Sanidad y Educación piden la misma flexibilidad horaria dada a la Junta

Imagen de archivo de una profesora impartiendo clase en un centro educativo. :: / HOY

Los dos sectores suman alrededor de 30.000 empleados públicos y los sindicatos critican que se les haya dejado fuera del pacto por las 35 horas

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

El presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, anunció a finales de junio en el debate sobre el estado de la región el inicio del proceso para recuperar las 35 horas semanales en la Administración autonómica. Para ello, primero se pediría al Gobierno la devolución de las competencias sobre organización de horarios y en caso de que no hubiera respuesta favorable, como así ha sido, también anunció una negociación con los sindicatos para aplicar un plan de flexibilización.

Este plan ya está pactado y, en líneas generales, supone que aunque en el cómputo general se mantenga la jornada laboral de 37 horas y media a la semana, en la práctica se puede acudir al puesto de trabajo 35 horas y cumplir el resto con acciones formativas.

Sin embargo, este acuerdo para flexibilizar los horarios solo afecta a los empleados de la Administración general. Por tanto, solo a una parte de los empleados públicos de la Junta. Porque los de Educación y Sanidad, que suman en torno a 30.000 trabajadores, se han quedado fuera.

«La negociación colectiva en la Mesa General de Función Pública se ha roto. Porque no se ha cumplido el compromiso, solo se ha negociado para una parte de los empleados públicos y los de Sanidad y Educación han sido excluidos; esto no puede ser», declara Francisca Gómez, de CC OO.

Esta central exige que se restituya lo acordado y que se establezcan medidas de flexibilización para el conjunto de empleados de la Junta. «Y si la restitución no se lleva a cabo, que la negociación en los dos sectores que restan empiece ya», añade Francisca Gómez.

En la misma línea, UGT, CSIF y Simex exigen la flexibilidad horaria para los trabajadores sanitarios. «Somos todos empleados públicos y queremos las mismas condiciones para todos», resume María José Rodríguez Villalón, del sindicato médico.

«Si hay 35 horas efectivas para unos, las tiene que haber para todos; así que tenemos que negociar, y ya se está tardando, cómo mitigar las 37,5 horas en Sanidad», defiende también Emilia Montero. CSIF reclama al SES una propuesta sobre la mesa en el menor tiempo posible.

UGT cree que las medidas acordadas en Administración general se pueden llevar al SES. «35 horas efectivas y el resto como formación, porque es un complemento retribuido, hasta completar las 37,5 horas de jornada semanal».

Esta central considera que la negociación que se va a emprender sobre jornadas, permisos, licencias y vacaciones –que comenzará en Atención Primaria y después seguirá en Especializada– «es el ámbito en el que debemos enmarcar la negociación de las 35 horas». Según Felipe Bachiller, la Junta de Extremadura se ha comprometido a presentar en breve una propuesta para abrir la negociación y UGT reclama criterios uniformes en el conjunto del SES y evitar así que cada centro trabaje a su arbitrio.

Satse es la única central sanitaria que no cree pertinente negociación alguna sobre la aplicación de las 35 horas «hasta que legalmente no sean establecidas por el Gobierno central; entonces sí será la hora de aplicar la jornada y de recuperar los puestos de trabajo perdidos con las 37,5», valoró Damián Cumbres.

En todas las etapas

También en el sector docente se exige la negociación para sus trabajadores. «Entendemos que será en este último trimestre del año, según se ha comprometido la administración, y que debe ir ligada a la vuelta a las 18 horas lectivas en las enseñanzas medias», señala Alfredo Aranda, de PIDE.

También CSIF, en línea con lo que lleva reclamando en los últimos años, deja claro que «no podemos consentir que los docentes se queden atrás» en la negociación sobre la flexibilidad horaria ya pactada para los empleados de la Administración general. «La semana pasada es la última que hemos reclamado la vuelta a las 18 horas lectivas para los profesores, que se puede vincular a la vuelta a las 35, del mismo modo que las horas lectivas para los maestros se pueden reducir a 23 porque en uno y otro caso hay horas complementarias que claramente pueden considerarse lectivas», detalló Mercedes Barrado.

ANPE pide que la propuesta para la flexibilización a 35 horas sea de aplicación para todos los funcionarios docentes y en todas las etapas y enseñanzas.

Fotos

Vídeos