto de culminarse en Extremadura. Solo quedan 33 municipios de los 388 extremeños pendientes de concluirse ese procedimiento de regularización catastral que, en más de un caso, está conllevando sorpresas a los contribuyentes.

Los últimos datos que tiene Catastro sobre el procedimiento de revisión son hasta septiembre pasado. Entonces ya se había terminado en 349 municipios. Entre las dos provincias se habían regularizados 136.077 inmuebles entre urbanos y rústicos (80.337 en territorio pacense, 55.740 en el cacereño).

LOS DATOS

6,3%
ha subido de media el recibo del IBI en la provincia de Cáceres y un 4,4% en la pacense
60
euros es la tasa por cada uno de los inmuebles regularizados que debe ser abonada por el contribuyente

En localidades que han concluido el proceso se han recibido un aluvión de recibos. Cantidades a pagar por hasta cuatro años de IBI rústico y urbano y otros impuestos. Un hecho que acarrea tener que hacer frente a importantes desembolsos.

Miajadas, Valencia de Alcántara o Malpartida de Cáceres, pendientes aún de regularización

Se pueden abonar esos recibos en un periodo de hasta cuatro años para el caso de ciudadanos de la provincia de Badajoz y tres en los de Cáceres. A eso se suma que cada contribuyente debe abonar 60 euros de tasa por cada inmueble regularizado. Es cobrada directamente por la Agencia Tributaria.

«Es normal que la gente pueda estar un poco sorprendida pero son cosas que no dependen de los ayuntamientos. Otra cosa es que luego desde los municipios se pueda reducir el impacto de lo que hay que pagar por la contribución, como se conoce aquí, reduciendo los tipos impositivos», relata Juan José Amo, alcalde de La Morera (730 vecinos, comarca de Zafra).

Incremento medio

La regularización catastral es un procedimiento iniciado de oficio por la Gerencia del Catastro, dependiente del Ministerio de Hacienda. Se empezó a desarrollar en 2013 tras aprobarse en los últimos días de 2012.

Con ello se ha buscado incluir las ampliaciones, reformas u obras nuevas que debían haber sido declaradas en el momento de su finalización pero no se hicieron. Se ha actualizado el catastro y, como es evidente, las administraciones han aumentado sus ingresos por distintos impuestos, no solo el IBI, sino también por el de Sucesiones, Plusvalías o Transmisiones Patrimoniales.

Catastro no ha ofrecido a este diario lo recaudado con esta regularización en Extremadura. El sindicato Gestha (Técnicos del Ministerio de Hacienda) calcula en un 2% los ingresos anuales del IBI provenientes de la recaudación extraordinaria del Gobierno en este asunto.

En cambio, sí aporta datos la Gerencia sobre lo que ha supuesto de crecimiento medio del recibo del IBI esa regularización. Hasta septiembre, el aumento medio del recibo del padrón del IBI era de un 4,48% en los municipios terminados de la provincia de Badajoz y en los de Cáceres se situó en un 6,38%.

La regularización ha provocado que una vivienda aumente su valor catastral, en algunos casos de forma muy evidente. Como en Almendralejo, donde los valores de los inmuebles se han incrementado un 42,50%, indicó el PSOE almendralejense en agosto pasado.

«Supongo que los alcaldes que han podido, por la situación económica de los ayuntamientos o por decisión propia, habrán bajado los tipos del IBI para que no tengan que pagar más los ciudadanos. Eso sí, eso supone menos ingresos», explica Amo.

La actualización catastral permite a la Administración requerir el pago al ciudadano solamente de aquellos ejercicios no prescritos por ley (los cuatro últimos años), «aún cuando la fecha de finalización de la alteración regularizada hubiese sido anterior», informa el Organismo Autónomo de Recaudación (OAR) de la Diputación de Badajoz.

Tasa para una empresa

La actualización catastral se ha ido realizando por fases desde 2013. El último grupo de municipios extremeños regularizados han sido de 64, 34 de la provincia de Cáceres, 30 de la pacense. Ese listado se publicó en una resolución aparecida el 16 de febrero de 2016 en el BOE.

A excepción de Mérida, cuya regularización está en tramitación y que se ha iniciado más tarde porque en la capital extremeña se hizo revisión catastral reciente, en 2015, en todas las localidades del territorio provincial pacense ya se ha culminado esa regularización. En esta última tanda se ha incluido a dos de los municipos más poblados de la provincia de Badajoz como Almendralejo o Zafra.

En cambio, en territorio cacereño, el proceso va más lento. A lo largo de este 2018, en verano, debe finalizar en 32 poblaciones. Entre las más populosas aparecen Miajadas Valencia de Alcántara, Malpartida de Cáceres o Losar de la Vera.

Para evitar que el contribuyente tengan que hacer frente al pago de una vez, el OAR pacense concede un aplazamiento sin intereses hasta 48 meses para su pago. En Cáceres el plazo es de 36 meses.

El procedimiento de regularización catastral se inicia de oficio por la Administración. Debe ser comunicado a los interesados, que disponen de quince días para formular las alegaciones que estimen convenientes. Junto a las cantidades asignadas hay que pagar una tasa de 60 euros.

Se trata de un abono impuesto por el Ministerio de Hacienda y se trata de una tasa de inscripción catastral que debe pagar el contribuyente por los trabajos de regularizar su inmueble. Es el coste que entiende el Ministerio que supone el trabajo de la empresa que regulariza el inmueble. «Hay que tener en cuenta que el contribuyente tiene la obligación de comunicar el alta o reforma de sus inmuebles y, en caso contrario, el Catastro lo hace de oficio y cobra la tasa», se concluye desde el OAR de Badajoz.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos