Los sindicatos piden más peso para la experiencia en la oferta extraordinaria de oposiciones

Los sindicatos piden más peso para la experiencia en la oferta extraordinaria de oposiciones

Exigen a la Junta criterios homogéneos para los opositores de Administración General, Sanidad y Educación

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

«El objetivo es que todos los empleados públicos accedan a un puesto de trabajo en las mismas condiciones; por eso reclamamos criterios homogéneos en los tres sectores», resume Guillermo Barroso, de CC OO.

Esos criterios se refieren a lo que vale en un proceso selectivo la nota de oposición y los méritos que se valoran en la de concurso. El real decreto que publicará el Gobierno central para las próximas oposiciones docentes supone un cambio en esos criterios porque eleva en los mismos el peso de los méritos, de tal modo que la nota de oposición será ahora un 60% del total y los méritos, la experiencia profesional y la formación fundamentalmente, el 40% restante.

Este porcentaje es diferente en los procesos de la Administración General de la Junta y en los del Servicio Extremeño de Salud (SES), y el motivo por el que las centrales sindicales reclaman al Gobierno de Guillermo Fernández Vara que haga los cambios normativos oportunos para que en los tres sectores, de cara a las oposiciones protagonizadas por la oferta extraordinaria aprobada por Madrid para la estabilización del empleo público, tengan la misma relación entre nota de oposición y méritos.

«Se trata de igualar la relación de Educación, que los otros dos sectores tengan también un 60-40», señala Felipe Bachiller, de UGT, a diferencia del 70-30 que ha marcado hasta la fecha los procesos selectivos en sanidad y, con un menor peso aún de la experiencia, los de Administración General.

«Por eso es preciso que el decreto de los procesos selectivos del SES se modifique cuanto antes», urge Bachiller. Porque Sanidad ha optado por sumar las plazas de la convocatoria ordinaria de septiembre con más de la mitad de las 2.409 de la oferta extraordinaria en nueve categorías. «Éstas deberían regirse por el 60-40 porque será la relación que rija las siguientes ofertas de empleo extraordinarias y no puede ser que los opositores que concurran ahora no lo hagan en las mismas condiciones que lo harán en el futuro, tratándose de la misma oferta extraordinaria», dijo en referencia a las plazas extras que restan y que se sumarán en un nuevo proceso a las ofertas ordinarias de 2018 y 2019.

Es el motivo por el que CSIF rechaza, como ya lo ha hecho el sindicato de enfermería Satse, la acumulación de plazas en los próximos exámenes del SES.

«Si quería una única convocatoria debería haberse esperado a tener la extraordinaria y lanzar una sola, pero ahora con la ordinaria ya cerrada, no tiene sentido la acumulación», explica Benito Román. «Es un sinsentido porque deja al proceso en una inseguridad jurídica total, puesto que la acumulación puede ser impugnada y, sumada al proceso judicial ya abierto por no querer valorar la experiencia en la sanidad privada, es un perjuicio para miles de opositores», añade.

A juicio de CSIF, «no puede ser que por no hacer bien las cosas el proceso se inicie con inseguridad jurídica y los opositores no accedan en igualdad de condiciones, porque si no se cambia el decreto la relación en los próximos exámenes del SES será de 70-30 como hasta ahora, y no del 60-40 como en el resto de procesos selectivos para la estabilización del empleo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos