El recibo del agua sube cuatro euros al año en la Campiña Sur por la conexión a una presa

Panorámica de la presa de Los Molinos. :: hoy/
Panorámica de la presa de Los Molinos. :: hoy

La necesidad de engancharse a la presa de Hornachos porque la de Llerena está casi seca incrementa los costes para 28.000 vecinos

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Tener garantizada el agua tiene su coste. Una obviedad que va a ser especialmente visible en la Campiña Sur a partir de los recibos que se emitan el próximo año. En el sureste extremeño, unos 28.000 vecinos de la Mancomunidad de Aguas de Llerena (18 pueblos) respiran aliviados desde finales de agosto. Tiene agua segura gracias a que han estrenado la conexión prevista desde hace dos décadas a la presa de Los Molinos, en Hornachos.

Beber del pantano hornachego era el plan B por si fallaba el A, que es seguir haciéndolo de la presa llerenense situada sobre el arroyo Conejo, prácticamente seco al encontrarse al 8% de su capacidad. Pero esa solución tiene un precio para la mancomunidad: 2,8 millones a pagar a la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG). Tiene 25 años para liquidar la cuenta.

En el Plan Hidrológico Nacional de 1996 se contempló la necesidad de realizar las obras para un trasvase de agua desde Los Molinos al pantano de Arroyo Conejo para salvar los periodos de sequía en la zona sureste de la región, una de las que presentan peores registros de lluvia del territorio.

La mancomunidad debe pagar 2,8 millones a la Confederación del Guadiana en 25 años

«Esto nos soluciona el gravísimo problema que podríamos tener pero supone un coste para la mancomunidad y los vecinos. Eso está claro. Habrá que hacer un esfuerzo especial sobre todo en los primeros años de esos 25 previstos para hacer frente a lo que haya que pagar a la CHG por beber de Los Molinos», aclara a este diario Agustín Castelló, alcalde de Casas de Reina y presidente de la mancomunidad de aguas de Llerena.

«El agua nos costará cerca de cuatro veces más respecto a lo que pagábamos hasta ahora por beber de Arroyo Conejo, donde es bastante más barata. El problema es que no tiene agua», aclara Castelló.

A efectos prácticos significa que cada vecino deberá pagar un euro más por trimestre como mínimo. Esto es, cuatro euros de subida al año. A eso hay que sumarle otra cantidad que los ayuntamientos no tienen cuantificada en estos momentos y que ahora van a asumir las propias arcas municipales.

Convenio firmado

La mancomunidad de aguas de Llerena va a tener que pagar 2,8 millones a la CHG a lo largo de 25 años por poner en marcha la estación de bombeo y el transporte. Así se desprende del convenio firmado con el organismo hidrológico el pasado 25 de septiembre. Convenio obligado para poder usar la infraestructura. Fue la Confederación Hidrográfica quien ejecutó, por valor de 14 millones, la obra de enganche a Los Molinos. La obra se recepcionó en 2008 pero nunca se había puesto en marcha hasta ahora. «Está funcionando bien con algunos problemas normales en una obra sin uso desde hace casi una década», resalta el presidente de la mancomunidad de aguas de Llerena.

Desde septiembre se han trasvasado de Los Molinos hasta la depuradora de la presa de Arroyo Conejo 8.000 metros cúbicos de agua al día cuando se ha considerado necesario para asegurar el abastecimiento de todo tipo (para uso humano, empresarial o ganadero) en esos 18 pueblos.

Los Molinos es un embalse de la Confederación del Guadiana. El de Arroyo Cornejo es de la Junta. Los Molinos, sobre el río Matachel, tiene 33,6 hectómetros cúbicos (hm3) de capacidad. Ahora alberga 24 (70,5% de capacidad). Su estado, por tanto es bueno. De él se abastecen una decena de poblaciones, entre ellas Zafra, Villafranca de los Barros, Los Santos de Maimona, Fuente del Maestre y Hornachos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos