SONDEO DE INTENCIÓN DE VOTO EN EXTREMADURA

El PSOE ganaría las elecciones pero necesitaría a Podemos o Ciudadanos para gobernar

El PSOE ganaría las elecciones pero necesitaría a Podemos o Ciudadanos para gobernar

El PP sufre una fuerte caída que beneficia especialmente a Ciudadanos, que podría ser clave con hasta diez escaños

Juan Soriano
JUAN SORIANO

El PSOE volvería a ganar de celebrarse hoy elecciones autonómicas en Extremadura. Así lo refleja una encuesta realizada la semana pasada para HOY por Sigma Dos. Guillermo Fernández Vara revalidaría de esa forma la victoria obtenida en los comicios de 2015, aunque con un ligero retroceso en votos. También bajaría Podemos, pero la mayor caída correspondería al PP. El gran beneficiado sería Ciudadanos, que podría llegar a convertirse en la fuerza decisiva en la Asamblea de Extremadura.

Más información

La encuesta concede a los socialistas un 40,2% de intención de voto, un resultado ligeramente inferior al obtenido en 2015. Entonces consiguió 30 de los 65 parlamentarios de la Asamblea, con lo que se quedó a tres de la mayoría absoluta. Ahora podría repetir la misma representación, pero la distribución del voto actual también le podría llevar a perder dos escaños.

La segunda fuerza en Extremadura seguiría siendo el PP, aunque a más distancia del PSOE. En 2015 el partido liderado por José Antonio Monago logró el 37,5% del voto, lo que se tradujo en 28 diputados, a dos de Fernández Vara. Sigma Dos estima que ahora conseguiría el 32,8% de las papeletas, lo que supondría 22 o 23 parlamentarios.

La caída de los dos partidos mayoritarios, especialmente acentuada en el caso de los populares, sería aprovechada por Ciudadanos, que se convertiría en la tercera fuerza en la comunidad y podría obtener la llave del gobierno. La formación de Albert Rivera recibió en 2015 el 4,4% del voto autonómico y sólo obtuvo un representante gracias a que en Cáceres superó la barrera del 5%. Ahora multiplicaría por tres ese resultado, hasta el 14,7%, con lo que podría llegar a nueve o diez escaños en la Asamblea.

Podemos sufriría una ligera bajada, del 8,1% obtenido en los comicios de 2015 al 7,1% que le otorga la encuesta de HOY. Pero esto supondría un gran retroceso y pasar de seis a cuatro diputados.

Podemos sufriría un ligero retroceso que le llevaría a perder dos representantes en Cáceres

Pese a ello, la formación liderada por Álvaro Jaén podría mantenerse como clave para la gobernabilidad de la región, siempre y cuando el PSOE lograra más de 29 representantes. De lo contrario, la llave para la investidura y la aprobación de las principales leyes estaría en manos de Ciudadanos, que con sus nueve o diez diputados daría a los socialistas una posición holgada. Incluso podría plantearse el pacto con el PP, siempre que ambos lograran el mejor resultado que les concede la encuesta, 23 escaños para los populares y diez para la formación naranja. En ese caso, sumarían los 33 necesarios para la mayoría absoluta.

PSOE en las dos provincias

Por provincias, el PSOE vencería en los dos territorios. Sin embargo, en Badajoz sufriría un retroceso de más de cuatro puntos. Eso supondría caer de 18 escaños a 15 o 16. Algo que se compensaría con la victoria en Cáceres, donde se quedó en las últimas elecciones autonómicas a dos décimas del PP. Ahora obtendría incluso mejor resultado en votos que en la provincia pacense, lo que le reportaría de 13 a 14 parlamentarios.

El PP caería tanto en Badajoz como en Cáceres. En el primer caso, pasaría de 15 a 12 o 13 representantes. El retroceso en intención de voto sería mayor en la provincia cacereña, pero el impacto en escaños no sería tan acusado, ya que tiene menos peso en el mapa autonómico (29 diputados cacereños por 36 pacenses). De los 13 que tiene ahora se quedaría con diez.

Ciudadanos logró en 2015 su único representante por Cáceres al rebasar por poco la barrera del 5%. Ahora obtendría cuatro o cinco parlamentarios. En Badajoz superaría con creces el mínimo exigido y sumaría cinco escaños.

Por último, la caída de Podemos se circunscribe a la provincia de Cáceres, donde perdería más de la tercera parte de los apoyos obtenidos en 2015. Esto implicaría perder dos de sus tres diputados. Por el contrario, subiría en Badajoz, aunque sólo seis décimas, lo que simplemente le permitiría mantener sus tres representantes actuales.

Los socialistas obtendrían la victoria tanto en la provincia cacereña como en la pacense

Tanto en los datos autonómicos como por provincias destaca la caída de otros partidos minoritarios que no lograron representación, como Izquierda Unida y Extremeños. En 2015 sumaron el 7,9% de los votos en la región (en Cáceres llegaron al 8,3%), pero ahora se quedarían en el 5,2%. Esto introduce una incógnita sobre el efecto que podrían tener ciertas coaliciones, como la integración en una misma lista de Podemos e IU. La formación izquierdista, que llegó a tener tres diputados en la pasada legislatura, contribuiría a mejorar el resultado. Pero no de forma tan notable como lo hubiera supuesto hace tres años.

Asimismo, destaca el mantenimiento del bipartidismo en la región. Frente al retroceso en el panorama nacional, en el que las últimas encuestas sitúan a Ciudadanos a las puertas de ser el partido con más apoyos, en Extremadura socialistas y populares mantendrían el 73% de los votos.

Tendencia que se consolida

Los políticos suelen decir que los sondeos son sólo el resultado de una foto fija en un momento determinado y que la única encuesta que vale es la que tiene lugar en las urnas. Pero si se comparan estos resultados con el trabajo realizado por Sigma Dos para HOY el pasado año se pueden sacar varias conclusiones.

La encuesta llevada a cabo en marzo de 2017 ya reflejaba una ligera caída del PSOE, pero se mantenía como primera fuerza en la región. Ahora obtendría prácticamente el mismo resultado e incluso lo mejoraría en una décima. Por su parte, el PP casi calcaba el pasado año el apoyo recibido en 2015, el 37%, pero perdía de uno a dos escaños. Ahora se acentúa esa bajada y el retroceso podría llegar a seis parlamentarios.

Podemos, tercera fuerza en la Asamblea, se mantenía como tal en la encuesta de 2017 e incluso subía en intención de voto. Pero eso sólo le servía para confirmar sus seis diputados. Ahora bajaría ligeramente y perdería dos escaños.

La conclusión más evidente es el continuado ascenso de Ciudadanos. El sondeo del pasado año ya le daba una subida de más de tres puntos, con lo que pasaría de uno a cuatro o cinco diputados. El trabajo de Sigma Dos le concede ahora diez puntos más que en los comicios autonómicos de 2015, con lo que podría multiplicar por diez su representación.

Por provincias los datos son más dispares, especialmente para los dos grandes partidos. El sondeo de 2017 mostraba para PP y PSOE un retroceso en Badajoz, que ahora se acentúa. Pero en Cáceres el sondeo otorgaba a los socialistas un retroceso de más de dos puntos y ahora crecerían tres. Los populares, al contrario, mejoraban sus datos de 2015, pero ahora caerían más de seis puntos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos