CSIF y UGT piden que los docentes de Religión hagan otras tareas en los centros

Protesta de docentes de Religión en 2016, cuando se planteó por primera vez la reducción. :: /HOY
Protesta de docentes de Religión en 2016, cuando se planteó por primera vez la reducción. :: / HOY

CCOO rechaza la medida y apuesta por una escuela pública

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

La polémica en torno al nuevo currículum de ESO y Bachillerato que ha elaborado la Consejería de Educación, y que supone una reducción de horas de Religión de cara al próximo curso, continúa de la misma forma que lo hace la tramitación del decreto para que pueda ser aplicado a partir de septiembre. Por eso, tras su paso por la sectorial de Educación la pasada semana, este lunes se vio en la Mesa General de Función Pública. Y aquí CSIF y UGT se posicionaron a favor de los trabajadores, en este caso de los docentes de Religión que podrían perder su empleo o ver notablemente mermado su sueldo si la reducción horaria propuesta entra finalmente en vigor.

«Hay que buscar alternativas a la situación en que se encontrarán estos trabajadores», declaró María Ángeles Rodríguez, de UGT. «Debemos establecer la fórmula precisa para que estos docentes puedan subsistir, y entendemos que puede pasar por que desempeñen otras funciones que, sin perjudicar a nadie, permitan que continúen con su carga horaria», agregó.

Más información

«Hay muchas tareas en los centros educativos por hacer, algunas ya se hacen de forma gratuita y otras no se llevan a cabo; los docentes de Religión pueden ocuparse de las actividades culturales o de proyectos en favor de la educación en valores y la convivencia, por ejemplo», ahondó Mercedes Barrado, de CSIF.

Desde su punto de vista, es posible que estos docentes realicen otras tareas en los institutos. «Y estos trabajos no tienen que suponer un enfrentamiento con nadie; no hay pugna, porque hay trabajo para todos».

No obstante, esta central mantiene que las alternativas para paliar la carga horaria deben llegar si el nuevo currículum se aplica. «Pero nuestra primera petición es que no se haga, que se mantenga el horario tal cual está este curso, al menos hasta que el Supremo responda al último recurso presentado», aclaró Mercedes Barrado.

UGT insistió en la necesidad de que «se regule la situación de los docentes de Religión, por tanto su sistema de acceso a los puestos de trabajo, para evitar que continúe la incertidumbre respecto a su futuro», explicó Rodríguez.

Por su parte, Comisiones Obreras rechaza que se le den otras funciones a los docentes de Religión. El sindicato reitera su apuesta por la escuela gratuita, pública y laica y, por tanto, quiere que esta asignatura se saque de las aulas.

La central, por eso, está en contra,a diferencia de UGT y CSIF y de lo manifestado ayer por la Asociación de Docentes de Religión de los Centros Públicos de Extremadura, de que se negocien otras tareas en los centros educativos para quienes imparten esa materia, vayan a perder o no horario y sueldo el próximo curso. Mantiene que esas tareas corresponden al personal docente y que los que dan Religión no lo son, puesto que su sistema de acceso a la escuela es diferente.

La protesta amarilla

Cabe recordar que este curso la materia se imparte una hora a la semana en primero de la ESO, dos horas en segundo y una más en tercero y cuarto. En Bachillerato cuenta con dos horas semanales en primero y una en segundo. Un horario que la Consejería de Educación decidió en cumplimiento de las sentencias del TSJEx que obligaban a ello.

Pero como no estaba conforme con las mismas, recurrió los fallos ante el Supremo y el alto tribunal ha establecido que Religión se tiene que ofertar en segundo de Bachillerato, pero no la carga horaria que la asignatura debe tener desde primero de la ESO. Por este motivo, Educación ha decidido que solo tenga una hora a la semana desde primero de la ESO hasta segundo de Bachillerato, por lo que elimina una de las dos horas de segundo de Secundaria y una de las dos horas de primero de Bachillerato.

Los docentes protestarán en los actos en los que estén Vara, Gutiérrez y Rodríguez de la Cruz

En definitiva, vuelve al horario aprobado en el decreto de 2016 y que ya motivó las protestas en la calle de los docentes de Religión entonces, ataviados con camisetas amarillas. Movilizaciones que cesaron cuando el TSJEx les dio la razón y Educación ejecutó los fallos, los que están en vigor este curso.

Según la Asociación de Docentes de Religión de Centros Públicos de Extremadura, en la región hay aproximadamente 460 maestros y profesores que imparten la materia. De ellos 170 lo hacen en ESO y Bachillerato, las etapas afectadas por el nuevo horario propuesto, y la reducción de horas planteada conllevaría la eliminación de medio centenar de empleos. Especialmente de aquellos docentes que cuentan hasta ahora con pocas horas. Para el resto, supondría una reducción de las horas de enseñanza y, por eso, una reducción también de sus sueldos. Porque éstos cobran en función de las horas que imparten.

Ante esta situación, la asociación extremeña reclama a Educación que no continúe con el nuevo currículum y que dialogue con ellos en busca de una solución consensuada. Mientras, las camisetas amarillas regresan a la calle y su presencia se notará en los actos en los que estén el presidente, la consejera de Educación y el secretario general. Al mismo tiempo que se sigue adelante con la tramitación del nuevo currículum. Este martes pasará por la Permanente del Consejo Escolar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos