El AVE no es solo para ricos

Hay billetes más baratos para viajar a Zaragoza en AVE que a Cáceres

J. R. ALONSO DE LA TORRE CÁCERES.

Uno de los tópicos que circulan por Extremadura sobre la alta velocidad ferroviaria es que los billetes son muy caros y que el AVE es un tren solo para ricos. Se nota que aquí cogemos poco el tren y no controlamos sus precios, y es lógico por su oferta tan deplorable, pero no es cierto que el AVE o el Altaria, convoyes que circulan por vía doble electrificada a gran velocidad, sean trenes para ricos.

Cualquier usuario del tren sabe que lo caro realmente es viajar de aquí a Madrid porque desde la capital, los trenes de alta velocidad tienen ofertas magníficas no solo para dentro de mes y medio, sino para mañana mismo.

Cuando vivía en Galicia, compré mi vivienda frente a la estación de ferrocarril pues allí era un medio de transporte magnifico ya hace años, cuando los trenes tardaban 50 minutos en llegar desde donde yo vivía, Vilagarcía de Arousa, hasta Santiago de Compostela. El viaje a Pontevedra duraba media hora. Ahora, se llega a Santiago en alta velocidad en 20 minutos y a Pontevedra, en 10 minutos. El precio, sin embargo, no ha cambiado: 4 euros ir a Santiago si es billete de ida y vuelta.

Los trenes veloces gallegos van repletos de estudiantes y de trabajadores con bonotrén, que ya no viven en la capital, sino que gracias a estos trenes y a estos precios, permanecen en sus localidades natales y se trasladan cómodamente porque una de las ventajas de la alta velocidad no es solo el ahorro de tiempo, sino también que ese tiempo se puede aprovechar leyendo, estudiando o trabajando en el ordenador porque los trenes se deslizan sin bamboleo ninguno. Recuerdo que entre Ourense y Santiago llegué a pensar que el tren estaba detenido en un túnel hasta que salimos de él, volvió la claridad y circulaba vertiginosamente.

Pero claro, la comparación gallega no vale porque las distancias son cortas y hasta podríamos pensar que siendo de allí Rajoy y los exministros de Fomento Ana Pastor y José Blanco, los precios podrían ser «políticos». Comparemos, pues con trayectos semejantes al Madrid-Cáceres como Madrid-Zaragoza y Madrid-Albacete, en los tres casos, distancias de alrededor de 300 kilómetros, algo más, algo menos.

Si queremos un billete para mañana martes de Madrid a Cáceres, nos costará bien 27,60 euros, el primero de las ocho de la mañana o el último de las 18.27 horas, bien 32,95 euros los de las 10.18 o de las 16.23 horas y tardan alrededor de cuatro horas. Imaginemos ahora que mañana viajamos en alta velocidad de Madrid a Albacete. El viaje durará dos horas y encontraremos billetes más baratos que a Cáceres: 31,50 si vamos en AVE o entre 17,50 euros y 21 euros los más baratos en Altaria.

Comparemos con Zaragoza. AVE, altísima velocidad, hora y cuarto de viaje y, aunque el precio predominante es 55 euros, podremos coger billetes por 43, 34 o por 20,95 euros. Aplíquenles descuentos de ida y vuelta, tarjeta dorada, bonos, etcétera y no parece un tren para ricos o, cuando menos, es para viajeros tan ricos como lo son los trenes extremeños de hoy.

Aunque cuando la comparación ya es tremenda y la exageración simplista del AVE para ricos deja de sostenerse es cuando intentamos comprar billetes para dentro de un mes: el tres de noviembre. Buscamos viajes de Madrid a Cáceres en R-598, a Zaragoza en AVE o a Albacete en AVE y Altaria. Los billetes a Cáceres mantienen el precio y no hay oferta mientras no llegue el Talgo, es decir, 27,60 euros el primer y último tren del día y 32,95 los de media mañana y media tarde.

Sin embargo, de Madrid a Zaragoza se pueden conseguir en cinco convoyes precios más baratos que a Cáceres (25 euros) o semejantes (29-34). Y si fuéramos a Albacete, tendríamos billetes en Altaria a 17,50 y en AVE a 31,50. Y en todos los casos, son horarios competitivos, nada de las seis de la mañana o la una de la madrugada. Como ven, el AVE no es un tren para ricos, sino el tren que necesitamos.

Temas

Talgo, Ave

Fotos

Vídeos