La obra del mayor túnel del AVE extremeño estará acabada antes de que acabe el año

Imagen del túnel de Santa Marina, de 3,5 kilómetros y ubicado en Grimaldo, es el más largo de los tres del trazado extremeño . / ANDY SOLÉ

El corredor de Santa Marina, de 3,5 kilómetros, se encuentra en el tramo Cáceres-Plasencia y se ha construido para salvar el puerto de los Castaños

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Antes de que acabe diciembre, el túnel de Santa Marina, el más largo de los tres con los que cuenta el trazado del AVE extremeño, será una realidad.

El túnel se ha construido para salvar el puerto de los Castaños, tiene una longitud de 3.421 metros y los trabajos de ejecución se encuentran al 97%. Es, de hecho, la infraestructura más avanzada del tramo en el que se ubica, el que va desde Grimaldo hasta Casas de Millán, y representa más de la mitad de los 6,6 kilómetros totales del mismo.

La plataforma sobre la que se asentarán las vías por las que circulará el AVE extremeño tiene entre Cáceres y Plasencia un total de 11 tramos. De ellos, cuatro han finalizado y los siete restantes se encuentran en diferentes fases.

Dos de ellos, tanto en el que se ubica el túnel de Santa Marina como el que le sigue, desde Arroyo de la Charca hasta Grimaldo, estarán listos entre la primavera y el verano del próximo año, según señalaron a finales de cotubre los directores de obra en una visita técnica a ambos recorridos. En total 13 kilómetros en los que la inversión global superará los 160 millones de euros.

El primer tramo visitado, en el recorrido entre Plasencia y Cáceres, el que llega hasta Grimaldo, discurre por los términos municipales de Malpartida de Plasencia, Mirabel y Cañaveral. El trazado, de hecho, va en paralelo, aunque a mayor cota, a la A-66 y la N-630, y cuenta con cuatro viaductos. En todos ellos el montaje de la vigas ya ha finalizado. El porcentaje de obra ejecutada asciende al 85%.

Más avanzado está el segundo tramo en dirección a Cáceres, el que va desde Grimaldo hasta Casas de Millán y en el que se ubica el túnel de Santa Marina, la principal infraestructura de esta zona. De hecho, en este tramo han llegado a trabajar hasta 300 operarios frente a los 60 del primero y del presupuesto global, de los más de 160 millones de euros, 145 se han destinado a él.

Los problemas de abastecimiento a vecinos de la zona que provocó el inicio de su construcción, que secó uno de los acuíferos ubicados allí, han sido resueltos, y como elementos de seguridad más destacados se han construido una galería paralela, que conecta con el túnel mediante otras tres, y otra más perpendicular para dotar al corredor de salidas de emergencia.

Tanto el ancho del túnel como de la plataforma de ambos tramos sitos entre Cáceres y Plasencia es de 14 metros, los mismos que el global del recorrido extremeño, para que tenga cabida la llamada doble vía electrificada de ancho internacional. Es decir, para que puedan circular por ella trenes que alcanzan hasta los 300 kilómetros por hora.

Otra cosa es que lleguen estos trenes a la región. Porque de momento la doble vía no se contempla, aunque la plataforma que se construye sea apta para la misma. En cualquier caso lo que los técnicos de Adif señalaron es que los últimos plazos dados por el ministro Íñigo de la Serna se mantienen. Es decir, después de una década de obras por el momento, porque éstas aún no han acabado, toda la plataforma entre Badajoz y Plasencia (178,6 kilómetros) estará finalizada en 2019 y electrificada en 2020.

Pero hay que aclarar que esto no significa que ese año el viaje en tren de Badajoz a Madrid se pueda hacer en menos de tres horas. Porque para eso el trazado extremeño debe continuar desde Plasencia hasta Castilla-La Mancha, comunidad autónoma en la que las obras están aún más retrasadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos