El SES propone que el trabajo en la sanidad privada no puntúe en las oposiciones

Aspirantes a un empleo público en el SES. :: HOY/
Aspirantes a un empleo público en el SES. :: HOY

Cierra en 556 la oferta de empleo de este año y cifra en 272 las plazas eventuales que convertirá en fijas

ANA B. HERNÁNDEZ

El objetivo es agilizar los procesos selectivos y evitar que muchos terminen en los tribunales. Por eso, el SES ha propuesto que el trabajo en la sanidad privada no puntúe en las próximas oposiciones. Así lo planteó ayer a los sindicatos, en la sectorial celebrada, con el fin de que sea uno de los puntos que se recojan en el futuro pacto sobre procesos selectivos y traslados, en el que trabajan administración y centrales. A pesar de que los tribunales han obligado a ello al órgano autónomo a la hora de baremar los méritos a los aspirantes de bolsas de empleo.

«Aunque entendemos que quizás se debería puntuar de algún modo la experiencia en el sector privado, estamos dispuestos a aceptar la propuesta del SES en favor de la agilización de los procesos selectivos», valoró Felipe Bachiller, de UGT.

Del mismo modo, también CSIF adelantó ayer su disposición a que el trabajo en la sanidad privada no se valore en las próximas oposiciones, pero no que tampoco se tenga en cuenta, como ha planteado la administración, la experiencia en otras categorías.

«El SES quiere que solo se valore la experiencia en el ámbito público en la categoría a la que el aspirante opte, pero nosotros rechazamos esta propuesta; queremos que se valore en alguna medida la experiencia en todas la categorías, en definitiva el trabajo como empleado público», resumió Emilia Montero, de CSIF.

Por otro lado, la centrales aplauden la conversión en fijas de 272 plazas eventuales que llevan funcionando más de tres años en la sanidad pública extremeña y que, por tanto, vayan a formar parte de las plantillas orgánicas. Tal como han venido argumentado, la propuesta inicial del SES, que alcanzaba solo a un centenar de plazas, era insuficiente a su juicio. Ahora, los números que ha puesto sobre la mesa la administración elevan a 272 esas plazas. «Otra cosa es cómo se van a cubrir, que es algo que aún se está estudiando», señaló Montero. Aunque el propio gerente del SES, Cecilia Franco, anunció recientemente que la idea era que esas plazas fueran ocupadas por interinos.

Con lo que no están de acuerdo las centrales es con la oferta de empleo público que se ha aprobado, a pesar de que el número inicial de 532 ha ascendido finalmente a 556. En líneas generales, porque rechazan la tasa de reposición que impide que se convoquen más y mantienen que la cifra fijada no cubre las necesidades reales de personal, no permite recuperar lo perdido ni reducir la alta tasa de temporalidad.

La falta de negociación de esta oferta, según el sindicato de enfermería Satse, hizo ayer que sus representantes decidieran abandonar la sectorial. Porque la misma había sido aprobada el pasado viernes en la Mesa General de Negociación, a la que no se convocó a la central y motivo por el que será impugnada.

Por último, el SES sacará adelante el procedimiento para contar con eméritos en la sanidad pública. Una figura que permitirá que los médicos con una reconocida trayectoria profesional puedan trabajar desde su jubilación hasta los 72 años, en labores de asesoramiento, formación e investigación. En el citado procedimiento, ya no se recoge que los futuros eméritos vayan a recibir alguna bonificación económica por esta labor. Aun así, las centrales mantuvieron que el desarrollo de esta figura no es una prioridad.

«Antes deberíamos resolver la integración de la Atención Continuada y negociar las jornadas, licencias y permisos», opinó Felipe Bachiller. «Rechazamos que no se vincule la figura con la flexibilización en la jubilación; no puede ser que profesionales al 100% no puedan continuar en la labor asistencial», zanjó Emilia Montero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos