El SES propone que los médicos sigan hasta los 72 años como eméritos

Imagen de médicos realizando una intervención en un hospital de la región. /HOY
Imagen de médicos realizando una intervención en un hospital de la región. / HOY

La medida se aplicaría a profesionales reconocidos para que desarrollen labores de asesoramiento, formación e investigación

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Poner en marcha en la sanidad lo que ya es una realidad en educación. Es el objetivo que persigue el SES con la propuesta de dar la opción a los médicos de que se conviertan en eméritos después de su jubilación.

Un emérito es aquella persona que después de haberse retirado del cargo que ocupaba disfruta de beneficios derivados de una profesión como reconocimiento a sus buenos servicios. Se trata de una figura que ya aparece en el Plan de Ordenación de Recursos Humanos del SES, el documento que regula el presente y futuro de la estructura del personal para el periodo 2015-2019, y que ahora los responsables de la sanidad extremeña quieren desarrollar.

Es el motivo por el que la creación de la figura de emérito es uno de los puntos de orden del día que se analizará en la sectorial de Sanidad que tendrá lugar mañana miércoles. Y según la propuesta planteada por la administración, la medida solo va dirigida a los médicos, que tendrán así la oportunidad de continuar trabajando, aunque no en la asistencia sanitaria, hasta los 72 años después de haberse jubilado. De tal modo que su experiencia y conocimientos puedan servir de ayuda para los jóvenes en tareas de formación, investigación y asesoramiento. Una labor compatible con la jubilación que aún no se ha decidido si será o no remunerada.

«Se trata de aprovechar la experiencia, el bagaje de determinadas personas; de tener en cuenta su valía más allá de su edad de jubilación», declara María José Rodríguez Villalón, del sindicato médico Simex. «Por eso estamos a favor de que se cree esta figura y también de que aquellas personas que se conviertan en eméritas reciban una remuneración por ello», añade.

Sin embargo, no todas las centrales comparten la misma opinión. El sindicato de enfermería Satse exige que la medida alcance también al colectivo al que representa y se opone a que el nombramiento conlleve bonificación económica alguna. Y CSI-F, por su parte, cree que antes urge la negociación de otros temas. «Debemos aclarar, por ejemplo, el asunto de las guardias para los mayores de 55 años y la necesidad de que no se obligue al personal a jubilarse a los 65 años, como está ocurriendo», afirma Emilia Montero. «No podemos tener estos asuntos sin solucionar y plantear ahora que otros sigan trabajando hasta los 72 años; esto no puede ser».

Las oposiciones

La responsable de sanidad de CSI-F critica que el SES lleve también a la reunión de mañana las nuevas convocatorias para las próximas oposiciones referentes a las categorías de gestión y servicios, después de que la pasada semana presentara las de las categorías sanitarias.

«Es prioritario que antes tengamos un pacto de procesos selectivos y después, cuando las bases estén claras, entonces se presentan las convocatorias», destacó. Es el motivo por el que CSI-F, CC OO y UGT defenderán en la sectorial de mañana su propio pacto. Un documento en el que se elimina que solo aprueben tres opositores por plaza y un calendario de oposiciones que las prolongaría hasta principios de 2020, como ha planteado el SES.

Además de baremos iguales para todas las categorías, las tres centrales proponen que se autobaremen todos los aspirantes que consigan un cinco en la fase de oposición, «que para eso contamos con un sistema informático que lo permite», argumenta Montero. De tal modo que entre la nota de esta fase y el autobaremo alcancen una calificación con la que situarse en el listado global. Y a partir de ese momento, que una comisión integrada por representantes de la administración y los sindicatos establezca dónde situar el corte. «Por ejemplo, si se trata de una categoría para la que se han sacado 20 plazas a concurso, pues se comprobarían los resultados de los 60 primeros o del número que determine esa comisión», explica la responsable de sanidad de CSI-F. También que según su propuesta de calendario, las oposiciones se prolongarían poco más de un año.

No obstante, las otras tres centrales con presencia en la sectorial, Simex, Satse y USAE, quieren baremos diferentes para las categorías ya sean sanitarias o de gestión y servicios. Además de tratar de alcanzar un acuerdo sobre procesos selectivos y las convocatorias que ya están sobre la mesa, los sindicatos valorarán la nueva oferta de plazas planteada por el SES y que, según Simex, alcanza las 552 plazas para este año.

Oferta atractiva

Por otro lado, esta central valora que el Pleno de la Asamblea haya instado al Ejecutivo regional a cubrir el cien por cien de las vacaciones de los facultativos, pero deja claro que este acuerdo hoy no es viable. «Simex no puede por menos que alegrarse de que este tema haya llegado, por fin, a la sensibilidad política, traducido en propuesta en la Asamblea de Extremadura y sin votos en contra», subraya en un comunicado. Pero recuerda que el problema que tiene la región es la falta de médicos, por lo que no será posible cubrir la totalidad de las vacaciones, «porque no hay sustitutos».

Para resolver el problema, Simex considera que hay que acabar con la divergencia entre las plazas de acceso a la universidad, oferta de plazas al MIR y necesidades reales de los servicios de salud. Pero también con la puesta en marcha de otras medidas que hagan de Extremadura un «destino atractivo» y, por ello, pregunta «¿para cuándo dejan ustedes los políticos la equiparación salarial al 2009 como medida?».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos