Un Presupuesto con garantías

El tan necesario cambio de modelo productivo debe basarse en la potencialidad y la necesidad de convertir nuestro modelo económico, en un modelo de futuro que nos permita generar empleo evitando la despoblación de nuestro mundo rural, aprovechando nuestros recursos naturales desde una perspectiva solidaria y sostenible

JARA ROMERO BERRO Diputada de Podemos en la Asamblea de Extremadura

Después de 1077 iniciativas a nuestras espaldas, 126 propuestas concretas para una estrategia integral de empleo para nuestra tierra, 157 medidas para impulsar la Economía Verde y de proximidad y todas las propuestas que año tras año hemos trasladado a la Junta de Extremadura en cada negociación presupuestaria, parece que el Partido Socialista ha decidido abandonar la senda de austeridad y desmantelamiento de lo público implantada por el gobierno del señor Monago y presentar por fin un presupuesto sin recortes.

En Extremadura tenemos dos grandes problemas en materia presupuestaria, por un lado ‘la falta de ingresos’ que provoca la imposibilidad de las inversiones necesarias y por otro, ‘la discrecionalidad del gobierno en la ejecución’, tanto en los movimientos de partidas de espaldas a las mayorías parlamentarias como en la baja ejecución de éstas. Cuestión que hemos venido denunciando estos dos años y ante las cuales nuestras propuestas han ido siempre encaminadas tanto a incrementar el gasto como a alcanzar acuerdos políticos en la ejecución y blindaje de las partidas. Por poner tan sólo un ejemplo, el antiguo Plan de I+D+i entre los años 2014 y 2016 apenas superó el 52% de sus partidas ejecutadas.

El tan necesario cambio de modelo productivo debe basarse en la potencialidad y la necesidad de convertir nuestro modelo económico, en un modelo de futuro que nos permita generar empleo evitando la despoblación de nuestro mundo rural, aprovechando nuestros recursos naturales desde una perspectiva solidaria y sostenible. Contamos con instrumentos y fondos para este fin teniendo en cuenta nuestra capacidad en innovación y energía, e implementando medidas como la propuesta por Podemos en 2016 referente al aumento anual de las partidas I+D+i o el incremento en estas materias recogidas en este presupuesto, entre las que destaca la inversión hacia nuestro personal investigador.

En materia de Derechos Sociales cambiar la perspectiva asistencialista de una «renta para pobres» hacia la consolidación del «derecho» se hace esencial, garantizando que nadie que no tenga empleo, ni prestaciones por desempleo (también las familias con un único miembro, los titulados superiores, las clases medias empobrecidas, autónomos, empleadas del hogar, etc) tenga acceso a una prestación pública. Del mismo modo necesitamos garantizar el acceso a las ayudas a todas las familias afectadas por pobreza energética, así como consolidar las medidas de apoyo a necesidades extraordinarias manteniendo las convocatorias abiertas durante todo el año y con una financiación suficiente a las necesidades de los y las extremeñas.

Nuestro gasto sanitario se redujo en el período 2009-2015 un 25%, el mayor de todas las comunidades, y ha repercutido principalmente en nuestro personal y en nuestras instalaciones, produciendo los conocidos deterioros en nuestros centros sanitarios y listas de espera austericidas. A la misma vez somos la Comunidad con menor reducción en gasto farmacéutico, situándonos entre las tres con menor gasto en genéricos, cuestión que se explica tan sólo por el envejecimiento poblacional o la realidad socioeconómica. Por ello es imprescindible el compromiso por la recuperación progresiva de este derecho y el fomento del uso racional del medicamento aumentando el uso de genéricos.

Una de cada cuatro personas en edad laboral está en situación de desempleo y más del 40% de las que tienen un empleo cobran menos de 1.200 euros, sin mencionar a las trabajadoras y trabajadores pobres. A pesar de esto las políticas de empleo son prácticamente las mismas que hace quince años y qué decir de la bochornosa ejecución de los Planes de Empleo Público que permiten contrataciones fuera de los convenios, con jornadas parciales que dan lugar a salarios por debajo de los 500 euros y muchas veces son ‘indiciariamente’ otorgados de manera discrecional. Por ello presentamos una reforma del SEXPE como dinamizador de empleo, no simple tramitador, y las modificaciones de los planes para que sean protagonistas de ese cambio de modelo productivo a través de la economía local, garantizando condiciones de trabajo dignas.

Si analizamos el empleo autónomo, vemos cómo se ha visto reducido un 7’5% en los últimos diez años, se concentra en el sector servicios y casi el 70% está formado por varones de entre 40 y 54 años. Después de que muchos de ellos hayan tenido que cerrar sus negocios, no sólo podemos esperar a tener una legislación estatal justa sino que debemos acompañarlos y preocuparnos de que nuestras empresas continúen con su actividad, siendo capaces de aumentar el número de asalariados contratados en éstas.

Evidentemente este no es un presupuesto de Podemos y quedan muchas cosas que incluir en el proceso de enmiendas parciales en el que blindaremos las partidas que otros años caían en la arbitrariedad del Gobierno. Aún debe aumentarse la inversión en nuestra tierra pero tan importante es esto como el cumplimiento de los acuerdos políticos, por los que velaremos a través de la comisión bilateral acordada con el Gobierno, ya que no sólo necesitamos presupuestar, sino ejecutar y ejecutar bien.

Este año, Extremadura tendrá un Presupuesto con garantías, veremos si en año preelectoral, el Gobierno empieza a cumplir aquello que firmaron ante notario para todas las extremeñas y extremeños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos