La militancia socialista decide hoy el destino político del presidente de la Junta

Eva Pérez, Enrique Pérez y Guillermo Fernández Vara, en el debate que mantuvieron el pasado miércoles en Mérida. :: brígido/
Eva Pérez, Enrique Pérez y Guillermo Fernández Vara, en el debate que mantuvieron el pasado miércoles en Mérida. :: brígido

La cautela manda al final de la campaña de primarias para elegir secretario general del PSOE extremeño La militancia del PSOE pone a prueba el liderazgo del presidente de la Junta

Manuela Martín
MANUELA MARTÍNBadajoz

Si las primarias socialistas fueran un combate de boxeo diríamos que el vigente campeón (Guillermo Fernández Vara) defiende el título de secretario general no ante uno sino ante dos aspirantes: Eva Pérez, diputada y antigua consejera de Educación, y Enrique Pérez, militante de base. Pero hay que reconocer que en este combate, en la campaña por el liderazgo del PSOE en la región que hoy ha culminado, no ha habido golpes bajos ni juego sucio. Ha sido infinitamente más tranquila y educada que la que enfrentó a Sánchez, Díaz y López. Han sido unas primarias de guante blanco. A las diez de la mañana de hoy los militantes socialistas empezarán a desfilar por las sedes para decidir quién quieren que sea su jefe, su secretario general. Después de la elección de Pedro Sánchez como líder nacional toca renovar las autonomías. Y Extremadura es una de las primeras que se ha metido de lleno en el proceso. Unos con más ganas que otros, todo hay que decirlo.

Más

«Hacer primarias donde estamos gobernando debilita al líder» José Luis Quintana:

Para José Luis Quintana, alcalde de Don Benito, amigo y defensor a ultranza de Pedro Sánchez hasta en los momentos más duros, estas primarias son un mal negocio. «Hacer primarias donde estamos gobernando debilita al líder», afirma rotundamente Quintana. «Es mortal», añade. «Solo hay que ver cómo lo utilizó Monago en el debate del estado de la región. A mí me duele». La militancia no elige solo a su secretario general, sino que pone a prueba al presidente de la Junta.

No todos los militantes y dirigentes socialistas ven esos peligros tras el proceso de primarias. Para Vicente Valle, secretario general del PSOE de la ciudad de Cáceres, las primarias son todo lo contrario: «Una fiesta socialista». «Para mí es una fiesta que los compañeros se puedan expresar libremente».

Quintana reconoce que las primarias han venido para quedarse, por lo que no hay vuelta de hoja, pero eso no quita para que critique que se celebren donde el PSOE gobierna. ¿Y quién va a ganar estas elecciones? A esta pregunta hay dirigentes que contestan abiertamente que esperan que lo haga Vara. Y además en la primera vuelta. Pero, vista la experiencia de las primarias nacionales, con la inesperada victoria de Sánchez, ya nadie está seguro al cien por cien.

¿Quién sabe qué piensa la militancia y qué va a hacer con su voto libre y secreto? «Yo no lo veo claro», afirma Vicente Valle, que ha optado por no hacer públicas sus preferencias, aunque de sus palabras se deduce que está a favor de la renovación y el cambio en la cúpula del partido.

Ramón Díaz, alcalde Villanueva del Fresno y aspirante a dirigir el PSOE de la provincia de Badajoz, ve a la militancia dividida. «Noto que hay mucha indecisión. El campo de juego está abierto».

«Los liderazgos del siglo XXI no son los del XX. Ninguno es Rodríguez Ibarra» Ramón Díaz

Díaz no hace público su voto porque no desea influir en los militantes de su agrupación, pero deja claro que él cree en las primarias y está convencido de que «hay que resetear el partido». Es decir, cambiarlo para dar más protagonismo a los militantes, en línea con lo prometido por Pedro Sánchez.

«Los liderazgos del siglo XXI no son como los del XX. Ninguno de los tres candidatos es Rodríguez Ibarra. Ahora hay liderazgos compartidos, se le da más protagonismo a la militancia», defiende Díaz, que fue presidente de la Fempex, la organización que agrupa a los municipios extremeños y que va a intentar de nuevo convertirse en secretario general del PSOE de Badajoz en las primarias que deben convocarse próximamente. Miguel Ángel Morales, secretario del PSOE de la provincia de Cáceres, cree que ganará Vara, pero reconoce que no tienen encuestas que digan cómo respira la militancia. Él apostará por la continuidad de Fernández Vara.

También apuestan porque Vara se impondrá José Luis Quintana y Francisco Fuentes, antiguo secretario general del PSOE de Badajoz y buen conocedor de las 'tripas' del partido en la provincia. «Yo espero que gane Guillermo», afirma Fuentes, que no oculta que él está en contra de la fórmula de las primarias. Eso sí, una vez que el partido las ha instituido considera su obligación participar.

«La prueba del nueve de un líder político son las elecciones» Francisco Fuentes

«Yo seguiré defendiendo que son una barbaridad, mucho más donde estamos ganando las elecciones. Para mí la prueba del nueve de un líder político son las elecciones». En línea con este argumento, Fuentes opina que si los militantes analizan con sosiego la situación apoyarán de manera mayoritaria a Vara porque él ha ganado las elecciones en Extremadura.

También Miguel Ángel Morales cree que Vara ganará. ¿Por cuánto? No se sabe. Incluso quienes apuestan por una victoria del actual secretario estiman que será muy importante el porcentaje que obtenga. No es lo mismo ganar en la primera vuelta que en la segunda; y no es lo mismo ganar con el 50,1% que con el 60% o el 70%. Una victoria raspada mostraría cierta debilidad; un triunfo amplio lo reforzaría. No es lo mismo aprobar con un cinco que con un ocho.

No hay pronósticos, sin embargo, sobre cómo gestionaría el PSOE una bicefalia si la militancia termina dándole el mando del partido a cualquiera de los candidatos alternativos a Vara. A partir de ese momento, el presidente extremeño ya no tendría el mando de su propio grupo parlamentario, por ejemplo, dado que este responde ante la Ejecutiva Regional del partido.

Una de las pocas cosas que los socialistas tienen claro es que el resultado no tiene por qué ser una traslación de las primarias federales. Este es otro partido: quienes votaron por Susana Díaz no necesariamente van a apoyar a Vara y quienes lo hicieron por Pedro Sánchez tampoco tienen por qué ser 'anti-Vara'. Un ejemplo es el alcalde de Don Benito, principal defensor de Sánchez en Extremadura, que ahora va a votar a Fernández Vara. «Yo he sido leal a Pedro y a Guillermo», se explica Quintana. «Lo votaré porque creo que es el mejor líder para ganar al PP».

Vicente Valle, que votó a Pedro Sánchez, cree también que son procesos distintos y que los militantes valorarán aspectos diferentes. No es incompatible que un «susanista» vote a Enrique Pérez, que se reclama principal seguidor de Pedro Sánchez. «El voto a Pedro Sánchez no era un voto contra Vara», apunta Miguel Ángel Morales.

Valle, defensor firme de las primarias, piensa que no sería ningún drama para el partido que la secretaría general la desempeñase alguien sin cargos institucionales y rechaza que una derrota de Vara significase una «moción de censura» a su gestión al frente de la Junta. «Lo hace bien como presidente», afirma. «Se trata de hacer un ejercicio de democracia interna, dar la voz a los militantes y son ellos los que aciertan o se equivocan».

También Ramón Díaz rechaza que estas primarias se planteen como una censura a Vara en su función de presidente. «Hay que diferenciar partido e institución». Sin embargo, reconoce que si ganasen Eva o Enrique Pérez sería difícil convencer a la ciudadanía de que los militantes no están suspendiendo la gestión del presidente de la Junta.

Fotos

Vídeos