Pymecon

La nueva LCSP, una buena noticia para las pymes del sector de la construcción

La nueva LCSP, una buena noticia para las pymes del sector de la construcción

Ya hay fecha. El 9 de marzo del presente año entrará en vigor la nueva Ley de Contratos del Sector Público (LCSP). Se trata, sin duda, de una buena noticia para las pymes del sector de la construcción y afines, pero también supone un toque de atención a las administraciones públicas, ya que la nueva normativa establece múltiples modificaciones a las que deben adaptarse.

Por este motivo, distintos organismos, entes e instituciones están programando sesiones informativas destinadas a empleados públicos y a representantes políticos, así como a empresarios particulares. El objetivo es dar a conocer las novedades de esta ansiada normativa para su correcta aplicación.

El principal beneficio para las pequeñas y medianas empresas de nuestro sector, entre las que se encuentran la mayoría de sociedades de Extrmadura en general y afiliadas a Pymecon y el Clúster de la Construcción en particular, se que se abre la posibilidad de que un mayor número de firmas opten a las licitaciones. Con ello, se pretende que los contratos de trabajo estén más repartidos, al contrario de lo que ha venido sucediendo en los últimos años.

No hay que olvidar que lasp ymes representan el 98% del tejido empresarial nacional y que son claves en la creación de empleo y riqueza en nuestra región. La LCSP, si se aplica de manera correcta, será una importante herramienta para apoyar la labor de las pymes extremeñas.

Desde Pymecon llevamos demandando en los últimos años una reducción del peso de la oferta económica en los pliegos de licitación. La causa de esta reclamación es sencilla: son las grandes empresas o las UTEs (uniones temporales de empresas) potentes las que pueden realizar ofertas a la baja,p ero para ejecutar las obras terminan componiendo un puzzle de subcontratas. Así, las pequeñas empresas no pueden optar a los contratos, pero son las que acaba realizando la obra a un coste que les impide tener beneficios.

Ahora, la neuva ley valorará la relación entre la calidad y el precio de las ofertas presentadas más que la mera cuestión económica. Sin embargo, para que las buenas expectativas que se crean con la LCSP no se queden en nada la normativa debe ir acompañada de un aumento de los fondos públicos destinados a renovar infraestructuras o adaptar edificios. Si no hay obra pública, de poco servirá que la nueva reglamentación favorezca a lasp ymes.

En definitiva, se pretende lograr una mayor transparencia en la contratación pública y conseguir una mejor relación entre la calidad y el precio con la inclusión entre los criterios de adjudicación de aspectos cualitativos, medioambientales, sociales e innovadores vinculados al objeto del contrato. Con todo eso se busca diseñar un sistema de contratación pública que asegure la eficiencia y el respeto a los principios de igualdad de trato: no discriminación, transparencia, proporcionalidad e integridad, mediante el cual se consiga un mejor cumplimiento de los objetivos públicos.

La lucha contra la morosidad, y el fraude, así como la disminución de los plazos de pago son otros aspectos principales en los que pretende incidir esta ley. Estas son algunas de las grandes esperanzas que Pymecon tiene depositadas en el texto, pero también miramos con optimismo que pueda ser una herramienta que sirva para frenar el abuso de los grandes grupos de construcción sobre las pymes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos