Más riesgo en la carretera por el tráfico agrícola

Tráfico denso en un tramo de la N-430 el pasado jueves. :: j. m. romero/
Tráfico denso en un tramo de la N-430 el pasado jueves. :: j. m. romero

En las carreteras pacenses como la N-430 o la N-432 los camiones que transportan tomates o frutas complican la circulación en estas vías saturadas de vehículos

M. ÁNGELES MORCILLO

Miguel Ángel Barroso y su compañero llevan todo el verano al sol. Se les nota en el moreno de la cara y en lo curtido que tienen el resto del cuerpo. Pero no al sol de la playa. El lorenzo de agosto les coge bien en Extremadura cuando, a diario, colocan la carga en su camión de grandes dimensiones para transportarla a la localidad pacense de Santa Amalia. Miguel Ángel es camionero de profesión desde hace más de 20 años. Ahora trabaja para Carlos V. Está en plena campaña del tomate, que para las Vegas del Guadiana supone una de las principales fuentes de riqueza. Es el cuarto año que participa en ella.

Más información

El jueves a mediodía, Miguel Ángel ajustaba bien las redes para que los tomates que iba a transportar no se cayeran al suelo. La carga que lleva es pesada. Unas 40 toneladas en un camión de más de 12 metros de largo. Tiene que asegurarla bien para evitar que se derrame el producto por la N-430, la carretera que une Badajoz con Ciudad Real y que pasa por varias localidades pacenses, entre ellas la citada Santa Amalia. La finca de donde sale Miguel Ángel cargado de tomates está situada entre esta localidad pacense y Torrefresneda. A la entrada de la misma existe un puente elevado que, además de ser utilizado por peatones para salvar la carretera, sirve de soporte para una pancarta con un mensaje reivindicativo.

u490 denuncias en 2015.
u376 denuncias en 2016.
u74 denuncias por exceso de peso (2016).
u65 denuncias por el mal estado de los neumáticos (2016).
u63 denuncias por vertidos de líquidos (2016).
u5 siniestros el pasado año relacionados con caída de carga, reventón de neumático, velocidad inadecuada, vuelco y daños en la banda de rodadura.
Infracciones más frecuentes
uVertido o pérdida de líquido.
uEstado de neumáticos.
uDisposición de la carga.
uExceso de peso en las tolvas.
Medidas de prevención
uRevisión de cubetas lonas y redes.

'Por el desdoblamiento de la N-430. No más muertes en nuestra carretera!! Arreglos urgentes ya!!', se puede leer en ella. Esto da pistas de que en esta carretera pasa algo. Y algo muy grave. Tanto como que en los últimos 10 años han perdido la vida un total de 40 personas en algunos de los 260 accidentes de tráfico registrados, según datos de la plataforma ciudadana que lucha por su desdoblamiento.

Los camioneros piden más comprensión a los demás conductores para hacer sus maniobras Miguel Ángel Barroso Camionero «Un camión con 40 toneladas de peso circulando por esta vía es una caja de bombas»

Esta es una vía que está pidiendo a gritos ser desdoblada y transformada en autovía para mejorar su seguridad vial. Porque es nacional, o lo que es lo mismo, carretera que depende del Estado y llega hasta Ciudad Real. Una vía por donde pasan al día miles de vehículos, la mayoría camiones y vehículos pesados.

Miguel Ángel no lo pide a gritos. Pero sí deja claro su deseo de que se haga algo en esta carretera cuanto antes. Él sabe bien lo que es conducir por esta vía. Asegura que «es muy peligrosa» y que ya es hora de que la arreglen y la conviertan en autovía. «Eso nos quitaría un montón de trabajo y, sobre todo, disgustos. Es rara la semana en la que no hay algún accidente o, peor incluso, muertos».

Gracias a la providencia, Miguel Ángel no ha tenido ningún percance. Pero conoce a colegas de profesión y otros vecinos que sí que han sufrido algún tipo de accidente en esta vía. «Llevar por esta carretera un camión de estas características, con más de 40 toneladas de peso, es una caja de bombas. Mucho más si la carretera no está en condiciones para el trabajo que desempeñamos», lamenta.

Tantas horas pasa Miguel Ángel en el camión que ha vivido circunstancias de todo tipo. Dice que algunos conductores son civilizados. Pero que normalmente no lo son. «La mayoría de ellos no nos facilitan las maniobras tan dificultosas que nos vemos obligados a hacer para salir de los caminos, donde asegurarnos la mercancía, e incorporarnos a esta carretera que es tan estrecha y llena de tráfico», lamenta. Añade que, con tanto peso, también les es difícil en poco tiempo coger la velocidad a la que va el resto de los vehículos.

Miguel Ángel confiesa que le parece correcta la campaña de la vigilancia y control de la Guardia Civil para que la campaña del tomate se desarrolle con la máxima seguridad en carreteras como la N-430, pero también critica «el abuso que algunas veces se produce por parte de estos para recaudar dinero». «Me parece muy bien que a las personas que no cumplen con las medidas de seguridad estipuladas se les multe. Por ejemplo, por la pérdida del líquido del tomate, que es muy peligroso. Este fluido funciona como aceite y afecta al agarre de las ruedas a la calzada», indica. Por suerte, a Miguel Ángel no le han puesto todavía ninguna multa por alguna infracción cometida durante la campaña del tomate que, según dice, suelen ser muy elevadas.

Miguel Ángel dice que también utiliza mucho esta vía cuando va de vacaciones a la zona de Valencia. «Raro es que no adelantes a 300 o 400 camiones por la zona que no es autovía. Es horrible hasta llegar a Ciudad Real, donde ya puedes coger la autovía».

Mezcla explosiva

Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil son los que se encargan de poner un poco de orden en las carreteras extremeñas. Sobre todo los días que se produce la mezcla explosiva entre alguna de las fases de la operación salida o retorno de las vacaciones de verano con los constantes viajes de los camiones que transportan, sobre todo en verano, tomates o frutas.

Desde que están en marcha las campañas de información y control en este sentido se registra un menor número de incidencias en las carreteras. La prueba está en los datos del pasado año, a la espera de conocer un balance de la campaña de 2017. Según información de la Delegación del Gobierno, las denuncias en el pasado verano con respecto a años anteriores se redujeron de forma considerable.

En esto tienen mucho que ver las campañas de concienciación e información puestas en marcha por la Delegación del Gobierno, que quieren lograr una mayor seguridad vial en las carreteras de la región.

En concreto, según los datos, el año pasado se impusieron, por parte de la Guardia Civil, 376 denuncias a vehículos que realizaban el transporte de tomate en la provincia de Badajoz. De estas, 74 se interpusieron por exceso de peso, 65 por el mal estado de los neumáticos o 63 por vertido de líquidos, entre otras irregularidades. Además, el año pasado se produjeron cinco accidentes en la comunidad por estas circunstancias. Sin embargo, el verano anterior, el del año 2015, el total de las denuncias ascendió a 490. Es decir, en 2016 se redujo el número de infracciones denunciadas en un 23,2% con respecto a 2015.

Además, el año pasado no se produjeron inmovilizaciones de vehículos por incidencias graves aunque sí se produjeron cinco siniestros, todos ellos en el mes de septiembre, provocados por una caída de carga, un reventón de neumático, velocidad inadecuada, vuelco y daños de banda de rodadura.

El tomate es uno de los cultivos más importantes de la comunidad. La mayor parte de las empresas transformadoras (tomateras) se encuentran en las Vegas del Guadiana (zona de Badajoz capital y Don Benito-Villanueva de la Serena), por lo que es en la provincia pacense donde se toman las principales medidas de prevención en este sentido.

La previsión media de transportes de tomate, según datos aportados por la Delegación del Gobierno, es de aproximadamente 2.000 cada día y se esperan unos 100.000 movimientos a lo largo de toda la campaña, que comenzó en julio y finaliza en septiembre. Las principales vías en la provincia de Badajoz donde se producen este tipo de transportes son en la autovía A5 (Suroeste) y las carreteras N-V, N-430, de la que hablamos, y BA-20 a través de camiones, camionetas o tractores agrícolas con remolques donde llevan el tomate o la fruta.

629 kilómetros de N-430

La N-430 es una carretera nacional española que atraviesa el país de oeste a este que comienza en Badajoz y termina en Játiva (Valencia). Tiene 629 kilómetros. En su recorrido pasa por Mérida, Santa Amalia, Navalvillar de Pela, Talarrubias, Ciudad Real, Manzanares, La Solana, Munera, Albacete, Almansa y Játiva, ya en la Comunidad Valenciana. Por ser una importante vía de comunicación del país, parte de su trazado ya se ha transformado en la A-43, autovía Extremadura- Comunidad Valenciana.

La otra parte del trazado se mantiene en condiciones lamentables e inadecuadas para la circulación. Esta carretera soporta el tráfico diario de más de 4.500 vehículos. Cerca de 800 son de gran tonelaje. No en vano, es apodada como 'carretera de la muerte', otra más de las que hay en Extremadura.

El tramo entre Badajoz y Torrefresneda es compartido con la A-5. Desde allí sigue recta hacia el embalse de García Sola y el Puerto de los Carneros, donde entra en la comunidad de Castilla-la Mancha.

Otra de las vías más transitadas de la provincia de Badajoz y que tampoco es autovía es la N-432. Esta tiene 420 kilómetros y es una nacional que une las localidades de Badajoz y Granada. Atraviesa las provincias de Badajoz, Córdoba, Jaén y Granada.

Fotos

Vídeos