La producción de cava extremeño puede crecer el triple pese al bloqueo

Selección de cavas de Almendralejo en la bodega de Romale/Brígido Fernández
Selección de cavas de Almendralejo en la bodega de Romale / Brígido Fernández

Apenas 500 de las 1.367 hectáreas que están en la DO del espumoso se encuentran en producción

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

El Gobierno ha frenado este año la expansión del cava extremeño, pero a pesar del bloqueo el espumoso hecho en Almendralejo no tiene todavía límites. En plena pujanza, con alta demanda y a buen precio, el cava de Extremadura puede crecer a corto plazo a pesar de las trabas administrativas desplegadas desde el Ministerio de Agricultura. Por un lado, todo apunta a que en la campaña de 2018 no solo no se van a perder clientes sino a ganarlos. Pero sobre todo, buena parte de las hectáreas que la región tiene dentro de la Denominación de Origen Cava no son productivas aún.

El dato clave es que de las 1.367 hectáreas que actualmente existen en Almendralejo para producir cava, aproximadamente solo 500 tienen ya uva para hacer espumoso o vino base (necesario para hacer cava). Para que una vid nueva empiece a dar fruto se necesita como poco dos años, lo ideal, tres. Ahora hay 800 hectáreas para cava en la región que todavía no dan fruto. Lo darán entre este año y el próximo.

El sector extremeño del cava considera una previsión nada ilógica llegar a los 12/13 millones de botellas en dos o tres campañas a pesar de las restricciones puestas en marcha para esta por el Ejecutivo central. En 2017, según datos de las cuatro bodegas embotelladoras de cava en Almendralejo, la cifra de botellas vendidas ha estado en 5,5 millones.

La estadística de la Consejería de Medio Ambiente y Rural confirma cómo realmente el cava extremeño tiene recorrido._En 2015 la superficie para cava de la DO en la región era de 420 hectáreas. Un año más tarde subió ligeramente, 495. Pero fue el año pasado en el que, gracias básicamente a la autorización de derechos de replantación, ahora también bloqueados por el Gobierno, cuando se logró llegar a 1.367. Es decir, se ha triplicado la superficie para cava en tres años. Para 2018 crecerá levemente y rebasará la barrera de las 1.400. En el conjunto de la DO Cava el número de hectáreas es de 35.400, 29.000 en Cataluña.

Potencial

«Se ha triplicado por tres la superficie de cava en tres años en Almendralejo. Es lógico pensar que se pueda multiplicar por tres o cerca de esa proporción la producción de botellas entre dos y tres años. Siendo prudentes y teniendo en cuenta que hay que valorar aspectos como sobre todo la demanda del mercado, lo más normal sería llegar a los 12/13 millones a corto plazo», aventura Jacinto Guerra, secretario técnico de Asevex (Asociación de Empresas Vinícolas de Extremadura).

La prohibición de replantaciones, el verdadero obstáculo

La resolución del Ejecutivo de Rajoy del 29 de diciembre pasado para la DOP Cava es de una limitación del 0,52% de autorizaciones de nuevas hectáreas con destino a espumoso en 2018. Supone un tope 172,2 hectáreas, a repartir entre siete comunidades autónomas. Es aplicable a las solicitudes para nuevas plantaciones, para replantaciones y para las conversiones de derechos de replantación. 57,4 hectáreas como tope en cada caso. Lo que más afecta a la región no es restringir los derechos de nuevas plantaciones. Eran escasos y lo seguirán siendo. Han tenido un impacto mínimo en el aumento de la superficie de cava en Extremadura porque desde 2015 la superficie plantada procedente de nuevas plantaciones es de 61,74 hectáreas. El incremento grueso de las hectáreas extremeñas de cava ha llegado de la mano de derechos de replantaciones, que pueden provenir de conversión de derechos anteriores a 2015 o de arranques posteriores a 2015, como ha sucedido en buena medida. Para este año el Gobierno ha impuesto por primera vez un tope a ambos. Ese es el verdadero daño a la región.

Un número muy importante para el sector vitivinícola extremeño pero poco significativa en el conjunto nacional del cava. El potencial productivo máximo es de 400 millones de botellas en España, aunque actualmente solo se elaboran 240 millones de unidades (5,5 extremeñas).

«Creo que esos 12/13 millones se pueden lograr de aquí a cuatro años, de aquí a dos me parece más difícil aunque eso quien lo tiene que decidir es el mercado y no otros factores como decisiones políticas», relata Davíd Díaz, gerente de Bodegas Bonaval, la principal embotelladora de espumoso regional.

«Claro que tenemos potencial para crecer a corto plazo. Las perspectivas siguen siendo buenas para este año y vamos a tener nuevas hectáreas en producción en este. A eso se añade que también contamos con la infraestructura necesaria para incrementar nuestra capacidad de embotellado», remata Díaz.

Razones políticas

«El crecimiento de nuestro cava no es problema para nosotros, es para otros. No es un asunto comercial, ni mucho menos. Tenemos clientela y somos competitivos. El problema es político, es de otros. No quieren que sigamos creciendo y nos han frenado este año por eso, así de claro», subraya Evaristo de Vega, gerente de Bodegas Vía de la Plata.

«Nadie puede concretar nuestro tope; se puede llegar bien a 12/13 millones de botellas a corto plazo»

«Nadie puede concretar nuestro tope; se puede llegar bien a 12/13 millones de botellas a corto plazo»

«Es malo que no nos permitan crecer un año pero lo tremendo sería que nos lo prohibiesen por más tiempo sin motivos técnicos. Si no se puede producir más cava que lo decida el mercado, no unos intereses ajenos al mismo», agrega en el mismo sentido Jacinto Guerra, de Asevex. La asociación recuerda que el escaso número de nuevas hectáreas aprobadas para 2018 supone en la práctica la imposibilidad de continuar con el despegue de la producción de cava en Almendralejo durante los últimos años.

«Ha experimentado una importante expansión gracias a los esfuerzos hechos por nuestros agricultores e industriales para poner en manos de los consumidores un producto de alta calidad y gran competitividad», agrega.

Asevex apoya la intención expresada por la Junta de Extremadura de recurrir en última instancia a la vía judicial ante el bloqueo al sector de cava extremeño decretada este año por el Ministerio de Agricultura. Antes, la Consejería de Medio Ambiente y Rural presentará la próxima semana un recurso de alzada ante el secretario general de Agricultura y Alimentación del Ministerio que dirige García Tejerina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos