«Se ha perdido la campaña por las tormentas»

Estado en el que ha quedado la fruta en Arroyo de San Serván. / Brígido

La Junta hace un informe sobre daños en Badajoz para pedir que se declaren las zonas afectadas como catastróficas, petición que apoyan APAG y UPA

CELESTINO J. VINAGRE y ESTRELLA DOMEQUE

En las Vegas del Guadiana, el pulmón de la agroindustria extremeña, llovía sobre mojado antes del fin de semana. Las principales campañas han arrancado tarde, pero había esperanza de recuperar lo perdido. Desde el pasado fin de semana esas expectativas se han perdido en decenas de hectáreas del entorno más próximo a Mérida y a Don Benito. Las trombas de agua y granizo han dejado un paisaje desolador. Este lunes era tiempo de hacer balance. Las palabras ruina y desastre se repiten. Apag y UPA-UCE solicitan que esas áreas sean declaradas zonas catastróficas.

Más información

En Arroyo de San Serván, los efectos de la tormenta del domingo se perciben fuera y dentro del casco urbano. En la travesía de Los Lobos, a 20 metros del arroyo Tripero, las huellas de la inundación que dejó su crecida son visibles. «He quitado mucho barro pero sigue habiendo porque....(silencio). Tenía que ver cómo estaba esto ayer sobre las cinco y media de la tarde. El agua se metió y después el barro. Levantamos la alcantarilla porque no tragaba más», relató Tomás, un empleado de la nave que el agricultor Poli Nieto tiene allí.

El agua y el lodo alcanzaron los diez centímetros en la nave mientras un gran charco permanece en la hondonada de terreno colindante. «La tormenta fue tremenda. Aunque el arroyo está bien encauzado y su anchura es grande, cuando llueve tanto en poco tiempo y arrastra troncos, hojas y barro de los campos pasa lo que pasa» afirmó a HOY uno de los trabajadores del equipo mandado por la Diputación de Badajoz para solventar desperfectos en Arroyo. Entre ellos, parte del pretil de un puente que tuvo que ser soldado.

En el campo, la granizada ha destrozado parcelas de viñedo y frutales. «Esto es siniestro total. Esta nectarina está muy dañada. Es irrecuperable», explicó un productor de frutal en Arroyo. Cerca de él un técnico de la Consejería de Medio Ambiente y Rural contemplaba los daños. La Junta está realizando inspecciones para elaborar un informe con una valoración de los siniestros en áreas de las Vegas del Guadiana, Tierra de Barros y La Serena. Será remitido a la Delegación del Gobierno para «solicitar, si se estima, la declaración de zona catastrófica y las compensaciones económicas que puedan dar lugar a esa calificación».

Es lo que demandan APAG y UPA-UCE. En la lista de localidades afectadas meten a Cabeza del Buey, Azuaga, Granja de Torrehermosa, Yelbes, Hornachos, Valdetorres, Guareña, Santa Amalia, Villafranca, Torremejía y Arroyo de San Serván. Mientras, el Ejecutivo de Fernández Vara reclama a Agroseguro celeridad y efectuar unas «valoraciones ajustadas a la realidad» de los daños y el PP pide a la Junta que cree un fondo regional, distinto al de contingencia, para atender de manera urgente los daños por tormentas.

Los agricultores reclaman que Agroseguro cambie los requisitos para fijar las indemnizaciones

«Esto es ruinoso. Me ha cogido la mitad de la explotación y la otra mitad no llega para cubrir nada porque trabajamos con márgenes mínimos», dice José Antonio Rodríguez, un agricultor de Santa Amalia. Sus plantas de tomate estaban aún recuperándose de las tormentas anteriores cuando llegó la del domingo. «Ésta ya ha sido el remate, no tiene solución en la mayoría de los cultivos».

«Tendremos que esperar unos días para valorar exactamente la situación, pero los cultivos que son irrecuperables, la mayoría, no sé qué solución tendrán, porque además estamos fuera de fecha», explicó. A ese problema se suma que ya no hay plantas de tomate para intentar volver a sembrar, además de que algunas de las curas hacen que las tierras ya no sean compatibles con otros cultivos. El maíz está también prácticamente descartado como alternativa. «Para la gran mayoría esto supone el fin de la campaña», aseguró.

Rodríguez cree que la Administración debe intervenir para que Agroseguro indemnice en otras condiciones. «Pagan la planta o el porcentaje según el estado del cultivo y eso no puede ser. Hay tierras en arrendamiento en las que se ha trabajado, se ha plantado, se han pagado jornales y no cubren siquiera los gastos que ya se han hecho», agregó el agricultor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos