Solo una de las tres cámaras que detectan conductores sin cinturón funciona por ahora

Una cámara que detecta a los que no usan cinturón. :: hoy

La DGT incrementará este tipo de dispositivos porque el 28% de los fallecidos este verano eran conductores de turismo sin esta protección

NATALIA REIGADAS BADAJOZ.

Llevar el cinturón de seguridad reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente de tráfico. La DGT lleva años repitiendo este dato para concienciar a los conductores, pero las estadísticas muestran que continúa siendo una asignatura pendiente. Ante esto los responsables de Tráfico anunciaron en septiembre que incrementarán el número de radares capaces de detectar a los que no llevan este dispositivo de seguridad. En Extremadura, por el momento, solo hay una cámara de este tipo en funcionamiento en la provincia de Badajoz, pero pronto se sumarán dos más en Cáceres.

La primera cámara de este tipo se instaló en la N-630, cerca de Torrefresneda, en el segundo trimestre de 2016. Tras unas semanas de prueba, comenzó a sancionar y en los últimos meses de 2016 impuso 31 sanciones. Este dispositivo continúa funcionando y cuando finalice 2017 se sabrá cuántas multas impone a lo largo de un año.

DÓNDE ESTÁN

En Badajoz en el punto kilométrico 84,5, pasada la salida a Torrefresneda y Santa Amalia, en sentido descendente
Funciona desde el año pasado y en 2016 impuso 31 sanciones en sus primeros meses en funcionamiento.
En Cáceres, en el kilómetro 186,9 entre Almaraz y Navalmoral de la Mata en sentido descendente
Aún no funciona.
En Cáceres, en el kilómetro 480,3 en sentido creciente cerca de la salida a Malpartida de Plasencia
Aún no funciona.

La Ley de Seguridad Vial establece que conducir sin el cinturón de seguridad, ya sea el conductor o los pasajeros, supone una infracción grave, por lo que la sanción económica es de 200 euros y además puede suponer la retirada de 3 puntos del carné.

En Extremadura hay otras dos cámaras colocadas, pero aún no están multando. Ambas se encuentran en la provincia de Cáceres y según indica su Delegación Provincial de Tráfico están instaladas, pero aún no han entrado en funcionamiento. Por el momento no hay fecha para que comiencen a sancionar.

Los dos radares cacereños están en autovías. Una de ellas se encuentra en la A-5, en el kilómetros 186, entre Almaraz y Navalmoral de la Mata. La segunda se encuentra en la A-66, cerca de Malpartida de Plasencia.

En cuanto a su funcionamiento, estas cámaras son capaces de captar 50 imágenes por segundo y cuentan con un programa que permite comprobar automáticamente si los ocupantes usan el cinturón. En ocasiones también pueden servir para detectar si el conductor está hablando por el móvil. Además del programa informático, la utilización del cinturón se comprueba a mano en las imágenes y solo entonces se tramita la multa.

En concreto las fotografías realizas por estos radades son enviadas al servicio de Gestión de Tráfico en Madrid. Allí realizan una comprobación informática y otra personal. Las pruebas realizadas han demostrado, según informó la DGT, que un porcentaje de las imágenes se descartan si el uso del cinturón no está claro. Solo cuando pueden comprobar que no se usa cinturón, se tramita la multa. Al infractor le llegará una notificación por escrito que incluirá una fotografía a modo de prueba.

Si se cumple el último anuncio de la DGT, a las tres cámaras actuales que hay en Extremadura podrían sumarse más en la región en los próximos meses. En concreto Tráfico prevé poner en marcha 50 cámaras en este 2017 y, luego, progresivamente, ir incorporando 200 más en el país, por lo que pronto este tipo de radares estarán muy extendidos.

También se intensifican los mensajes del uso de este dispositivo de seguridad en los paneles ubicados en las carreteras, en emisoras de radio y en las redes sociales con el fin de recordar la importancia de su utilización que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es uno de los inventos que más vidas ha salvado.

Las estadísticas

En España, el 28% de los fallecidos en accidente de tráfico durante el último verano eran ocupantes de turismo que no hacían uso del cinturón de seguridad, según muestran las estadísticas de la Dirección General de Tráfico. Este porcentaje es similar al de fallecidos sin dispositivo de retención durante todo el año pasado, 190 de los 823 muertos en turismo o furgoneta.

La DGT también insiste en su campaña en que no solo es necesario que el conductor lleve el cinturón de seguridad sino también los pasajeros. En ocasiones, apuntan desde Tráfico, no se da importancia al uso de este dispositivo de seguridad en los asientos traseros, sin embargo, añaden, reduce el riesgo de muerte y de lesiones graves para todos los ocupantes del vehículo.

En este mismo sentido la DGT insiste en la importancia del uso del casco para los motoristas y de los sistemas de retención infantil dentro de los coches. Para vigilar el uso se estos últimos también hay en marcha una campaña.

Fotos

Vídeos